Así se hizo el vídeo de sandboard Dune Freestyle

Kuba Przygoński y Wojtek Pawlusiak nos enseñan los secretos de la grabación en el desierto.
Wojtek Pawlusiak en el Dune Freestyle en Abu Dabi, EAU, en la filmación del vídeo Dune Freestyle con el piloto de rally Kuba Przygoński.
Filmando Dune Freestyle © Paweł Truchan
Por Red Bull Polska

Si todavía no has visto el vídeo Dune Freestyle con el piloto de rally Kuba Przygoński y el snowboarder Wojtek Pawlusiak, ¿a qué esperas?

Los protagonistas te van a contar cómo fue la aventura de filmar en el desierto de Abu Dabi bajo un sol abrasador.

Wojtek, ¿cuál es la diferencia entre hacerlo en nieve o sobre la arena?
En cuanto a la técnica la diferencia no es muy grande, ¡el mayor reto fue hacer que la tabla se deslizase por la arena! Cuando estuvimos haciendo pruebas en Marruecos, mucho antes de filmar, llevé mi tabla de siempre, subí a una duna y fui capaz de moverme 50 cm... Vimos que no iba a ser tan fácil. La tabla tiene que estar preparada para ello.

Estuvimos investigando y dimos con Martín, un tipo de Perú, quien nos hizo ver que necesitábamos una tabla más dura además de una grasa especial para que la tabla se moviera en la arena. Martín se vino con nosotros a Abu Dabi como consejero. Lo sabe todo sobre sandboarding. Él sabía que la arena en Perú y en Sudamérica es diferente, contiene otros minerales, por lo que la tabla va más deprisa. En África y en Oriente Medio la arena crea más fricción. Pero si tienes la grasa adecuada y la extiendes de manera eficaz, entonces la tabla se mueve bastante deprisa.

Al tirarnos por la duna más grande alcanzamos una gran velocidad. Pienso que bajando en línea recta podríamos llegar a los 90 km/h.

Kuba, ¿fue difícil conducir el coche con Wojtek colgado de éste?
Le pusimos una cuerda de wakeboard al auto. Iba remolcando a Wojtek mientras éste se encontraba encima de la tabla pero yo no lo podía ver. Hubo momentos en los que simplemente nos pusimos de acuerdo por lo que yo iba a una velocidad constante, dando por sentado que él estaba detrás agarrado a la cuerda. Después de hacer un par de dunas paraba para ver si seguía allí. No fue fácil.

Otra consideración es que el auto de rally está diseñado para otro tipo de utilización. Sí que ruedo por dunas pero normalmente intento cruzarlas lo más deprisa posible. Aquí estábamos eligiendo las dunas que mejor le iban a Wojtek, para que pudiese hacer sus trucos. El auto se quedó clavado en numerosas ocasiones y el equipo tuvo que cavar para sacarlo. Todo el mundo supo lo difícil que es esto, algo que ocurre en el Dakar.

¿Qué fue lo más difícil del proyecto?
WP: Para mí lo más difícil fue hacer que la tabla deslizara por la arena (se ríe). A partir de ahí todo fue rodado. No hacía un calor horrible así que la temperatura no fue un problema. El aire era seco, lo que ayudaba a soportar el calor. Habría sido peor con mucha humedad.

KP: Wojtek estaba sacando mucha arena de sus botas. Para mí no supuso ningún problema porque yo estaba en el auto (se ríe). Para el equipo de filmación fue un gran reto. Trabajar en esas condiciones, en el desierto, soportando el calor y el viento. Realizaron un gran trabajo. Otra dificultad fue ajustar la velocidad y sincronizar nuestros movimientos. Así Wojtek podía saltar por encima del coche sin aterrizar en el techo. Al final lo logramos.

Ese salto por encima del coche fue lo mejor del vídeo. ¿Cuánto tiempo os llevó conseguir filmar esa escena?
WP: Hicimos tres tomas, bueno en realidad dos, porque en la primera tuvimos que sincronizar nuestras velocidades. Fue un poco estresante porque las rampas naturales de arena son algo extrañas, no puedes acercarte a ellas mientras estás girando. Tenía que derrapar en línea recta y rezar para que el final fuese feliz.

Martin, nuestro experto, me dijo que me quedé a unos pocos metros de batir el récord del mundo de vuelo de sandboarding. Él tiene muchos recursos: cómo pulir la tabla, cómo conseguir que vaya bien sobre la arena. Sin su ayuda nuestro trabajo habría sido mucho más difícil.

El vídeo dura un poco menos de tres minutos, ¿cuánto tiempo estuvisteis para filmar algo tan complejo?
KP: Estuvimos muchos meses preparando todo, la filmación en sí misma no nos llevó mucho tiempo. En total estuvimos tres días en el desierto en los Emiratos Árabes Unidos. La filmación la hicimos en dos días y medio. Repetíamos dos o tres veces cada maniobra. Me sentí cómodo rodando por las dunas con mi auto y Wojtek sabía en qué dunas podía saltar.

De hecho, las repeticiones se realizaron a petición del equipo de filmación, para que pudiesen mover el equipo y captar otro ángulo. No tuvimos que repetir las cosas 50 o 100 veces. Wojtek aterrizaba bien después de hacer los backflips y los frontflips.

WP: Efectivamente. Enseguida sabía si la duna era buena o no para este u otro truco. Si pensaba que no, seguíamos en busca de otra. Todo fue sin incidentes.

¿Se os ocurrió cambiaros los papeles?
WP: ¡No nos dejaron! El guión estaba tan ajustado que no teníamos tiempo. Tengo que admitir que tuvimos la tentación de hacerlo. Nos gustaría poder hacerlo la próxima vez.

KP: Pienso lo mismo. Disfruto mucho del snowboarding en invierno así que me encantaría intentarlo en la arena. Tenemos que hacer otro vídeo para intercambiarnos los papeles.

¿Ha sido este proyecto más interesante que otros?
WP: Para mí fue fantástico pues me sentí muy seguro aterrizando en la arena. Disfruté mucho durante la realización de Dune Freestyle, fue pura diversión. Creo que ha sido el mejor proyecto en el que he trabajado.

KP: Sí, para mí también fue algo excepcional, maravilloso. Este proyecto refleja el espíritu del deporte. Unir la conducción sobre las dunas con el deporte de Wojtek. Todo desde una perspectiva inusual. La combinación de nuestros deportes, además de la música y las imágenes tan únicas. Todo ello hace que el proyecto sea, simplemente, impresionante.

¿Te gustan nuestras historias? Síguenos en Facebook y Twitter.

read more about
Next Story