¡Para ser un pro tienes que quererlo de verdad!

Seth Hill busca el alma del snowboard en las calles de Colorado.
Por Jason Horton

Este es el tercer y último episodio de una serie en la que estudiamos qué es lo que hace falta para ser un pro snowboarder. Seth Hill vuelve a emplear una cámara de vídeo para darnos una perspectiva completamente honesta de la gran diferencia que hay entre el sueño y la realidad a la hora de ser un profesional en la actualidad. Seth ha vuelto a Colorado, su estado natal, donde ha visitado a dos equipos que representan el núcleo del snowboard: los urbanitas.

Austen Sweetin y Brandon Cocard practicando el snowboard.
Austen Sweetin y Brandon Cocard © Seth Hill RGW Productions

La primera parada fue en Boulder (Colorado) para filmar con Absinthe Films, una compañía que está formada por Austen Sweetin, Brandon Cocard y Cale Zima. Estos tipos son unos auténticos profesionales que demostraron que el secreto para una buena sesión en la calle es encontrar un lugar divertido y un cabrestante con mucha potencia.

Luego Seth se reunió con Andrew Brewer para ir a una larga lista de lugares idílicos en Colorado Springs. La misión les llevó una semana filmando sin parar. Así es la filosofía de Gotta Want It: encontrar el momento y el lugar ideal para trabajar sin descanso.

Andrew Brewer en la barandilla.
Andrew Brewer en la barandilla © Seth Hill RGW Productions

El reto es hacer algo que no se ha hecho nunca. Pasando largos días buscando el sitio perfecto, para luego regresar bajo el manto de la noche con la esperanza de practicar el snowboard antes de que llegue la policía. Hay que invertir muchas horas con generadores y luces, además de algún viaje a la enfermería a las 4 de la mañana. Así es la vida del pro snowboarder urbano. No tiene nada que ver con la idea idílica de Shaun White volando por una maravillosa montaña nevada o Travis Rice tirándose desde un helicóptero en Alaska.

Seth Hill casi colgado del árbol.
Colgado del árbol © Seth Hill RGW Productions

Es algo realmente duro y difícil, además los medios de comunicación lo ignoran completamente. Pero a pesar de ello (o quizá por eso), debido a la total falta de glamour, Seth piensa que se merece el mayor de los respetos.

¿Te gustan nuestras historias? Síguenos en Facebook y en Twitter.

read more about
Next Story