Aventuras subterráneas en China

El fotógrafo Robbie Stone visita con unos exploradores una de las cuevas más grandes del mundo.
Expedición para explorar cavernas en el mastersistema de Tongzi, al norte del condado de Wulong, en la provincia china de Chongqing.
Una pista de baile para elefantes © Robbie Shone
Por Tarquin Cooper

Cuando se trata de descubrir nuevos destinos da la impresión de que poco queda sin recorrer pero hay un lugar al que ni Google Earth consigue llegar : bajo tierra.

En el pequeño mundillo de exploradores subterráneos existe todo un universo de posibilidades. En zonas remotas como China, enormes sistemas de cuevas se descubren día a día.

El fotógrafo y espeleólogo Robbie Shone, de 33 años, ha participado en dos viajes a un sistema de cavernas del norte de Wulong, a dos horas al este de Chongqing (con una población de 30 millones de habitantes es una de las ciudades más grandes y menos conocidas del mundo).

“Es una zona donde hay montes de exploraciones subterráneas posibles,” nos comenta.
 

Robbie Shone fotografiando durante la expedición
Robbie Shone: explorador de cavernas y fotógrafo © Rob Eavis

El británico, residente en Innsbruck, Austria, estuvo en la zona por primera vez en 2012 y volvió a principios de este año para documentar el periplo con su cámara (no te pierdas sus espectaculares fotos en esta galería).

Se juntó con una exploradora de cavernas profesional, de origen americano, llamada Erin Lynch y cuyo equipo ha descubierto una de las cavernas más grandes del mundo, Cloud Ladder Hall, en 2007, que tiene 300 metros de altitud y 150 de diámetro.

“Lo más llamativo, y único, es que está repleta de nubes. Tiene su propio sistema meteorológico. Es lo que hace que sea tan impresionante y añade un gran nivel de misterio al lugar,” nos cuenta.

“Cuando gritas, el eco vuelve 5 ó 6 segundos después. Es una experiencia muy intensa.”

Expedición para explorar cavernas en el mastersistema de Tongzi, al norte del condado de Wulong, en la provincia china de Chongqing.
La luz brilla en Cloud Ladder Hall

Robbie comenta que el atractivo de estas aventuras es el poder descubrir algo nuevo. “Podrías ser la primera persona del mundo en atravesar un pasillo y no sabes nunca qué es lo que te espera del otro lado. Ese es el mejor aspecto de estas exploraciones.”

“Hacer fotos en este entorno también es todo un reto,” añade. “No hay luz natural y no es fácil acarrear con todo el equipo fotográfico.”

Las cavernas en China son diferentes de las de Europa y del resto del mundo. En los Alpes hay descensos verticales y los espeleólogos pasan mucho tiempo colgados de cuerdas. También hace mucho más frío. Las cuevas suelen empezar a unos 2.000 metros de altura y las temperaturas suelen rondar los 4-5 grados.

En China, en cambio, la temperatura media es de 16-17 grados. “Se suda un montón,” comenta Robbie.

La próxima etapa para el fotógrafo residente en Innsbruck es la exploración de cavernas de hielo en el glaciar de Gorner, en Suiza, a finales de este mes. Puedes descubrir algunas de sus fotos previas aquí. Pero una cosa está clara y es que volverá a China.

“Podrías pasar una vida entera explorando cavernas allí,” nos asegura.


Descubre más ejemplos de su fotografía en www.shonephotography.com.
 

read more about
Next Story