Un viaje a Chile con el equipo Nike

El Jefe de Equipo Jonathan Weaver nos habla de su viaje a Chile con Kass, Ruef y Mueller (1ª parte).
Chile Nike Gigi & Nico © Jonathan Weaver
Por Jonathan Weaver

Es gracioso ver cómo con la llegada de los vídeos de snowboard, tenemos a nuestra disposición lo mejor del deporte en nuestros salones. Con la adicción mundial que supone internet, hemos visto cómo el hecho de subir una cantidad inimaginable de vídeos de snowboard se termina convirtiendo en la norma. Ya no tienes que esperar todo el año para ver a tus riders favoritos porque ahora te lo meten casi literalmente en la boca gracias al compendio de videoblogs, artículos en línea y fotos de Instragram para documentarlo mejor, además de uno o dos tuits que te permitan asegurarte de que tus amigos también lo han visto.

Recuerdo el año que salió Vivid. Junto a Afterband han sido, probablemente, las dos películas que mejor reflejan la situación actual del snowboard. Creo que lo primeros que hicieron algo así fue la generación que se centraba en los placeres simples y la vida de verdad. Para los que le dan forma al snowboard hoy en día, esas dos películas son prácticamente un referente. Entonces el proceso era parecido. Leías las revistas cuando salían, llamabas a tus amigos para decidir quién compraba el vídeo y te ibas directo a la tienda de deportes local para gastarte tus 30 pavos con esa película. Y cogías el VHS o tu flamante DVD y te ibas corriendo para ver ver la película. Cada vez que un amigo venía a casa se lo enseñabas como si fuera la primera vez que lo vieras, hasta que llegaba un momento en que te sabías la película de memoria. Casi podías ser tú el protagonista y ser quien se encargara de realizar los diferentes Backsides, el frontal 3, frontal 7 el giro de 180 grados... podías contar cómo era el vídeo truco por truco. Acordaos de la parte de Gigi en Vivid. Un frontal 7 con una boina bajo el helicóptero... a mí me dejó planchado.

Gigi disfrutando del sol sudamericano en su trineo © Jonathan Weaver

Unos años más tarde fue cuando él y Nicolas empezaron a grabar sus partes para Futureproof. Probablemente no supiera ni a qué hacía referencia ese nombre en aquella época, al igual que muchos otros. Estaban decididos a hacer vídeos que pudieran resistir al paso del tiempo. Eso es bastante típico de las películas de snowboard, una vez ves un cierto número de vídeos, puedes juntarlos en uno y crear un álbum increíble que pueda resistir al paso del tiempo. Lo mismo pasa con la música. Creo que mis dos álbumes probablemente serían Snoops Doggystyle y Biggies Ready to Die. Todavía hoy veo al segundo con la misma emoción que cuando salió, me imagino que por los buenos momentos que viví viéndolo. Así que supongo que en Futureproof, Gigi y Nico querían dejar huella en la historia. Pero ¿cómo lo harían? Pues de la manera más natural. Toda una hazaña el hecho de decidir que partes incluir teniendo en cuenta todas las que tienen. Cuando veas esos vídeos pensarás: "Ah, vale, un frontal 7. Puedo hacer eso todos los días". Para serte sincero, yo creo que también diría lo mismo.

Siempre le he tenido mucho respeto a la gente como Nico, Gigi, Blauvelt, John Jackson o Travis Rice, riders que han dado un paso más allá en el mundo del snowboard.
Por decir algo de nuestro próximo viaje, tengo que decir que es emocionante cuanto menos el hecho de ver a estos tíos en su propio terreno.

Cuando yo era un rider, mi experiencia en el campo incluía mucho senderismo, planeando itinerarios y construyendo saltos y caminando con todas mis fuerzas. El hecho de ver cómo se lo montaron estos tíos fue toda una oportunidad. Hay una secuencia en Proper que yo digo que es mi intento de hacer un Doble Cab 9, hace ya 9 años. Aterrizar ni siquiera entraba en mis planes, porque solo pensaba en hacer las dos vueltas en el aire.

