The Art of Flight: Entrevista con John Jackson

John Jackson nos habla de su participación en la película The Art of Flight.
John Jackson en la sede de Red Bull en Santa Mónica.
El snowboarder John Jackson © Nicholas Schrunk / NickSchrunk.com
Por RedBull.com team

John, ¿cómo entraste a formar parte del proyecto “The Art of Flight?”
JJ: Hace mucho tiempo, ya solía competir con Travis [Rice], así que prácticamente crecimos juntos haciendo snowboard. Somos amigos desde siempre, es alguien a quien admiro mucho. Cuando estuvieron rodando That’s It, That’s All, me invitaron a unirme a ellos. Me hizo mucha ilusión que me invitaran a un viaje así, pero no pude dedicarle mucho tiempo, porque estaba trabajando en otros proyectos. El film tuvo muy buena acogida, y el resultado fue impresionante. Esos chicos trabajan muy duro, y saben lo que hacen.

Este nuevo film era una gran oportunidad en todos los aspectos, después de ver cómo se desarrolló el proyecto y lo mucho que mejoró la técnica de todos. Habían traspasado los límites de lo que se pensaba que era posible en una película de snowboard. Me encanta ser parte del proyecto, y por eso me derrumbé cuando supe que no podría seguir rodando [después de romperse el ligamento cruzado en diciembre de 2010].

Durante el rodaje de The Art of Flight, ¿hubo algún momento en particular en el que pensaste: “Esta película va a ser especial”?
JJ: Jaja Sí, mi primer contacto con el rodaje fue durante el viaje a Alaska, en abril de 2010, para poner el broche de oro a la temporada. Desde que me recogieron en el aeropuerto en Alaska, supe que iba a ser algo fuera de serie. Nos montamos en un camión que parecía salido del ejército, con un lanzamisiles en el techo, y con ordenadores por todos lados. Paramos en una tienda de licores y compramos 3.000$ de alcohol, suficiente como para aislarnos durante un mes, y después nos gastamos 5.000$ más en una tienda de armas. Bueno, yo no, porque mi carné es de California, y con eso no te dan más que un tirachinas.

Un helicóptero sigue a John Jackson durante su descenso en pleno Alaska.
John Jackson en pleno descenso © Scott Serfas/Red Bull Content Pool

¿Destacarías algún descenso de tu viaje con The Art of Flight a Tordrillo?
JJ: Desde el punto de vista del snowboard, tío, hay un montón de momentos que me dejaron con la boca abierta. Nos fuimos acostumbrando a la belleza del paisaje y a la naturaleza conforme fueron pasando los días, y además revisábamos las grabaciones por las noches. Por encima de todo, el snowboard era algo de otro mundo.

Me acuerdo de uno de los mejores días que tuvimos en Alaska. Empezamos con unas líneas fantásticas que habíamos visto antes. Creo que todas eran completamente vírgenes. Todos bajamos juntos unos descensos increíbles. Después nos fuimos hasta una línea que se llama ‘The Wizard’ (El Mago). Primero bajó Lando, y después yo, y nos divertimos muchísimo.

Entonces bajó Rice, y nunca he visto un descenso así, en una impresionante línea vertical de 1000m. Empezó con un cab five, y después un method off the spine, a un back 180, hizo un par de giros, otro 180 back across the spin, y terminó con un gran backside 720. Hizo tantos trucos en esa bajada que parecía un videojuego. ¡Guau! Fue impresionante. En ese momento, supe que esta película iba a ser una locura.

Tú tienes experiencia con muchos rodajes, ¿por qué es tan especial grabar con Travis, Curt y el equipo de Brain Farm?
JJ: La verdad, no estoy acostumbrado a tener cuatro o cinco cámaras siguiéndome. Tienes una cámara de las noticias grabándote desde arriba, otra que toma primeros planos, alguien en el descenso, otro enfrente con una Phantom, Curt en el helicóptero con la Cineflex… Normalmente la gente no es consciente de la cantidad de trabajo que hay detrás de una película de snowboard, pero lo graban absolutamente todo. Se suben ahí con micros, dollies… es todo un montaje, y a veces tienes que esperar. No es fácil desplegar toneladas de equipamiento audiovisual en el backcountry, especialmente sobre motos de nieve, y yendo sobre polvo. Pero se están convirtiendo en unos expertos; la verdad es que es un arte, y desde luego merece la pena.

En el tráiler de The Art of Flight hay una escena en la que se ve una moto de nieve girando y a ti saltando por los aires, ¿nos puedes contar lo que ocurrió?
JJ: Sí, ese era yo. Se suponía que tenía que estar grabando con el resto del equipo durante todo el mes de enero, pero me lesioné la rodilla. Me estaba volviendo loco, sin poder hacer nada. Así que le pedí permiso a mi médico para poder montar en moto de nieve, por lo menos. Me construí unos cuantos saltos, y me estuve divirtiendo un poco con los chicos.

Un día se lo estaban pasando a lo grande con un salto, y yo lo quise probar también. Así que me fui a casa y estuve viendo vídeos de backflips con motos de nieve, y pensé “Ya lo tengo, es fácil”. Había un par de vídeos que asustaban un poco, con motos que aterrizaban sobre cabezas y cosas así, pero esos intenté evitarlos. Estaba muy convencido, y tenía el apoyo de todos; obviamente, Curt me decía “Claro tío, hazlo, ¡tú puedes!”. Pero en uno de los saltos cogí demasiada velocidad, y salí despedido como un cohete.

Otro factor clave es la decisión, para poder mantener la velocidad y seguir en la pista. Yo me tiré muy pronto, porque tenía miedo de que me cayera en la cabeza. Pero lo volveré a intentar el año que viene, ahora que he mejorado mi salto con trineo.

Ahora mismo estás haciendo rehabilitación, ¿cuándo volveremos a verte sobre la nieve?
JJ: Debería ser capaz de volver esta temporada. Han pasado casi seis meses desde mi operación, y me siento más fuerte que nunca. Sólo necesito trabajar la rodilla un poco más, y tener mucho cuidado con ella. Así podré volver a pleno rendimiento. Mi idea es empezar poco a poco en noviembre, y avanzar un poco más en diciembre. De ese modo, podré estar en el rodaje de nuevo en enero.

© Carlo Cruz/Red Bull Content Pool
read more about
Next Story