Los 20 Mejores del Mundo: 11º Xavier De Le Rue

Abriendo una bonita línea de freeride hasta la 11º plaza llega Xavier, la leyenda del big mountain.
Xavier de le Rue - Retrato
Xavier de le Rue - Retrato © J. Bernard / Freeride World Tour
Por Ed Leigh

Bajo ese pelo rizado, espeso y oscuro que parece un jardín de infantes tras un incendio, se esconde una sonrisa agradable, casi tímida que se ilumina con dos ojos llenos de vida.

En cambio, su constitución lo es todo menos liviana, sus hombros anchos y sólidos no son el producto de muchas horas pasadas en el gimnasio, parecen más bien que se los ha robado a un portero de discoteca. Su cuerpo de diecinueve años mide poco más de 1m75 pero pesa cerca de noventa kilos. Cuando le ves, no hay duda de que se trata de un hombre realmente poderoso.

Esa fue la primera impresión que tuve de Xavier De Le Rue cuando compartimos habitación en 1999, durante una competición de boardercross en Chamrousse. La impresión fue correcta y, aunque no puedo recordar como acabó aquél día, lo que sí recuerdo es verle pasar ante mis narices, como un cañonazo, destrozando la pista con una confianza poco normal para un chaval de su edad.

Después de eso no fue ninguna sorpresa para mí que ganara cuatro veces consecutivas el título de Campeón del Mundo de Boardercross, entre 2001 y 2003, y luego una vez más en 2007. Sólo esas proezas serían suficientes para definir la carrera de muchos riders pero en el caso de Xavier, no eran más que los primeros pasos de un aprendizaje que le llevaría mucho más lejos. El resultado es un máster en big mountain riding que ha llevado a la otra leyenda moderna del freeride, Jeremy Jones, a decir que “es el snowboarder más rápido del mundo”.
 

Xavier en Verbier
Xavier en Verbier © C. Margot / Freeride World Tour

Como en el caso de Jones, la carrera de Xavier en el mundo de la competición ha forjado las fundaciones, muy sólidas, de su riding, una plataforma sobre la que se han construido muchos años de experiencia.

Su colocación de la tabla, su control del canto y su capacidad para elegir líneas clave en una fracción de segundo son dotes instintivas que pulió durante sus días de boardercross. Todo eso le da hoy la libertad de poder concentrarse en cada línea, en la consistencia de la nieve y en el sinfín de variables que afectan el riding en los terrenos más exigentes del mundo, donde cada decisión se toma en un instante, sin vacilar.

La velocidad y la potencia han forjado las letras de nobleza del riding de Xavier. Su centro de gravedad, muy bajo, y su fuerza natural le han dado la confianza para enfrentarse a líneas extremas, fuera de serie. Al mismo tiempo, ese talento natural ha sido una gran ventaja y una garantía de seguridad.

“Ir a gran velocidad te permite flotar por encima de la nieve y eso elimina algunos de los impactos del terreno. También te da una visión clara de algunos aterrizajes. Una vez que alcanzas cierta velocidad las avalanchas son un problema mucho menos preocupante y eso te da cierto espacio para pensar en otras cosas.”

Xavier De Le Rue - BS Air © Tero Repo

Esta visión reveladora ha permitido que el riding de Xavier sobresaliera y la llegada del Freeride World Tour en 2008 le dio al fin la oportunidad de demostrar la valía de su estilo. Ganó tres títulos de Campeón del Mundo de Freeride consecutivos, entre 2008 y 2010. Todos esos éxitos le dieron la posibilidad de concentrarse en filmar. Si ves White Noise, 2112, Deeper o Mission Antarctica, verás a un hombre llevando sus límites al extremo más absoluto de sus capacidades.

El punto culminante de esa época fue la portada de Xavier en el Photo Annual de Transworld Snowboarding y el premio al Rider Más Destacado del Año en 2012. En ese instante quedaba claro que Xavier era alguien que había cambiado la forma de ver la alta montaña.
 

Xavier en Chamonix
Xavier en Chamonix © J. Bernard / Freeride World Tour

Con treinta y cuatro años podemos decir que Xavier alcanza la cúspide de su carrera. Este es el resumen de toda una vida dedicada al snowboard. Las diferentes influencias que tiene, no sólo por parte de snowboarders, sino también de alpinistas, esquiadores extremos y montañeros como Sammy Anthamatten seguirán inspirándole para llevar su riding hacia nuevos derroteros donde seguro que nos demuestra una vez más que el límite de lo que consideramos imposible en la montaña está mucho más lejos de lo que pensamos.

read more about
Next Story