¡El primer cinco mil sobre esquís de Nadine!

La esquiadora vuelve diario en mano para contarnos sus primeras líneas en la nieve peruana.
Nevado Ishinca: vacaciones en la nieve de Perú de Nadine Wallner
Nuestra primera excurión a Nevado Ishinca © Andreas Vigl
Por Thomas Wernhart

¡Hola chicos!,

¡Ya sabemos qué se siente al hacer nuestros primeros giros en la nieve peruana!

Pero empezaremos por el principio. Nos acercamos poco a poco a nuestro primer cinco mil y, después preparar el viaje y buscar y recopilar toda la información posible, empezamos la aventura hacia el valle de Ishinca, donde nos esperaban tres picos: Urus (5.495 m.), Ishinca (5.530 m.) y Tocllaraju (6.034 m.).

Después de conducir rumbo al norte por la carretera principal, que durante algún tramo se convirtió en un camino bacheado, llegamos a los refugios de los lugareños.

La vestimenta tradicional femenina consiste en faldas largas, mallas de lana, sombreros grandes y chales de colores. Una vez más nos dimos cuenta de que esta cultura es completamente diferente y nos alegramos por lo afortunados que somos al poder embarcarnos en una aventura como esta.

Después de una hora llegamos a una pequeña meseta de 3.900 m. ¡Aquí conocimos a nuestro conductor de burros y sus animales! Al instante, nuestro equipaje estaba sobre los fuertes burros y podemos continuar el trayecto. Los asnos parecen conocer el camino y tan pronto como los cargan comienzan a andar.

El valle de Ishinca es muy bonito y las enormes paredes de roca imponen bastante. Ya podemos ver el Hatun Ulloc.

Después de caminar durante dos horas y media en un terreno un poco elevado llegamos a nuestro campamento, a 4.400 m. Gracias a nuestra preparación en el Hatun Machay no tuvimos problemas de aclimatación a la hora de dormir ni escalar a esa altura, por lo que decidimos emprender nuestra primera vertical de 500 m. y dejar los esquís para el día siguiente, así podíamos guardar algo de energía para subir a la cima.

Después, conseguimos acomodarnos en nuestro campamento base y disfrutar de la vista que ofrecía el atardecer. Podíamos ver como el majestuoso Tocllaraju se elevaba hacia el cielo y nos enteramos de que unos pocos días antes cuatro montañeros habían sido rescatados de ese monte y el equipo de rescate tardó dos o tres días solo en llegar hasta los alpinistas. Esto nos sirve como buen recordatorio para planear cada detalle de la misión.

5am de la mañana siguiente: suena la alarma. Desayunamos y empezamos a caminar y caminar hasta que llega el momento de apoyarse en los esquís para conseguir conquistar la cima. A 5.000 m. el aire es mucho más fino pero, después de descansar un poco, llegamos al objetivo al mediodía: los 5.420 m. ¿Qué significa esto? Nuestro primer 5.000 está aquí.

El paisaje montañoso es asombroso y es difícil no emocionarse. Ahora nos llega la oportunidad de disfrutar del descenso, que son solo unos pocos metros en vertical, pero cada curva vale la pena, ¡y mucho! Por desgracia, empieza a llover y tenemos que acelerar nuestro descenso. Preparamos los burros y empezamos el regreso a casa. Poco antes de anochecer llegamos a los refugios de final del valle.

Cansadísimos pero felices conducimos de vuelta a Huaraz. Después de tomarnos el Urus Este como un calentamiento planeamos nuestro siguiente tour, que nos llevará cinco o seis días.

Nuestro próximo destino es el Quitaraju: 6.034 m. de altura con una pendiente de 50 grados.

Nos vemos,
Nadine

¿Estás ansioso por saber cómo le irá a Nadine en la última parte de su aventura en Perú? ¡Da un LIKE al Facebook de Red Bull Snow o síguenos en Twitter!

read more about
Next Story