INSPIRE: Kung Fu Panda – Jan Hudec

De fugitivo a alcanzar la medalla más codiciada del mundo, una historia de superación.
Portrait of ski racer Jan Hudec
Jan Hudec © Rossignol
Por Riikka Rakic

INSPIRE se centra en los deportistas que van más allá de la excelencia deportiva y que hacen otras cosas extraordinarias en la vida.

‘Kung Fu Panda’ es la historia de un oso panda un poco flojo llamado Po, que finalmente se convierte en un héroe del kung fu cuando aprende que si cree en sí mismo, puede conseguir lo que se propone.

No es ninguna coincidencia que el apodo de Jan Hudec sea Panda. Bajo la atenta mirada de su entrenador, Johno McBride, Jan ‘Panda’ Hudec ha recorrido un largo camino, al igual que Kung Fu Panda.

La carrera de esquiador de Jan es una demostración de perseverancia, incluyendo algunos regresos tras varias operaciones. En su carrera se han alternado grandes éxitos y graves lesiones. El invierno pasado, este medallista de plata en los mundiales de 2007 acabó con una sequía olímpica de 20 años del equipo de Canadá con una medalla en Sochi. Este talentoso esquiador volvió a demostrar su pasión por este deporte y su fe en sí mismo.

Para hacer algo bien, se necesita pasión. Para superar los obstáculos del camino, necesitas tener fe. Es una mezcla.

“Soy un apasionado del esquí pero también confío en mí mismo. Da lo mismo lo complicado que hayan sido las cosas, siempre he sabido que había una forma de darle la vuelta,” comenta.

La historia personal de Hudec comienza cuando su familia tuvo que huir de sus tierras en la República Checa en barco cuando aún era un niño pequeño. Después de pasar algo más de cuatro años en Alemania, los Hudec se asentaron en Alberta (Canadá). Jan solía esquiar en Banff antes de unirse al circo mundial del esquí.

Ski racer Jan Hudec competes at World Cup Val Gardena 2014
Jan Hudec en Val Gardena © Agence Zoom

A Panda le gusta hacer todo lo posible cada día. Disfruta de la vida y tiene varios intereses como las motos, los viajes, la fotografía y la música. Para empezar, Jan es un apasionado de las motos y es un embajador de Harley Davidson. El año pasado fue seleccionado como el único piloto norteamericano en aparecer en la chaqueta de la gama Declaration of Independence en todo el mundo. También tocó la batería en la celebración que marcó un siglo del Calgary Stampede en 2012, y en la que además se llevaron a cabo los fuegos artificiales más grandes de Canadá hasta la fecha. Hace dos años, sintiendo la necesidad de tener un plan B por si acaso la lesiones volvían a afectar su carrera deportiva, Jan montó un negocio de optometría en Calgary.

Tan solo un año antes, tuvo problemas para conseguir dinero para continuar esquiando, y los superó gracias a la recaudación de fondos de sus amigos.

En Chamonix 2012, Jan ganó sus segunda carrera de la Copa del Mundo y regresó al top 10 mundial. De pronto montó el movimiento PandaHAUS para apoyar a los jóvenes deportistas. A través de PandaHAUS, Jan se convirtió en el patrocinador personal de dos compañeros del equipo de Canadá.

Es mi manera de devolver al deporte lo que éste me ha dado. Es una forma de ayudar y orientar a otros deportistas que están un poco por detrás. No estaría donde estoy hoy en día, si no fuese por el apoyo de gente con un gran corazón.

Después de su gran éxito en Rusia, Jan ha hecho grandes cambios en su vida. Vendió su negocio de optometría para dedicarse al esquí. Por primera vez su único plan es convertirse en el mejor esquiador posible. Pero también quiere pasar más tiempo con su hijo Oaklee. Ser padre no es fácil cuando te pasas 200 días al año viajando, y ahora Jan siente que es importante devolver a los que más importantodo lo que ellos le han dado.

Todo lo que Jan hace, lo hace en ‘plan tranquilo’. O “con estilo” como él dice. Pasándoselo bien, disfrutando de la vida y devolviendo lo que la vida le ha dado… Ése es el estilo tranquilo de Panda.

La temporada de esquí alpino ha empezado. Si no te quieres perder ninguna historia, síguenos en Facebook. -

read more about
Next Story