¡Así nace y se hace un diseñador de snowparks!

¿Cómo se pasa de ser un profesional del freeski a un diseñador de snowparks? Como hizo este hombre.
El snowpark Stubai Zoo en el Glaciar Stubaier
El snowpark Stubai Zoo en el Glaciar Stubaier © Pally Learmond
Por Andi Spies

Dirk Schneumann compitió en muchos torneos de freeski durante sus seis años como profesional antes de decidirse a fundar su propia empresa, llamada Schneestern, para construir snowparks. Hablamos con Schneumann para que nos cuente más sobre su sueño de convertir su hobby en su profesión y sobre lo que hace falta para trabajar para Schneestern.

¿De dónde sacaste la idea de Schneestern?
Después de terminar mi carrera como freeskier profesional empecé a ripar en mi estación de esquí casera de Allgäu. Allí no había ni un solo snowpark, así que, motivado por mi propio interés, me pregunté si podía construir mi propio kicker. Me fui a coger unos pequeños rails al depósito de chatarra y ese fue el pequeño primer paso de la creación.

A la vez, estaba decidido a cambiar de trabajo y, cuando vi que había más gente interesada en mi idea, decidí ofrecer mis servicios a otras personas. Mi idea era construir snowparks en invierno y hacer surf y relajarme en verano.

Dirk Scheumann y la sede de Schneestern
Dirk Scheumann y la sede de Schneestern © Schneestern

¿Funcionó todo desde el comienzo?
No exactamente. El negocio fue tan bien en nuestro primer invierno que recibí tantos pedidos y trabajé tanto que no pude relajarme en verano.

¿Recibiste algún tipo de entrenamiento o formación?
Soy carpintero e ingeniero de la construcción. Al principio se me pasó por la cabeza estudiar para ser ingeniero pero comencé el negocio y me olvidé de ello.

¿Ayudó tu experiencia previa en otros trabajos a que Schneestern funcionase?
Sin duda. Como carpintero he trabajado en muchos sitios de toda Europa, y ser ingeniero de la construcción ayuda a planificar el snowpark. A eso añade mi conocimiento del freeski y tenemos la combinación perfecta.

Kai Mahler hace un big air en el Stubai Zoo
Kai Mahler a por todas en el snowpark Stubai Zoo © Pally Learmond

Seguro que crear tu propio negocio no siempre fue fácil. ¿Cuáles han sido algunas de las dificultades que habéis experimentado?
Lo más raro fue registrar la empresa. No hay un oficio asignado a lo que hago, así que tuve que inventar el nombre de mi tipo de negocio y describirlo. Gracias a eso, desde el año 2000 se puede registrar un negocio como 'construcción de instalaciones recreativas y deportes de invierno'.

¿Cómo ha evolucionado tu compañía?
Desde el principio he querido ofrecer un servicio completo de construcción de snowparks. Nunca quise comprar todas las piezas que te hacen falta para un park, como rails o las herramientas para formar el mismo. Hoy somos los únicos que damos un servicio de construcción de snowparks completos en toda Europa. En nuestra sede producimos más de 1.500 obstáculos para snowparks al año, y equipamos parks de toda Europa.

Jamie Nicholls en el Nike Chosen Park, Montafon
Jamie Nicholls en el Nike Chosen Park © Schneestern

¿Cuánta gente trabaja ahora mismo en Schneestern?
Tenemos como unos 30 empleados fijos y contratamos a 10-15 trabajadores independientes durante el año.

¿Y qué hacen exactamente?
Para la construcción de los parks tenemos conductores de snowcat, moldeadores de park, directores de proyectos y administradores. Para la producción de los obstáculos contamos con los típicos artesanos como carpinteros u obreros de la metalurgia.

Y luego tenemos algunas personas que no tienen las carreras convencionales pero que al ser unos apasionados del deporte nos sirven como trabajadores todoterreno. Lo importante para nosotros es que a todo nuestro personal le encantan los deportes de acción y encaja en nuestra filosofía.

Planificando el snowpark 'The Station'
Planificando que es gerundio... © Schneestern

¿Cuál ha sido vuestro mejor proyecto hasta ahora?
El proyecto Nike Chosen de hace tres años ha sido el más complicado hasta ahora. Tuvimos que montar una configuración gigantesca en apenas tres meses con la ayuda de 30 moldeadores. Solo la planificación nos llevó un mes.

La configuración del Nine Knights de Livigno también fue increíble. Construimos un halfpipe que se llevaba a cabo entre un castillo de nieve. El proyecto entero duró tres años. Durante dos años estuvimos haciendo toda la nieve para tener la necesaria para el snowpark entero.

Y el proyecto ' The Station' fue el otro gran desafío. Lo más difícil fue conseguir un permiso de obra para mover tierras y construir el terraplén en un periodo de tiempo tan corto. Movimos cielo y tierra para poder hacerlo real.

¿De dónde sacas las ideas para este tipo de proyectos?
Es diferente para cada proyecto. Los organizadores del evento suelen tener una idea y nos piden consejo para ponerla en práctica. Para 'The Chosen', Nike quería tener 'el snowpark más grande del mundo'. Hicimos una tormenta de ideas con los riders, pero la decisión final es nuestra, ya que al fin y al cabo nosotros somos los que sabemos lo que es posible.

Preparando el torneo freeski de Nine Knights en Livigno
Preparando el Nine Knights de Livigno © Schneestern

Describe tu snowpark perfecto.
Es un secreto. Te lo diré cuando tengamos la oportunidad de construirlo. La verdad es que todavía no hay nada igual y el mundo no sabe lo que se pierde...

¿Quieres estar al día de todas las noticias de RedBull/Snow? ¡Síguenos en Facebook y en Twitter!

read more about
Next Story