Death Valley: tierra de extremos

En pleno desierto de Mojave, el Valle de la Muerte es tierra de extremos – y de aventuras extremas.
Death Valley © Olivier Renck
Por Josh Sampiero

Las temperaturas más altas del mundo: así se conoce al Valle de Muerte, o Death Valley para los lugareños. Aunque han pasado cien años desde que se hicieron las medidas de temperatura, la temperatura récord de 56ºC es la más caliente jamás registrada. Ese sólo “detalle” hace que sea un lugar para las aventuras de supervivencia más extremas.

Death Valley National Park - todo extremos © Olivier Renck

El Badwater Ultra
¿Una de las grandes razones para visitar la zona? El Badwater es un ultramaratón anual. 135 millas (217,5km) de un infierno de sudor y dolor que se suele correr en menos de 24 horas. La 26ª edición del evento acaba de completarse y atrae a corredores del mundo entero puesto que es una de las pruebas más difíciles del calendario mundial de ultramaratones.
 

La Sierra Nevada enmarca el panorama del fondo. © Olivier Renck

La carrera, que suele empezar a las 6 de la mañana para permitir a los atletas aprovechar las temperaturas frescas de la noche, suele tener un número muy alto de abandonos pero este año fue más brutal que otros. ¿Por qué? A las 9 de la mañana el termómetro ya apuntaba 38 grados, algo que no suele antes de mediodía. A pesar de todo, el ganador, Carlos Alberto Gomes de Sa completó la prueba en algo menos de 25 horas.

El Valle de la Muerte, de cabo a rabo.
Esta primavera, la nueva figura de las pruebas de larga distancia, Chase Norton, atravesó Death Valley de una forma diferente, a su manera. En el documental de la aventura, llamado Death Valley: Chase’s Way, Norton comienza al norte del parque y toma rumbo hacia su frontera sur, a 228 millas (368km). ¿La diferencia entre el Badwater y la opción elegida por Norton? Norton pasó la mayor parte del tiempo fuera de pistas y lo hizo sólo, cargando él mismo con su comida y agua en una mochila que no pesaba más 14,5 kg.
 

Sabemos qué es lo que piensas: ¿qué pasa con el agua? El Valle de la Muerte es un desierto pero existen fuentes naturales de agua. Con una planificación suficiente de antemano, Norton no necesitaba llevar consigo más del equivalente de dos días de consumo de agua.

Durante ocho días corrió un maratón al día, sobre arena, roca, gravilla y, en las cotas más altas, incluso nieve. Aunque en verano está garantizado que las temperaturas alcancen los 54 grados muchos días, en primavera, otoño e invierno pueden variar de un calor aplastante a un frío gélido.

Norton atravesó arena, rocas y nieve. © Olivier Renck

“Todo era posible gracias a mi equipamiento,” explica Norton. “Para carreras rápidas, sin asistencia, hay que correr ligero.” Chase mantuvo el peso bajo mínimos gracias a equipamiento ultraligero como por ejemplo una mochila Caldera de 35 litros de Berghaus, un cobijo minimalista a base de un tejido de cuben de alta tecnología e incluso un tenedor de titanio.

Sí, hay arena... y mucha. © Olivier Renck

Tras completar la ruta en ocho días, con más de 50 millas (80km) recorridas el último día, Norton volvió con el fotógrafo Oliver Renck para hacer las fotos que ves aquí. ¿Volverá a enfrentarse a Death Valley una vez más? No de inmediato. “Tengo la mirada puesta en otras aventuras,” nos comenta.

Todo el campamento entraba en una mochila de 35L. © Olivier Renck

Red Bull Endurance Research
Para Red Bull, el Valle de la Muerte no sólo es el lugar más caliente del planeta, es una base de investigación temporal para el proyecto Red Bull de estudio de la alta resistencia de los atletas. En dicho proyecto se analiza científicamente el consumo de energía y la eficiencia gracias numerosas máquinas de medida de potencia, tests de conversión de oxígeno y mucho más. No te pierdas el vídeo de debajo y estate atento al canal Aventura de Red Bull para descubrir dentro de poco lo que tanto atletas como Red Bull han descubierto sobre la resistencia extrema.
 

La carga ligera le permite desplazarse rápido. © Olivier Renck
read more about
Next Story