Rhem y Ruby redefinen el concepto de verticalidad

Cuando caerse no es una opción: las primeras bajadas de Rhem y Ruby en Chamonix.
Descenso de las paredes verticales de Le Triolet.
Primera bajada de la cara norte de Le Triolet © Philippe Fragnol
Por Jason Horton

En nuestra nueva serie Steep te presentamos aquellas bajadas en esquí y snow que parecen más imposibles, así como aquellos que se enfrentan a ellas.

¡Cuidado! Se trata de bajadas donde cualquier error puede tener consecuencias muy graves.

En lo más profundo del corazón de los franceses, yace un amor por la montaña. Un deseo de conquistar lo que nunca ha sido conquistado, nacido de la necesidad de escalar esas agujas que se encuentran en su frontera este. Los franceses fueron los primeros alpinistas por real decreto: Carlos VII de Francia ordenó a su chambelán que escalase en Mont Aiguille en 1356.

Bajando la Mallory Run en la Aiguille du Midi
Bajando la Mallory Run en la Aiguille du Midi © Philippe Fragnol

En lo más profundo de los Alpes franceses se encuentra en macizo del Mont Blanc, encima de la ciudad de Chamonix. Conquistado por primera vez en 1786 por Jacques Balmat y Michel Paccard, el Mont Blanc está considerado como el hogar espiritual del alpinismo. Cada año unos 20.000 alpinistas pisan su cima, y cada año el Asesino Blanco se cobra las vidas de unos cuantos: más que ninguna otra montaña del mundo incluido el Everest.

Bajada vertical de la cara sur de la Aiguille du Moine.
Trabajo en tándem en la Aiguille du Moine © Philippe Fragnol

En lo más profundo del corazón del Mont Blanc se encuentran los Guides: la asociación de guías más vieja y más grande del mundo. Una élite compuesta por 240 hombres que conocen esta montaña mejor que nadie y, sin cuya experiencia y valor, el número de víctimas anuales sería mucho mayor.

Éste es el escenario de uno de los mayores logros del snowboard: el primer (y único hasta el momento) descenso de la cara norte de Le Triolet; sin lugar a dudas la bajada más radical de todas.

Retratos de Dedé Rhem y Jérome Ruby
Izquierda: Dedé Rhem. Derecha: Jérome Ruby © Philippe Fragnol

En 1995 Jerome Ruby y Dedé Rheim eran dos guías de Chamonix diferentes al resto: eran snowboarders, no eran esquiadores. Y tenían una misión: bajar por lugares que hasta entonces solo habían sido subidos por los mejores alpinistas de hielo.

Acompañados del fotógrafo Philippe Fragnol, Rhem y Ruby se pasaron el verano escalando y después, con sus piolets, bajando y rapelando algunas de las pendientes más verticales del lugar, culminando en los 60º de Le Triolet.

¿Bajaron fácilmente y con estilo? No. La nieve estaba costra y muy traidora. ¿Lograron expandir los límites del deporte? Sin lugar a dudas. ¿Y las fotos? Espectaculares.

Dedé Rhem y Jérome Ruby en una bajada vertical.
Cantos afilados y piolets y reflejos a punto. © Philippe Fragnol

¿Estaban locos Rhem y Ruby? Según algunos, quizá. Pero si tenemos en cuenta que nacieron y se criaron a la sombra de la Aiguille du Midi, simplemente eran dos hombres que perseguían un objetivo y con los que muchos de nosotros nos podemos identificar, aunque solo unos cuantos podrán igualar. Eran conocedores de los peligros a los que se enfrentaban, sabían que el más mínimo error les haría caer al abismo – Rhem falleció unos años más tarde en un alud, pero era su profesión y su pasión. Lo hicieron porque tenían que hacerlo. Habían nacido para ello.

Si no quieres perderte ni un solo día de nuestra serie Steep, dale a ‘Me gusta’ en nuestro Facebook; cada día recibirás reportajes increíbles en tu muro de Facebook.

¿Quieres seguir disfrutando lo mejor de RedBull.com también desde tus dispositivos móviles? Descárgate la app en RedBull.com/app.

read more about
Next Story