Las 10 Mejores Riders del Mundo: 6ª Torah Bright

Planchando un McTwist en la séptima plaza, llega Torah Bright.
Torah Bright © twitter.com/TorahBright
Por Ed Leigh

Cuando Dios repartía talento a futuras madres en 1986, la de Torah Bright estaba en primera fila y con todos los boletos porque, seamos honestos, esta chica lo tiene todo.

Es guapísima, haga lo que haga: en sesiones de foto para Roxy, entrevistas donde brilla su timidez y su rechazo de americanizar esas paletas maravillosas. Pero resumir a esta chica con tan sólo su aspecto es como ponerse morado a chucherías en la entrada y perderse el espectáculo por estar vomitando en el baño.

Torah Bright es la rider más progresista del mundo. Su dominio de la tabla en el pipe, sobre todo cuando entra con el canto delantero y sale en switch para conectar maniobras en backside, es algo que pocos son capaces de medir a su justo valor. Su entrega por ganar es tal que en Vancouver, en los Juegos, tenía tantas ganas de planchar sus trucos que las tres conmociones cerebrales que sufrió casi le cuestan la carrera. Ganó el oro con un dolor de cabeza que, con el tiempo, en vez de mejorar empeoró. Poco después le diagnosticaron un síndrome post traumático.

La familia Bright se mudó a Salt Lake City en el año 2000, cuando Torah tenía 14 años. Era la cuarta de un grupo de cinco hermanos. En aquella época la familia poco se imaginaba hasta qué punto el snowboard iba a influenciar su futuro. Su hermana mayor, Rowena, era esquiadora de velocidad, su hermano Ben un amante del snowboard con muchísimo potencial. La rivalidad entre hermanos, como suele ocurrir, creó una incubadora perfecta para desarrollar el talento innato de la joven Torah.

Tres años más tarde quedó segunda en el circuito mundial FIS y la relación intuitiva que tenía Torah con las transiciones empezaba a girar muchas cabezas. Hacía McTwists con una facilidad desconcertante y empezaba a hacerlos a más de tres metros de altura en el pipe, algo que en términos de riding profesional se equipara mucho a lo que hacen los hombres. Planchó un par de ellos en la primavera 2004 que se plasmaron en vídeo y le merecieron una invitación al Arctic Challenge 2005.

Fue el año en el que la lluvia casi impone la anulación del evento en Tromso. El cuarto de tubo era una ponzoña machacada y, aparte de Andy Finch y Terje, todos lo ripaban de forma bastante mediocre. Pero Torah no estaba dispuesta a dejarse mermar y, discretamente, fue subiendo hasta planchar un McTwist a cinco metros y medio de altura, delante del nec-plus-ultra de los medios internacionales de snowboard. Ese día, con decenas de miradas alucinadas que no se podían despegar de ella, acababa de nacer una estrella.
 

La fama de Torah creció a lo grande y con ella las expectativas de la gente, algo que suele ser pesado para muchos riders. Pero no para Torah. Es una competidora innata que da lo mejor de sí cuando está bajo presión. Si no lo te crees ve a Wiki para tener una prueba, su lista de títulos es monumental.

Desde 2007, su recorrido es casi idéntico al de Teter y Clark. Todas tienen un oro olímpico, numerosas medallas de los X Games y un par de títulos de Campeona del Mundo TTR y está claro que cada una ha sido alimento de motivación y superación para las demás. El terreno no podía ser más propicio para que vivamos un gran espectáculo en los JJ.OO. de Sochi.

Cuando Torah volvió sobre la tabla en 2012, tras 18 meses de ausencia, se temía que hubiera perdido mucho, incluso demasiado como para recuperarlo todo. Una cuarta plaza en los X Games de este año acalló todas las dudas. Pero no había dicho su última palabra. Torah anunció que no sólo iba a competir en pipe sino que lo haría también en slopestyle y, no te lo pierdas, ¡en Boardercross! ¡Y compite contra chavalas de 16 años en la NORAM para clasificarse!

Ojo con Torah, si tiene éxito en el nuevo reto que se ha impuesto el año que viene subirá muchas plazas en este top 10.
 

read more about
Next Story