Nueva generación: Lara Gut, prodigio superestrella

Puede que Lara Gut sea muy pequeña pero es rapidísima y esquía profesionalmente desde los 14 años.
Retrato de la esquiadora alpina Lara Gut en Zermatt, Suiza.
Lara Gut en Zermatt © Stefan Schlumpf
Por Riikka Rakic

Lara Gut irrumpió con fuerza en la escena internacional, en St Moritz, en febrero 2008. La que entonces tenía 16 años estaba a punto de obtener la primera victoria de su carrera en una Copa del Mundo de descenso cuando perdió el equilibrio en el último salto de la bajada y se cayó en la línea de meta, con un sólo esquí calzado. A pesar de todo acabó tercera, ¡y eso no era más que el comienzo!

Ahora, con 23 años, Gut ha alcanzado un nivel superior. En 2014, ganó su primera medalla olímpica y su primer Globo de Cristal de la Copa del Mundo FIS, además de sumar su primer gran título mundial y siete victorias en competición oficial.

La única manera de alcanzar niveles nuevos es hacerlo con pasión.

"Siempre me ha encantado el esquí," dice Gut. "Este año ha sido diferente. Tras todos estos años de entrenamiento, al fin he conseguido esquiar más rápido y ha sido increíble."

La esquiadora alpina, Lara Gut, en la Copa del Mundo de Val d'Isère
Lara Gut en la Copa del Mundo de Val d'Isère © Agence Zoom

Lara también acaba de pasar la selectividad, el pasado mes de junio, junto con su hermano Ian, de 19 años. Estudiaba por correspondencia desde 2006. Nada de escuelas, ni de clases, ni de compañeros de aula. Una única opción: aprender sola, siempre y cuando se lo permitía su agenda. De hecho, la última vez que Lara fue a una escuela normal fue al final de la escuela secundaria, en Lugano, un curso en el que se perdió tres meses y medio de clases...

Fue debido a que Lara se hizo esquiadora profesional a la temprana edad de 14 años. La temporada siguiente obtuvo grandes resultados en la Copa de Europa y se clasificó para la Copa del Mundo.

Todo fue muy rápido. Nunca tuve la oportunidad de darme cuenta de lo que me estaba pasando. ¡Todo fue tan repentino!

El esquí es una tradición familiar para los Gut.

"Mi padre era esquiador, mi madre era entrenador físico y el regalo de mi tía para mi primer cumpleaños fue una par de esquís," nos cuenta.

Hoy, la familia Gut se ha convertido en el Team Gut, una empresa familiar que apoya a las carreras de Lara e Ian en el mundo del esquí alpino.

"Es simple. Nadie pasará más tiempo ni consumirá más energía para ayudarte a cumplir con tus sueños que tu propia familia. Tenemos suerte de que nuestro padre pueda ayudarnos en las pistas y que nuestra madre pueda ocuparse de las tareas administrativas y de la relación con sponsors y medios. Así nos podemos dedicar al 100% a esquiar," detalla.

Para Lara, el esquí es su vida y su pasión. "Esquío porque sé que puedo mejorar cada día. No esquío para batir récords, ni para sumar puntos, ni nada de eso. Tan sólo quiero ser cada vez más rápida. 'Tener siempre hambre' es mi lema."

Pero Lara también tiene curiosidad por aprender y ver mundo, no sólo por esquiar.

"Trato de decidir qué es lo que voy a estudiar porque quiero seguir con los estudios. No es fácil combinar estudios y esquí profesional. A veces pienso que estaría bien poder viajar por el mundo y de decidir cada día si te apetece coger un avión para Melbourne, Shanghai o Río de Janeiro. ¡Pero sé que tendré tiempo de hacer cosas así tras mi carrera, así que no me importa esperar!"

Viajar, estudiar... el futuro está lleno de posibilidades. Por ahora, Lara no está muy ocupada trabajando en el negocio familiar... ¡porque ella es el negocio familiar!

¡No olvides seguirnos en Facebook.com/RedBullSnow!

¿Quieres vivir lo mejor de RedBull.com en tu móvil? ¡Descarga nuestra app ya en RedBull.com/app!

read more about
Next Story