Steep: la nueva estrella del esquí vertical

Te presentamos a Vivian Bruchez, el futuro del esquí vertical.
Retrato de Vivian Bruchez
Retrato de Vivian Bruchez © Seb Montaz-Rosset
Por Guillaume Desmurs

En nuestra nueva serie Steep te presentamos aquellas bajadas en esquí y snow que parecen más imposibles, así como aquellos que se enfrentan a ellas.

¡Cuidado! Se trata de bajadas donde cualquier error puede tener consecuencias muy graves.

Chamonix está considerada la meca del alpinismo y del esquí y snow de montaña, así que no es ninguna sorpresa que la combinación de estos dos elementos – el esquí extremo en pendientes muy verticales - tenga sus raíces históricas aquí. Eso hace que sea muy difícil destacar en Chamonix, pero Vivian lo consigue.

Vivian Bruchez es un guía de montaña de Chamonix de 27 años, que lleva años esquiando algunos de los tubos más verticales del macizo del Mont Blanc. Bajo la atenta mirada de sus mentores, leyendas del esquí extremo como Pierre Tardivel y Anselme Baud, ha estado abriendo nuevas rutas y añadiéndoles un nuevo elemento: el esquí en seco.

Representas una nueva manera realizar esquí vertical con el esquí en seco. ¿Puedes explicar en qué consiste?
El esquí en seco es lo que mejor me define. No me gusta tener que hacer rápeles cuando estoy bajando un tubo, así que si me encuentro con una zona de rocas no saco la cuerda, sino que intento cruzarla sin quitarme los esquís. Necesitas un poco de práctica. Creo que tiene que ver con la gente con la que suelo salir a esquiar. Por ejemplo Kilian Jornet, la mega estrella del trail running, que me enseñó a ser rápido en mis movimientos (cuerda, nudos, llevar los esquís, ponerme las fijaciones, etc…).

Es una evolución fruto de la mezcla de disciplinas, una consecuencia de ir con gente como Kilian, Sam Anthamatten o Xavier De Le Rue.

¡Bajan muy rápido! En la época de Marco Siffredi había una gran diferencia entre el esquí de montaña y el esquí de pendientes verticales. Esto se ha acabado.

Vivian Bruchez, esquí extremo en Chamonix
Vivian Bruchez, esquí extremo en Chamonix © Seb Montaz-Rosset

¿Qué es lo que te atrae del esquí vertical?
Siempre me ha gustado. Desde el primer día, no sé por qué, simplemente me encuentro a gusto. Soy un esquiador muy técnico (soy entrenador en un club de esquí) y me gusta buscar sensaciones que no he tenido antes. Me esfuerzo para adaptarme a las condiciones de nieve más difíciles, esquiando con las botas abiertas para pulir mi equilibrio, esquiando de noche… Es como me gusta esquiar. El invierno pasado realicé tres nuevos descensos, y el invierno anterior seis (de los cuales cuatro aparecen en la película ‘T’es pas bien là?’ de Sebastien Montaz-Rosset).

Vivian Bruchez, haciendo esquí extremo en el primer descenso de Grand Chardonneret
Vivian Bruchez, esquí extremo © Seb Montaz-Rosset

¿Qué te parece la tradición del esquí vertical que empezó en los años 60?
He leído muchas historias de bajadas verticales en pendientes de 58º. ¡Vallençant llegó a realizar una bajada en una pendiente de 60º! En aquella época el ángulo de la pendiente era muy importante. A mí eso no me importa. Lo que me gusta es encontrar una nueva línea, una línea lógica haciendo el menor número de rápeles posibles.

En el Grand Chardonnet vi una línea seis años antes de esquiarla por primera vez. Cada bajada tiene una historia detrás. Una nueva línea siempre es fruto de una conversación con esquiadores veteranos, o después de muchas horas de reconocimiento.

La travesía de las Agujas de Chamonix fue idea de un amigo mío, un conocido guía llamado Stephan Dan. Es una de las líneas más bellas que nunca he hecho. El padre de Douds Charlet, guía y snowboarder en el Freeride World Tour, la realizó hace 30 años, pero nuestra versión es diferente.

Vivian Bruchez haciendo esquí extremo en el primer descenso de Grand Chardonneret
Vivian Bruchez, esquí extremo © Seb Montaz-Rosset

¿El esquí vertical es solo para unos pocos?
Desde luego, solo somos un puñado. Hasta hace poco estaba a la sombra del esquí de grandes montañas, pero creo que ha vuelto. Los mejores esquiadores de grandes montañas están buscando cosas nuevas y mirando los tubos verticales, como Aurélien Ducroz, el ganador del Freeride World Tour.

En Chamonix hay mucho interés hacia el esquí vertical, especialmente en la cara norte de la Aiguille du Midi. La bajé por primera vez cuando tenía 19 años… y solo. Normalmente la gente va con amigos o con un guía, pero yo quería hacerla en solitario. Unos años más tarde la hice cuatro veces en un solo día.

Si no quieres perderte ni un solo día de nuestra serie Steep, dale a ‘Me gusta’ en nuestro Facebook; cada día recibirás reportajes increíbles en tu muro de Facebook.

¿Quieres seguir disfrutando lo mejor de RedBull.com también desde tus dispositivos móviles? Descárgate la app en RedBull.com/app.

 

 

 

read more about
Next Story