Positivity Snowboard Camp en los Alpes italianos

Un snow park y comida italiana en un refugio de montaña muy rústico te esperan.
Maxi Preissinger volando en el kicker.
Maxi Preissinger, Cab Underflippin' en el kicker © Markus Fischer
Por Markus Fischer

“Lo más curioso sobre lamentar algo es que es mejor lamentar algo que has hecho que no lamentar algo que no has hecho.” Gibyy Haynes / The Butthole Surfers

Seguramente todo el mundo ha escuchado alguna frase parecida en algún momento de su vida. He pensado mucho en ello estos últimos días, durante mi estancia en este remoto refugio en las alturas de los Alpes italianos. Y es que lamento mucho NO haber aceptado antes las muchas invitaciones para venir aquí de mis amigos – y organizadores del camp- Maurino Castellani y Andrea Giordan. Lamento mucho NO haber hecho la caminata de 4 horas por el glaciar de Siedel antes. Lamento mucho NO haber experimentado antes el que se ha convertido en mi snowboard camp favorito de verano.

El snowboarder Elias Elhardt demostrando cómo se hace un backflip
Elias Elhardt, backflip en el mini-shred © Markus Fischer

El Positivity Camp, fundado en 1999 por un grupo de entusiastas miembros de un club de snow local, es probablemente el único snowboard camp de verano auténtico de verdad sobre el planeta. La combinación de hospitalidad italiana, un bonito snowpark y la tranquilidad que se respira debido a su lejanía hace que sea único; y desde luego mucho más agradable que el ambiente que a veces se respira en los remontes de algunos parks.

Disfrutando de los productos locales.
Buena comida y buen vino. © Markus Fischer

Bienvenidos al más allá
Uno de los elementos que le hace tan especial es su lejanía de todo. Alto Val Formazza es un precioso valle a 3 horas en coche de Milán, en el Piemonte y cerca de la frontera suiza. Cuando se acaba la pista empieza la verdadera aventura: una caminata de cuatro horas hasta el refugio 3A con todo el material que necesitas para la semana (material de snow incluido). Si tienes suerte puedes aprovechar un remonte para subir tu material, pero no te vas a librar de la caminata hasta los 3.000 metros de altura. El recorrido es precioso y hay otro refugio (Cittá die Busto) a medio camino, donde puedes descansar y degustar un poco de vino y queso (un consejo del que escribe: trae algo de queso Bettelmatt; es el mejor).

Simon Gruber y Maxi Preissinger planchando Methods.
Simon Gruber y Maxi Preissinger, Method Madness. © Markus Fischer

La vida en el camp
Es muy fácil acostumbrarse a la rutina del camp: te levantas hacia las siete y media para desayunar, mirar el tiempo que hace y comprobar si el telearrastre funciona (es un remonte exclusivo para este camp, y solo pueden utilizarlo los huéspedes del refugio 3A).

Preciosas vistas del refugio 3A
Preciosas vistas del refugio 3A © Markus Fischer

Luego haces algunas bajadas por el park. Está claro que no es el mayor park en el que habrás estado, pero el kicker tiene muy buena forma, con una mesa de 20 metros, una línea doble con dos kickers más pequeños, un wallride enorme y varios obstáculos más súper divertidos.

El snowboarder italiano Lollo Barbieri en un wallride.
El orgullo italiano: Lollo Barbieri © Markus Fischer

La comida está a punto a la 1, y luego disfrutas de un ‘riposo’, la siesta italiana. Duermes un poco, descansas tus músculos y te preparas para la sesión de la tarde. El remonte suele funcionar hasta tarde, al menos hasta poco antes de la hora de la cena. No hay un horario fijo y el staff puede poner el remonte en marcha cuando el huésped lo desea.

El snowboarder Elias Elhardt disfrutando de la calma.
Elias Elhardt disfrutando del ‘riposo’ © Markus Fischer

Un reposo para el cuerpo y la mente
Mis lamentos por no haber descubierto este lugar antes han sido sustituidos por las ganas de volver en años venideros. El Positivity Camp ya está, sin lugar a dudas, en mi agenda anual de viajes a partir de ahora. No hay mejor lugar para ripar en un park rodeado de gente simpática y disfrutar de una vida simple pero gratificante, con buena comida y el mejor ambiente. ¡Grazie mille!

¿Quieres seguir disfrutando de lo mejor de RedBull.com también cuando estás fuera de casa? Consigue la app en RedBull.com/app.

read more about
Next Story