Así fue el Red Bull Home Run de Cerler

Éxito de participación y buen ambiente en una carrera única en su especie.
Por Jorge Tapia

Cerler acogía el pasado sábado la única prueba del Red Bull Home Run de esta temporada en nuestras montañas y como no podía ser de otra manera, la competición fue todo un éxito a nivel de participación, pero sobre todo de diversión, que es lo que de verdad importaba. La estación oscense ha vuelto a pillar ‘cacho’ esta temporada y sus pistas lucen a día de hoy un precioso manto blanco con buenos espesores de nieve polvo, escenario perfecto para esta peculiar ‘carrera a casa’.

El día amanecía despejado y con buena nieve. Desde primera hora de la mañana el parking recibía a los fieles amantes de la nieve dispuestos a pasar un buena buena jornada deslizándose por las pistas de Cerler. Algunos ya venían con su inscripción al Red Bull Home Run bajo el brazo —y más de uno con disfraz también—, otros no tardaron en enterarse de qué iba todo esto y corrieron a inscribirse antes de que fuese demasiado tarde. Nadie quería perder la oportunidad de participar.

Así es como se llegaron a los cerca de 300 inscritos. Sí, casi tres centenares de amantes de la nieve que estaban llamados a competir entre sí a última hora de la jornada.

¡A la carrera!

Las horas fueron pasando en la estación y el ambiente iba ‘in crescendo’. Al fin y al cabo, la música de un DJ a lomos de uno de los icónicos Taurus de Red Bull o compartir telesilla con un esquiador disfrazado de Goku o Super Mario no es algo que uno se encuentre todos los días en Cerler. El tiempo sin embargo dio un giro y al final de la jornada se puso a nevar. Copos grandes y abundantes, de esos que una estación siempre recibe con los brazos abiertos.

Con los pisters cerrando ya los telesillas, tan solo quedó uno en funcionamiento. Ese que llevaba a los inscritos al arco de salida. Una vez arriba, todos los participantes debían dejar sus esquís o tablas en una zona marcada unos metros por delante del arco de salida. Llegado el momento, los casi trescientos inscritos esperaban a salir a la carrera en busca de su material. Se respiraba emoción, algo de tensión y, sobre todo, muy buen ambiente. 3, 2, 1…¡Ya!

¡Vaya esprints pudimos ver en Cerler! ¡Alguno hasta se pasó sus esquís!

¡Meta!

Localizar los esquís, no tropezarse al correr, ponerse la tabla —aquí los snowboaders llevaban desventaja—…, todo segundo ahorrado era oro antes de enfrentarse al circuito, una bajada con 500 metros de desnivel y cambios de pendiente considerable. Casi en un abrir y cerrar de ojos los más hábiles ya estaban ladera abajo y en menos de cinco minutos cruzando el arco de llegada.

Los más rápidos de cada categoría se llevaron un merecido premio en forma de esquís o tablas Head, pero el disfraz más original también recibió un detalle. Después de la entrega de premios todos acabaron en el Après-ski, a pie de pistas, disfrutando de buena música y de una nevada que dejaba a todos boquiabiertos. Final inmejorable para el Red Bull Home Run de Cerler.

podio red bull home run cerler
Rubén y Jesus, Jorge, Isabel, Isma y Mari Carmen.

Recuerda que puedes seguir todas las novedades del canal de Snow de RedBull.com en nuestra página de Facebook.

read more about
Next Story