Hablamos con: Chas Guldemond

Tyler Davis charla con Chas Guldemond después de su segundo puesto en el Dew Tour.
Chas Guldemond en snowboarding acción.
Chas Guldemond en acción © Olav Stubberud
Por Tyler Davis

Chas Guldemond ha sido uno de los snowboarders más constantes de los últimos años. Cada temporada, parece que Chas consigue subirse al podio alrededor del globo, y sacar tiempo para escaparse al backcountry con Standard Films.

Hace poco, ha entrado a formar parte del equipo de snowboard de Estados Unidos, y tiene el podio de slopestyle de las Olimpiadas de Invierno en el punto de mira. Tyler Davis ha tenido la oportunidad de hablar con Chas después de su segundo puesto en el Dew Tour.

¿Y qué es lo siguiente?
Ahora mismo me estoy tomando un descanso por Navidad. Voy a entrenar un poco y a pasar tiempo con la familia, y después me iré a Copper para el Grand Prix.

¿Tienes pensado volver a grabar este año?
Este año me voy a centrar en competir y en mejorar mi técnica. Fue muy divertido volver a grabar con Standard el año pasado, pero para mantenerme al día con la competición, hay varias cosas que tengo que hacer esta primavera, y me voy a dedicar a aprender nuevos trucos, para poder seguir al pie del cañón durante otros diez años.

Tú fuiste uno de los pocos capaces de lidiar con el mal tiempo durante la final del Dew Tour. ¿Cómo lo hiciste?
Es increíble lo que tu mente puede obligar a hacer a tu cuerpo cuando tienes miedo. Ya viste que durante los entrenamientos nada me salía bien. Simplemente, no lo conseguía, pero cuando llegó el momento, me salió de forma natural.

 

¿El hecho de crecer haciendo snowboard en Nuevo Hampshire te ha ayudado con tu habilidad para desenvolverte bajo el mal tiempo?
Cuando eres joven en el este, quieres ser el mejor. El tiempo no suele ser bueno, así que practicas siempre, aunque la cosa esté mal. Cuando el tiempo es malo, solo tienes que divertirte y hacerlo lo mejor que puedas. Si eres capaz de ver 3 metros por delante de ti, entonces puedes saltar. Cuando estábamos creciendo, no nos importaba el tiempo; salíamos a practicar, y simplemente era un día más.

Eres uno de los pocos pro que ha llegado a diseñar su propia tabla, ¿cómo es ese proceso?
Es genial participar en un proceso como ese. Es como ser un piloto de carreras. Un buen piloto sabe los más y los menos de su coche, y sabe cuándo está demasiado flojo, o demasiado ajustado. Yo tengo que dar tanto feedback sobre la tabla, que entiendo a la perfección cómo funciona. Es increíble llegar a estar en sintonía con lo que está pasando bajo tus pies.

¿Qué opinas del estado actual del slopestyle?
Llevo siete u ocho años haciendo slopestyle, y la progresión está siendo muy rápida. Espero que la competición siga respetando los diferentes giros y grabs, y que no se convierta en un festival aéreo. Imagínate que con 25 años tengas que obligarte a hacer un Double Cork. Así, de repente, te asusta tener que jugarte la vida más de lo que lo hayas hecho nunca. No está nada mal, vivir de asustarte a ti mismo. Toda mi carrera ha consistido en una serie de peldaños que he ido superando; aprendes un truco nuevo, y lo perfeccionas. Pero ahora los trucos son tan grandes, que necesitas hacer algunos pasos extra, para asegurarte de que están a punto antes de llevarlos a un evento.

Los ganadores del Oakley Arctic Challenge, sobre el podio.
Chas Guldemond on the podium © Olav Stubberud
read more about
Next Story