¡Quítate el mono de Cold Rush con estas imágenes!

La profunda nieve de Revelstoke promete ofrecernos una competición épica. ¡Mira cómo será la pista!
La estación de Revelstoke Mountain.
La estación de Revelstoke Mountain © Bryan Ralph/Red Bull Content Pool
Por Geoff Padmore & Charlie Grinnell

A diferencia de la temporada 2015, la nieve ha estado cayendo en el oeste de Canadá desde principios de diciembre, por lo que las condiciones serán fantásticas para el regreso del Red Bull Cold Rush, que tendrá lugar en Revelstoke, del 2 al 5 de febrero de 2016.

El Revelstoke Mountain Resort (RMR) ha sido, por primera vez, el lugar elegido para celebrar esta competición de freeski. Ya ha recibido 590 cm del blanco material durante el invierno. La media esta temporada ha sido de cinco centímetros diarios, lo que supone el tercer mejor año en los nueve que lleva funcionando la estación.

En el Red Bull Cold Rush los atletas se enfrentarán a todas las condiciones que ofrece el RMR: grandes montañas, acantilados y laderas. Se trata de una combinación de elementos naturales y otros realizados por la mano del hombre.

Los participantes deberán superar todos los obstáculos diseñados por el equipo del gran especialista Riley Leboe. Y para equilibrar todo, la edición de 2016 contará con una parte de ski touring que permitirá a los atletas recuperar algunos puntos que hayan perdido en otras disciplinas donde no sean tan fuertes

Haciendo los saltos para el Red Bull Cold Rush 2016.
Haciendo los saltos para el Red Bull Cold Rush © Bryan Ralph/Red Bull Content Pool

La pista

Riley Leboe, uno de los 15 hombres que tomará parte en la competición de este año, sabe mucho sobre cómo construir saltos, no en vano, lo ha estado haciendo desde hace muchísimo tiempo. Comenzó colaborando con su club local para luego trabajar en el diseño de los tres primeros eventos del Red Bull Cold Rush.

Este año Leboe vuelve a la carga con un equipo de seis hombres con la misión de diseñar, construir y preparar las pistas para unas pruebas que durarán cinco días consecutivos.

El RMR es el nuevo emplazamiento y Leboe está muy feliz porque esta montaña le ofrece numerosas posibilidades para hacer volar su imaginación. "El terreno de Revelstoke nos da muchas opciones. El acceso se puede realizar por medio de vehículos de nieve o incluso en helicóptero, lo que es ideal para controlar una zona tan extensa", dice Leboe.

El diseñador Riley Leboe inspecciona el circuito para el Red Bull Cold Rush 2016.
El diseñador Riley Leboe inspecciona el circuito © Bryan Ralph/Red Bull Content Pool

De las tres zonas principales, la de slopestyle es la que ha requerido más atención por parte de Leboe, debido a las rampas y los saltos.

"Trabajé en el Red Bull Cold Rush de Retallack hace unos años y empleamos las máquinas para hacer unos saltos enormes. Pero ésta estación está demasiado alejada para utilizar un snowcat, así que hemos hecho todo a mano. Por otra parte, esto nos ha dado más control sobre cada paso", dice Leboe.

La zona de slopestyle tiene tres caídas y cinco jumps enormes, cada uno nos ha llevado unas ocho horas para construirlo. Lo que además hemos complementado con otras zonas con características naturales.

Uno de los mayores obstáculos será un step-over que mide unos 25 metros y que, de acuerdo con Leboe, será la mayor dificultad de todo el recorrido: “el aterrizaje tendrá que ser muy largo, los atletas podrán saltar más de 33 metros”.

Será posible unir tres o cuatro saltos, con varias posibilidades de ataque con líneas diferentes. El objetivo final de Leboe es que cada obstáculo sea lo más grande posible para que los participantes puedan mostrar todo su potencial.

Para el Red Bull Cold Rush lleva mucho tiempo hacer los saltos en la estación de Revelstoke Mountain.
¡Estos saltos no se hacen solos! © Bryan Ralph/Red Bull Content Pool

Sigue a @RedBullCanada en Twitter y a @RedBullCanada en Instagram para que no se te escape nada del #ColdRush2016.

Si no quieres perderte ninguna historia de nieve síguenos en Facebook y Twitter.

read more about
Next Story