5 consejos para ser mejor freeskier en un solo día

No vas a ganar al mismísimo Tjäder, pero estos tips te ayudarán a coger confianza sobre tus esquís.
El freeskier Christof Schenk ejecuta un backflip en el Jon Olsson Invitational de 2014
Los backflip siempre son interesantes de ver © Kyle Meyr
Por Kyle Meyr

Muchos de nuestros aspirantes a freeskiers tienden de forma equivocada a saltarse los pasos básicos cuando se ponen sobre los rails o con saltos. Esto es un error. Parecemos torpes agitándonos como si fuéramos a aplastar moscas imaginarias en cada aterrizaje, switch-up o 720. ¡Es hora de ponernos las pilas y enorgullecerse de nuestro esquí!

Admítelo, eres uno de estos esquiadores. Viste unos twintips e inmediatamente le diste una oportunidad como si fueras un genio. Con el tiempo aprendiste, pero está claro que te has saltado algunos pasos. Bueno, estamos aquí para recordarte que incluso los mejores esquiadores necesitan volver a recordar lo básico de vez en cuando para refinar y mejorar su estilo.

Así pues, os dejamos cinco consejos sobre cómo convertirte en un freeskier mejor en solo un día.

Lars Tynes ejecuta un 180 Japan en Hafjell (Noruega)
Reduce la velocidad y céntrate en el grab © Kyle Meyr

1. Enseña a alguien a esquiar

Ofrécete voluntario para dar clase a uno de tus amigos novatos y piensa detenidamente lo que hace falta para iniciarse en los giros y enlazarlos. Piensa la forma en que cabeza, hombros, caderas, rodillas y pies se mueven cuando giras, y después intenta explicárselo a tu amigo. Solo sabrás realmente cómo funciona esto si eres capaz de explicárselo a un niño de cinco años... y él lo entiende.

Jesper Tjäder ejecuta un Switch Triple Frontflip en el JOI 2014.
Toma nota del rey del aire © Kyle Meyr

2. Switch durante una hora

Esto tiene que ver con la disciplina. Puede que tengas que esquivar a toda la estación, pero debes pasar una hora esquiando de espaldas. Esperamos que en una carrera te des cuenta de que no eres un as con esto, y que, al fin y al cabo, necesitas practicar tu switch. Por esto compraste los twintips, así que céntrate en enlazar cambios de dirección y haz que todo vaya bien.

3. Machaca tus giros antinaturales

Esto es para los más avanzados, los que saben que podrían haberse saltado un paso en su camino a hacer un 900. Pasa una hora en la pista dando vueltas y machacando tu lado no natural. Comienza con 180 grados y ve subiendo hasta que te sientas lo suficientemente seguro como para dar el siguiente giro.

Martin Stadheim ejecuta un 360 tail grab.
Cada grab puede hacerse más interesante © Kyle Meyr

4. Pegados al 360

Deja de intentar girar en el futuro y vuelve al 360. Además de ser uno de los giros más divertidos que hay, es una gran oportunidad para reintroducirte en el arte del grab y el carving. Intenta todos los grab que puedas hacer... y más. Recuerda que, tanto en los giros de 360 en carving o sin carving, si no agarras, no cuenta.

5. Backflip (pero solo si eres bueno)

Además de ayudarte con tus volteretas, los backflips te recordarán por qué escogiste twintips antes de otra cosa... ¡Es simplemente divertido! Nada mejor que un backflip para saber que estás en un buen momento. Asegúrate de que has desarrollado las habilidades necesarias, un backflip fallado de forma estrepitosa nos avisa muy bien de que nos falta talento.

¿Te gustan nuestras historias? ¡No te pierdas ninguna con un simple LIKE a nuestro Facebook o siguiéndonos en Twitter!

read more about
Next Story