Foto de la semana: Sebastian Naumanen

Sebastian antes de uno de esos tortazos que todo rider espera no tener que vivir nunca.
Sebastian Naumanen & Ville Lahtinen © Ville Lahtinen
Por Danny Burrows

La fotografía es el lenguaje más accesible e inteligible del snowboard, comprendido no sólo por los que ripan sino también por los que sueñan con hacerlo. Es un gran catalizador de la progresión pero también es un registro de cómo ésta ha tenido lugar. Te puede enseñar e inspirar además de establecer pautas con las que inspirarse, tanto en el mundo de la fotografía como el del riding.

El pasado uno de abril, Sebastian Naumanen, el protagonista de esta Foto de la Semana, estaba filmando una sesión de jib en el sur de Finlandia. Era tarde, cerca de las dos de la madrugada. Él y el fotógrafo Ville Lahtinen habían trabajado la nieve para que el spot fuera practicable puesto que ya no quedaba mucha en las inmediaciones a esas alturas de la temporada. Sebastian tenía muy claro cuál era el truco que quería hacer, un backside tail switch up to fakie, y lo había planchado a la primera pero sin conseguir acabarlo en fakie.

Estaba muy confiado en que las cosas iban a ir bien en el segundo intento y no presté atención suficiente para que el tail pasara por encima del rail. Me quedé clavado en el interior del rail y luego me caí desde el punto más alto hasta el suelo, abajo, cayendo de morros.

Era uno de esos tortazos que uno piensa que nunca le van a ocurrir. Un porrazo capaz de acabar con tu carrera. La caída de cinco metros hasta el suelo partió una de las vértebras de Sebastian en dos, con un ángulo de 12 grados y también le lesionó el riñón.

Al principio no podía ni respirar y sólo deseaba que todo estuviera bien. Tras un momento me toqué la espalda y sentí un bollo enorme y me dí cuenta de que algo había ido muy mal. Gracias a Dios todavía movía los pies así que sabía que los nervios todavía funcionaban bien.

Su primer pensamiento fue preguntarse si volvería a tener la oportunidad de ripar de nuevo en su vida: “El dolor era peor de lo que podría haber imaginado nunca,” recuerda. Después de siete meses, con tornillos de titanio y placas que le sujetan la vértebra rota, ha vuelto a empezar a patinar y, este invierno, volverá a calzar la tabla de snow.

Es uno de esos riders con suerte: se rompió la espalda pero sin lesiones de la médula espinal. Cada año, en el mundo, hay 130.000 personas que no tienen tanta suerte. Los deportes extremos están detrás de 3% de esos accidentes, que resultan en parálisis sin cura posible… por el momento.

Existe una organización que trata de buscar un remedio a dichas lesiones. Se llama Wings for Life y el año que viene, el 4 de mayo, con la asistencia de Red Bull, se organizará una carrera mundial para colectar fondos llamada Wings for Life World Run. Todos los beneficios del evento se destinarán a la investigación sobre lesiones graves de médula espinal y su curación.

Gente como Travis Rice ya se ha apuntado al evento y correrá una de las 30 etapas del mundo. Tú también puedes participar a ayudar a colectar fondos para la causa.

¡Apúntate AHORA!

Fotógrafo: Ville Lahtinen
Rider: Sebastian Naumanen
Truco: Switch frontside Rock a mochón
 

read more about
Next Story