Marcus Kleveland, a tope en su primer backcountry

Eero Ettala engatusa al niño prodigio y Kleveland nos sorprende con estos trucazos en el polvo nipón
Marcus Kleveland en Japón
Primeros pasos en el espeso backcountry japonés © Markus Fischer
Por Markus Fischer

Mi primer recuerdo de Marcus Kleveland fue en el Burton European Open de 2012. Marcus tenía 12 años entonces y recuerdo cómo me impresionó su estilo a pesar de su edad. Por supuesto que ya había oído algo sobre su habilidad, pero verle en directo en plena ladera fue diferente. Terminó duodécimo, y volvió el siguiente año para ganar el Junior Slopestyle.

El mismo año clavó su primer Triple Cork, ¡con solo 13 años!

Eso sí, hacerlo bien en el park es una cosa, pero demostrar tus habilidades en el backcountry es otra. He visto a muchos riders pasarlo muy mal o incluso fallar en el polvo.

Allí todo es diferente: búsqueda de los sitios perfectos, senderismo (algunas veces incluso durante horas), construir jumps y, por último pero no menos importante, ripar en la nieve inexplorada, que es casi el polo opuesto a lo que se hace habitualmente en los kickers.

Lo mejor es que te unas a un equipo de riders experimentados en backcountry para que te enseñen y elige un terreno de fácil acceso y que ofrezca muchos spots diferentes. Cuando Eero Ettala y Heikki Sorsa le ofrecieron a Marcus unirse a ellos para viajar a Japón, era pan comido para él.

Marcus Kleveland echa un vistazo al despegue en la nieve japonesa
Marcus y Eero echan un vistazo al despegue © Markus Fischer

Asahidake (Japón), un par de semanas más tarde: una enorme bajada junto a un acantilado no es exactamente la opción más fácil para el primer intento, pero Eero conoce el lugar como nadie y está a solo una pequeña caminata desde nuestro hotel.

Marcus está asustado pero con muchísima energía y ganas a la vez. Eero le enseña cómo preparar el arranque, cómo calcular la trayectoria en la curva, a cuánta velocidad debe ir y, después de algunos buenos consejos, lo da todo con su oportuno primer Backside Three.

En el siguiente par de días Marcus coge más y más confianza. Empieza a buscar sus propios spots, los prepara y los ataca sin la ayuda de Eero o Heikki. Su estilo ligero se adapta al terreno perfectamente y, aunque parece que lo pasa mal en el senderismo, se le puede ver disfrutando en el backcountry, matador en cada salto.

Le preparamos un pequeño reto y le hacíamos un truco todas las mañanas. Si pasaba el truco, estaba todo bien. Si no, le prepararíamos su desayuno el día siguiente. Después de ver su expresión mirando los manjares japoneses, te puede imaginar lo motivado que estaba para clavar el truco.

Marcus Kleveland ripando el polvo de Japón
Cab 5 Underflip. ¡Sin problema! © Markus Fischer

El último día (después de hacer una locura de Back7 Tuckknee) le preguntamos si quería volver al jump, con la esperanza de que hiciera un truco aún más loco. Respondió que tenía ganas de hacer un Backflip.

No era lo que tenía en mente, pero me parecía bien, ya que el descenso era ya un buen reto en sí. Lo que vino después fue probablemente el Backflip más tranquilo que he visto y el mejor ejemplo de la mentalidad de Marcus. Puede lanzarse a hacer los trucos más locos, pero nunca con un tono demasiado serio ni formal, siempre son ese toque de diversión.

El futuro es brillante. Marcus ha dominado el snowboard freestyle en solo un par de días con la facilidad de un chaval de 15 años. Espero que se salga en uno o dos torneos por año para ripar y rodar en backcountry. ¡Bien hecho, pequeño Padawan!

¿No te quieres perder nada del mundo del snow? ¡Sigue a RedBull.com/Snow en Twitter y dale un LIKE a nuestro Facebook!

read more about
Next Story