¡Gigi pasándoselo bien! © Jonathan Weaver

Después de un tiempo planeándolo, nos fuimos hasta Santiago, un lugar que no conozco mucho pero por el cual estaba muy expectante. Era mi primer viaje a Sudamérica y tenía las palabras de Henry Jackson renonando en mi cabeza: "Pídete la carne. Soy vegetariano pero pídete la carne".

Nunca antes había visitado Chile, en cierto modo no estaba seguro de lo que me encontraría. ¿Un país desarrollado? ¿Rollo europeo o americano? ¿Será seguro? Mis experiencias de snowboard en verano habían sido en Tignes, hace 10 años, hace poco en Hintertux, Mount Hood, Val Senales y en Nueva Zelanda, por decir los mejores spots. Todo tenía mucho que ver con un estilo de parque, así que adentrarme en el invierno probablemente habría sido demasiado para mí.

Nada más llegar a Santiago, hice lo que normalmente hago: dar una vuelta para ver dónde estoy. Lo primero que me llamí la atención fue algo bueno, se parecía bastante a Innsbruck. Santiago tenía partes muy bonitas, parecía como si algunas de ellas se estuvieran aún desarrollando, y todo estaba rodeado de montañas, todas cubiertas de nieve. La ciudad era bastante cálida teniendo en cuenta que estábamos en pleno invierno. Todo eso, sumado a que todo el mundo hablaba en un idioma extranjero y que fumaban como chimeneas,hace que pudiera haber sido perfectamente Innsbruck.

Junto a Nicolas y a Gigi, nos unimos a Danny Kass, dos veces medalla de plata en los Juegos Olímpicos, que tiene una cuenta en Twitter donde le siguen cientos de miles de personas y presenta un programa en la MTV. Un tío guay, en general.

El héroe local, Manuel Díaz, en el helicóptero © Jonathan Weaver

El primer día, nos levantamos a las 6 de la mañana con el rider local de Nike, Manuel Díaz. Desayunamos y nos metimos en los camiones que nos llevaban en un camino de dos horas hasta un parque nacional. Una vez en marcha, empezamos a estudiar nuestro plan que, por cierto, solo incluía dos días de snow. 22.000 kilómetros para dos días de snow. De repente, esas 4 horas de viaje a MK no me parecían tan mal para ser un viernes por la noche junto a Chatt, Plumley y el equipo del día anterior. Ya estaba un poco impaciente... ¿sería suficiente para para hacer las cosas?

Tras unas cuantas paradas, llegamos a la carretera de acceso, que que va alrededor de la colina, con mucho barro en todo momento. Al final, el barro era la propia carretera. Caminamos durante algo más de un kilómetro hasta que llegamos a la nieve. Mi idea del invierno en el hemisferio sur era algo diferente a tener que subir una vieja carretera polvorienta a 20 grados. Al final, llegamos al campo base, donde nos esperaban los trineos. Los cargamos y, cuando me subí a la parte trasera del trineo de Joe Carlino, el encargado del vídeo de Nike, no pude evitar sentirme de nuevo un novato en esto. Joe Carlino es el quien hizo las películas Transworld y Videograss. Ir con él en trineo era igual de emocionante que verle grabar; yo, en cambio, soy igual de malo con el trineo que con la cámara. Éramos una combinación perfecta. Hora y media después de dejar esa carretera polvorienta, llegamos a una zona protegida del sol y del viento. Si mal no recuerdo, eran las 11 de la mañana, es decir, habíamos pasado 4 horas entre el viaje hacinados en el coche, la caminata bajo el sol, los trineos y... por fin, allí estábamos con la gente local y el spot al que queríamos llegar. Nadie antes había estado allí aparte de Manuel. Y allí están Danny, Gigi  y Nico pensando en el itinerario compartiendo ideas...
(fin de la primera parte)

Nicolas Mueller le hace un tajo a la nieve chilena © Jonathan Weaver
read more about
Next Story