Inspiración: Eva Sandelgard, leyenda del freeride

Triple campeona del mundo en snow extremo, primera en descender el Mount McKinley - y eso no es todo
Por Jojo Cook

¿Cuántas mujeres existen en el mundo que tengan un CV que incluya el primer descenso del pico más alto de América del Norte por una snowboarder y demostraciones de las últimas técnicas de peluquería ante un público de 3.000 peluqueros profesionales?

La snowboarder y empresaria sueca, Eva Sandelgard, es la prueba viviente de que cuando uno quiere algo de verdad y trabaja duro para obtenerlo no hay límites.

Deja de soñar – si quieres hacerlo, ve y hazlo. Y hazlo sin parar hasta ser mejor que nadie.

Tras sus estudios de peluquería, en su ciudad natal de Estocolmo, Eva fue a Chamonix a pasar una semana de vacaciones, justo antes de empezar una carrera profesional en Nueva York. Pero el viaje alteró el curso de su vida para siempre. 20 años después, todavía está en Chamonix y ha vivido una carrera de snowboarder profesional muy intensa que incluye varias participaciones en la prestigiosa competición del King of the Hill, en Alaska, tres títulos mundiales consecutivos de snowboard extremo y una lista larguísima de primeros descensos y canaletas impresionantes.

Tras el primer descenso del Mont Blanc por un grupo de riders 100% femenino, hizo una expedición a Denalí (Monte McKinley: 6,168m) para convertirse en la primera mujer en hacer snowboard en esa montaña tan letal. Y no se conformó con bajar por la vía más fácil, lo hizo por la canaleta de Messner, un reto mortal de 40-50 grados y 1.600 metros de desnivel.

Eva Sandelgard en acción
Eva Sandelgard saltando en Alaska © Jeff Webb

"Cuando vine a Chamonix por primera vez era esquiadora. ¡Aquí empecé a hacer snow y me encantó! Me entregué a ello totalmente. Subía todos los días desde las 8 de la mañana hasta las 3 de la tarde. Luego iba directo a mi peluquería y la tenía abierta hasta las doce de la madrugada. ¡Todos los días!" explica Eva. "Eran días muy largos pero era la única manera que tenía de compaginar mi pasatiempo favorito (el snowboard) con el trabajo."

Eva empezó compitiendo en bosses (sí, había competiciones de snowboard bosses en su día) y pronto le invitaron, en 1997, a que participara en el Verbier Extreme. Todos los días pasados en Chamonix, ripando en todo tipo de condiciones, le dieron una base muy sólida para competir en grandes eventos de freeride.

"Si eres una persona competitiva y quieres ganar, como es mi caso, te metes mucha presión pero, al mismo tiempo, sólo hacía lo que hubiese hecho cualquier otro día en Chamonix."

Eva no sólo acabó ganando el Verbier Xtreme femenino tres veces seguidas sino que también consiguió acabar quinta en la competición masculina, empezando su descenso desde lo más alto del Bec des Rosses, una zona que en su día se cerraba a las mujeres por razones de seguridad.

Eva Sandelgard salta una grieta helada en Spitzbergen
Una grieta helada en Spitzbergen (Noruega) © Jeff Webb

"El snowboard profesional también me ha ayudado a aprender a dominar mis nervios en otras situaciones. Ya sea cortando pelo en un escenario o ripando una canaleta extrema una aprende a ponerse las ideas en su sitio y dominar los nervios. No puedes ni pensar en caerte o te caerás y en la vida es igual. Hay que concentrarse, aguantar el nerviosismo y obrar con valentía. Es como aprender sola a hacer entrenamiento mental. Hace falta tiempo, no es algo que se aprenda en un santiamén."

"No basta con quedarse en casa pensando y soñando con ser pro. Hay que hacerlo. ¿Cómo hice para ser pro? Yendo a ripar todos los días a las 8 de la mañana, hiciera el tiempo que hiciera, hubieran las condiciones que hubieran. Es duro pero si te gusta lo que haces entonces vale la pena."

Sabias palabras, de una mujer que sabe de lo que habla...

read more about
Next Story