EXPLORE: cómo bajar por un volcán activo en Chile

…y casi quemarse en el intento. He aquí toda la historia.
Villarrica, Chile
Villarrica (Chile) © Danny Burrows
Por Danny Burrows

Subir a un volcán activo no es la primera opción que le viene a la cabeza a un snowboarder, pero cuando las condiciones de nieve están muy por debajo de lo esperado - como ocurrió durante nuestra última visita a Pucón, (Chile)-, es mejor que nada. Sobre todo cuando hay un itinerario de bajada que nadie ha hecho todavía.

Chris Carr, Jamie Baker y un servidor estábamos realizando un viaje de cuatro semanas por los Andes. Y si bien Chris y yo teníamos experiencia previa en escalada y travesía, Jamie, el más joven de los tres, era un novato.

Estábamos bloqueados en una pensión de mala muerte por culpa del mal tiempo y con el volcán de Villarica, todavía activo, delante nuestro. En la pensión había más chinches, insectos y arañas que huéspedes, y las sábanas y el colchón eran prueba de ello con los restos de innumerables manchas de sangre de muchos clientes a lo largo de los años.

Tyler Chorlton haciendo snowboard en Chile.
Tyler Chorlton, Fs5 © Matt Georges

Quizá fueron las muchas noches sin dormir por culpa de los mosquitos las que nos impulsaron a intentar subir a este volcán, de más de 3.000 metros de altura, sin guía un día al amanecer. Algo totalmente desaconsejable ya que, no solo el tiempo es totalmente impredecible, sino también por el carácter volcánico, nunca mejor dicho, de esta montaña. Se trata de uno de los cinco volcanes del mundo con un cráter de lava activo.

La lluvia de los días anteriores habían convertido la nieve en costra y, a pesar de que la ruta hasta la cima normalmente está llena de pisadas, ese día las únicas huellas eran las nuestras. Dos telemarkers de Whitefish (Montana) se juntaron a nuestra expedición; sus barbas y el estado de su material eran un fiel reflejo de los más de 200 días seguidos que llevaban de expedición en esquí por todo el mundo. Por desgracia, tres chavales con botas de snow no son de gran ayuda a la hora de abrir huella para unos esquís… y viceversa.

Gerome Mathieu haciendo snowboard en Villarrica (Chile).
Gerome Mathieu en Chile © Matt Georges

La subida es muy constante, alrededor de los 40 grados, y los constantes gruñidos que nos llegaban desde la cima así como los temblores que sentíamos bajo nuestros pies la hicieron muy “entretenida”. Empezábamos a pensar que había sido una mala idea no coger un guía, pero ya llevábamos dos horas de subida y no había vuelta atrás. A las tres horas de camino, y cuando ya nos habíamos quitado casi toda la ropa, llegamos al borde del cráter. La nieve era de color negro; estaba cristalizada por el humo y pegada a la lava dura. Echamos un vistazo a las tripas del volcán, pero tampoco nos demoramos mucho después de hacernos unas fotos rápidas con las cimas nevadas en segundo plano.

Justo cuando acabábamos de ponernos las tablas, el volcán entró en erupción escupiendo piedras y lava hacia el cielo.

Nos dimos toda la prisa que pudimos y tiramos para abajo; no paramos hasta haber descendido los primeros 200 metros a toda velocidad. El último en llegar fue Montana Joe, y llevaba un trozo de lava humeante pegada a la cola de su esquí.

Tyler Chorlton haciendo snowboard en Villarrica (Chile).
Tyler Chorlton en Chile © Matt Georges

Los snowboarders estamos acostumbrados a correr ciertos riesgos en la montaña, pero una ducha de lava ardiente es algo a lo que no nos habíamos enfrentado nunca. Tras sortear el peligro pudimos disfrutar de la recompensa: una bajada vertical de 2.000 metros por nieve virgen y entre amigos. Algo difícil de superar…

Si no quieres perderte ni un solo artículo de RedBull.com/Snow dale a ‘Me Gusta’ en nuestro perfil de Facebook.

read more about
Next Story