Test de Tablas Spring Break: Yes 420

¡Esta tabla YES cambia nuestra forma de ver el snowboard!
YES 420
Por Danny Burrows

Sol y buenas risas, ese era el programa del día en el glaciar de Kaunertal, para el Snowboard Spring Break. Luego fuimos todos a Feichten Skate para el jam de Vans, donde Sparrow Knox, Rowan Biddescombe, un tipo llamado Liam y Scott Penman, “se salieron” tal y como gusta subrayarlo a nuestro científico loco y probador de tablas.

Esta vez decidió subir con una YES 420, un modelo de lo más inconvencional que, tal y como el Fish cambió la cara del surfing, ha puesto al snow patas arriba.

Yes 420

La 420 es un nuevo concepto para 2013/14 que desafía todas las convenciones del snowboard. Es una tabla mucho más corta que la media de tablas masculinas pero lo más llamativo es su anchura: ¡es TOCHA! Un shape tipo puro como este no debería funcionar puesto que demasiada anchura tiende a frenar el cambio de canto. El secreto aquí radica en un sidecut exageradamente corto. Allí donde la mayoría de las tablas tienen una línea de cantos que con un radio de 8 a 9 metros, la 420 tiene un radio de 6. En otras palabras ofrece una gran capacidad de carving pero con una radicalidad refrescante.

La 420 me ha hecho gritar de placer. Parecía pequeña y lo suficientemente ligera como para hacer lo que me diera la gana pero, al probarla, también ofrecía la estabilidad reconfortante de los modelos más grandes. Su gran maniobrabilidad me ha hecho pensar en las tablas de surf llamadas Fish – y no es de sorprender puesto que los fishes responden a una filosofía similar de anchura, volumen y poca longitud. En nieve profunda, la 420 te permite girar y flotar como un surfer gracias a la superficie extra de la tabla. En nieve pisada, un camber tradicional y una flexibilidad media te dan todo lo que necesitas para darle sin miedo.

Donde puede que peque un poco es a la hora de frenar. Cuando metes el canto de talón a gran velocidad – especialmente en nieve papa – la poca longitud de la tabla se revela al perder agarre y hacer que acabes de culo en la nieve. Pero no es algo que fastidie lo más mínimo porque te lo pasas tan a lo grande con esta tabla que te da igual. Cualquiera que quiera refrescar su manera de vivir el snow debería probar esta tabla.

La 420 es la manifestación de muchas influencias, incluyendo las de Steve Lis, Äsmo, Q, la primera Kidwell y un día de riding brutal en Trout Lake, según cuenta la gente de YES Snowboards. En otras palabras, la 420 es tocha con T mayúscula y ofrece un riding muy cercano al de una tabla de surf tipo fish. Es una tabla rápida, maniobrable y, sobre todo, divertida. Como te puedes imaginar, con su shape direccional, esta tabla ha sido diseñada para powder pero también va muy bien en pista. ¡Una vez te hayas subido a esta tabla puede que ya no quieras volver a bajarte, es lo que me ha pasado a mí, que no me he quitado la 420 ni para ir a dormir!

 

read more about
Next Story