Foto de la semana: Thomas Feuerstein

El amante de la prosa, Danny Burrows, nos habla de la foto de Thomas, obra de Marcel Lämmerhirt.
Thomas Feurstein, fotografiado en Lech am Arlberg por el fotógrafo Marcel Lämmerhirt
Thomas Feuerstein en Lech am Arlberg © Marcel Lämmerhirt
Por Danny Burrows

La fotografía es el lenguaje más accesible e inteligible del snowboard, comprendido no sólo por los que ripan sino también por los que sueñan con hacerlo. No sólo es un catalizador de la progresión, también es un archivo de la evolución del deporte. Puede enseñar e inspirar además de establecer hitos a los que todos podemos aspirar, tanto en la fotografía como en el riding.


La fotografía de snowboard es tan increíble como el riding que captura pero ¿en qué momento el snowboard se convierte en el actor de la visión creativa del fotógrafo? ¿Y pasado ese punto la fotografía es más arte que snowboard?

Esta foto de Thomas Feurstein, hecha en Lech am Arlberg, por el fotógrafo Marcel Lämmerhirt es un ejemplo perfecto de como una instantánea se transforma en un presente alcanzable. De ella sopla un aire de realidad. Todos podemos imaginarnos allí. Cada uno piensa: « eso, yo puedo hacerlo ». Ese es el gran éxito de una imagen.

Lo principal era no hacer huellas. Quería que la foto estuviera totalmente limpia.

« Un día estaba paseando con mi novia y mi perro, en este valle, yendo de Zürs a Lech, y pasamos junto a este spot, » explica Marcel, contándonos como empezó el proceso creativo. « El primer día con buena nieve fuimos allí. Lo principal era no hacer huellas. Quería que la foto estuviera totalmente limpia. » Acto seguido, Marcel colocó los flashes: « dos a la derecha y dos detrás, todos con filtros azules. » Luego llega la otra mitad de la relación simbiótica de la fotografía de snowboard: el rider. Hazlo con estilo y tienes la garantía de un fotón. Falla en algo y tendrás que esperar a la próxima nevada. Thomas lo hace a la perfección y « estábamos todos felices » concluye Marcel.

Le pregunto a Marcel si esta foto es más fotografía que snowboarding. « Para mí es más cuestión de fotografía, » responde. « A Thomas y a mí nos gusta este spot y ambos pusimos a contribución nuestro conocimiento de la zona para hacer una buena foto. El snowboard también forma parte de ella ». « ¿Es snowboard de verdad? » le pregunto. « Hacer un girazo en nieve polvo profunda, con buenos amigos, es sin duda alguna una de las mejores sensaciones que puedas tener. Estar ahí arriba en la montaña es mi snowboarding de verdad. Pero tener un obstáculo único como este, para mí, es más fotografía con una mezcla de snowboard. »

Al final, sin imágenes como esta sólo podríamos contar con nuestro recuerdo para reflejar la radicalidad del snowboard. Estas imágenes representan un ideal al que aspirar y con el que soñar. Mientras que la fotografía documental del snowboard captura momentos decisivos de riding de la historia del snowboard, como el backside air de Ingemar Backman, en Riksgransen, imágenes como esta dicen mucho sobre las maravillas del snowboard.

¿No te gustaría estar allí?

 
TÉCNICA
Cámara: Canon EOS 5D
Objetivo: 24.0 - 70.0 mm  
Longitud focal: 59,0 mm
ISO: 100
Diafragma: 6,3
Velocidad: 1/200s

read more about
Next Story