Brendan Leonard escala rocas y duerme en su furgoneta. Su vida es mucho mejor que la tuya. ¿Alguna duda?

© Brendan Leonard

El año pasado no planeé ni un solo viaje de escalada, ni me tomé un solo día libre para ir a escalar. Cuando vives en una furgoneta, una de las principales ventajas es que nunca tienes que ir a “casa”; sencillamente viajas de un lugar a otro con tu casa a cuestas. En un año fui capaz de escalar al menos un día en muchas de las mejores zonas de escalada de América: Ouray Ice Park, Joshua Tree, los Tetons, Castle Valley, Red Rocks, Devils Tower, Lumpy Ridge, Vedauwoo, Rocky Mountain National Park, Boulder Canyon, entre otras.

Con una oficina móvil puedes trabajar y explorar algunos de los lugares más bellos del planeta…siempre y cuando tengas conexión a internet. Tanto mi novia como yo trabajamos a distancia, desde donde estemos con nuestra furgo, y cuando consultamos un mapa para decidir donde ir, tenemos en cuenta tres aspectos:

1.¿Hay una buena zona de escalada cerca?
2.¿Hay cafeterías, bibliotecas o cualquier otro lugar con wifi gratis?
3.¿Es posible pernoctar en la furgo (preferiblemente gratis)?

En Marzo pasamos una semana escalando en Joshua Tree, haciendo varias vías y conociendo una de las zonas de escalada más famosas del mundo. Cada mañana conducíamos al parque, andábamos hasta las paredes, escalábamos unas vías, recogíamos nuestro material y volvíamos a la furgoneta antes de que hiciera demasiado calor. Luego conducíamos a alguno de los pueblos de la zona, a una cafetería o a una biblioteca, abríamos nuestros ordenadores portátiles y trabajábamos hasta la hora de la cena. Llegado ese momento conducíamos a alguna de las zonas de acampada libre al norte de la ciudad de Joshua Tree, hacíamos la cena y escogíamos qué rutas hacer al día siguiente.

El lado negativo de esta vida es que nunca estás realmente de vacaciones; el viajar se convierte en parte de tu vida normal. Pero no tienes límites a la hora de explorar lugares nuevos. Por ejemplo: Joshua Tree se encuentra a apenas tres horas de Red Rocks. Cuando te cansas de las vías de un solo largo del granito del desierto, puedes trabajar todo el día y por la tarde conducir hasta Red Rocks y escalar vías de varios largos en arenisca hasta que te hartes. Y si resulta que Red Rocks no acaba de gustarte, el Zion National Park está a tan solo tres horas en coche hacia el Este.

El invierno y primavera pasados probamos un nuevo sistema. Algunos días dejábamos nuestra “oficina” (la cafetería o biblioteca de turno) pronto y hacíamos unos largos, por ejemplo en la arenisca de los Navajos, cerca de Moab, a última hora. Algunas semanas decidíamos trabajar el sábado y tomarnos el viernes libre para escalar alguna vía clásica, como la Solar Slab en Red Rocks (9 largos, 5a). Otros días en cambio cogíamos la mañana libre y madrugábamos mucho, para llegar antes que el gentío y hacer alguna vía como la que transcurre por la muy expuesta esquina suroeste del Headstone en Joshua Tree. Luego conducíamos hasta el pueblo y nos poníamos a trabajar con un café.

Si queremos ir a alguna parte simplemente vamos. Si se encuentra a cinco o seis horas en coche conducimos de noche o durante el fin de semana. Si en cambio solo está a dos horas de distancia, conducimos al atardecer o muy pronto por la mañana en función de nuestras obligaciones. Así, en lugar de trabajar todo el año para poder viajar durante nuestras vacaciones, trabajamos en la carretera y viajamos todo el año. Dicho esto, la verdad es que también me apetecerían unas vacaciones de verdad.