Ripa una ciudad fantasma helada del fin del mundo

Únete a Eero Ettala, Torgeir Bergrem y Sam Taxwood en la búsqueda de handrails y osos polares.
Por Jason Horton

Pyramiden, en Svalbard (Noruega), ofrece una combinación única de historia, paisaje, aventura y terreno para la práctica de los deportes de nieve. Se trata del destino perfecto para un pequeño equipo liderado por el rider maestro a la hora de deslizarse por elementos construidos por el hombre: Eero Ettala.

En este viaje, Eero estuvo acompañado por el atleta de Salt Lake City (Utah), Sam Taxwood, además de Torgeir Bergrem, un noruego del norte que sabe lo que es vivir en el Ártico.

El nombre de Pyramiden viene de la montaña con forma de pirámide que domina el horizonte. En el pasado fue una ciudad minera de propiedad rusa en la que vivieron 1.000 mineros, trabajando en uno de los lugares más inhóspitos y más al norte del planeta.

Svalbard es un archipiélago noruego en pleno Ártico. Los primeros habitantes fueron cazadores de ballenas y más tarde llegaron los mineros. Hoy es un lugar visitado por los amantes de la naturaleza gracias a sus glaciares y fiordos. De vez en cuando, por aquí también aparece algún amante del snowboard.

El último fue Xavier de le Rue, quien con un parapente buscaba descender el Degrees North. Esta vez han llegado los freestylers buscando un terreno urbano en el borde de la civilización.

Torgeir Bergrem en Svalbard, Noruega.
Torgeir Bergrem © Nitro/Markus Rohrbacher

Pyramiden se fundó en 1910 y en 1927 se vendió a la Unión Soviética para proporcionar carbón al fuego del mayor experimento de estado marxista.

El carbón duró más que el experimento, se cerraron las minas y la ciudad fue abandonada en 1998, siete años después del colapso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Hoy la ciudad tiene un pequeño hotel y un goteo constante de visitantes, pero en su gran parte sigue abandonada. Los mayores edificios y el monumento a Vladimir Lenin han quedado congelados en el tiempo, pues el gélido clima ayuda a la conservación.

Kasten Boyson y el patrón del barco regresan a casa desde Pyramiden, en Noruega, el 8 de mayo de 2016.
Kasten Boyson y el patrón del barco © Nitro/Markus Rohrbacher

Y aquí la tienes, una ciudad soviética fantasma en medio del Ártico, rodeada por impresionantes montañas, con una arquitectura que se puede atacar con una tabla de snow y sin que haya nadie que nos pare la sesión. Lo único que necesitas es alguien atento con un rifle al hombro por si se acerca algún oso polar.

¿Quieres ver cómo se grabó entre bastidores? Déjate sorprender por el paisaje surrealista y las graciosas focas en este vídeo.

Hay que acercarse lentamente por el Mar de Barents, rompiendo el hielo, que en la primera capa es más débil. Una morsa asoma la cabeza a través del hielo echando un vistazo a los recién llegados.

Cuando pisas un lugar que lleva 20 años desierto, pierdes un poco el sentido del tiempo. Las calles están vacías de gente pero llenas de nieve: aquí hay una pared que se puede atacar, allí un rail, un drop desde el tejado más allá... y, cerca de todo esto, una señal que tiene dibujado a un oso polar y la latitud: 79° norte.

Un lugar extraño y precioso al mismo tiempo que sorprende al visitante... si no fuera porque apenas hay personas que lleguen hasta aquí.

Eero Ettala construyendo un salto en Pyramiden, Noruega, el 3 de mayo de 2016.
Eero Ettala construyendo un salto © Nitro/Markus Rohrbacher

¿Has quedado fascinado por esta historia? Si quieres viajar a Svalbard o a Islandia, puedes contactar con Steve Lewis en The Empire Expeditions.

¿Quieres más? No te pierdas la presentación mundial de la película de snowboard Boom, realizada por Nitro. La podrás ver en Red Bull TV el 5 de septiembre de 2016 y podrás acompañar a Eero y a todo el equipo en sus viajes por todo el globo.

Si te gustan estos reportajes, síguenos en Facebook y en Twitter.

read more about
Next Story