Kilian Jornet se prepara para el Red Bull Elements

Llega la hora del Red Bull Elements y un atleta muy especial tomará la salida: Kilian Jornet.
La morfología ligera de Kilian es ideal para subir © zooom.at/Markus Berger
Por Robbie Lawless

Cuando Kilian Jornet tome la salida del Red Bull Elements, este fin de semana, lo hará con el reconocimiento de ser uno de los atletas montañistas más completos del planeta. Este verano ha roto esquemas con su nuevo récord de ascensión del Mont Blanc y del Matterhorn.

Sí, se trata de la carrera Red Bull Elementes. © Dom Daher/Red Bull Content Pool

No estamos hablando de sobrepasar límites, estamos hablando de hacerlos trizas y de abandonarlos a un lado del camino tras el sello singular de sus playeras de trail running, testigo de su paso. Pero dejemos una cosa bien clara: esto va mucho más allá del mero hecho de hacer trail running. Mucho, mucho más allá…

“Es importante decir que no se trata de trail running sólo porque se usa calzado de trail running,” subraya Kilian. “Es alpinismo. Es una práctica peligrosa.” Sí, lo es, está claro, pero también es un género evolucionado de alpinismo ultra ligero y ultra rápido, una especie de alpinismo al desnudo, purista y con el catalán de 25 años liderando la carga.
 

Kilian Jornet tras la Transvulcania 2012 © zooom.at/Markus Berger

Toma por ejemplo las proezas de Kilian en el Mont Blanc y en el Matterhorn: dos montañas icónicas, una de ellas siendo la más alta de Europa y la otra la cara más idílica de los picos alpinos… pero ambas extremadamente exigentes y peligrosas. Batir ambos récords en seis semanas ya es increíble de por sí pero que lo hiciera en mitad de un calendario de competiciones cargado hasta rebosar da a la proeza un estatuto casi místico. De hecho, tiene más ascensos planeados dentro de su proyecto Las cumbres de mi vida.

Comparando ambos récords, Kilian comenta a Redbull.com/adventure: “El Mont Blanc fue más físico. No es tan técnico pero no deja de ser peligroso debido al glaciar, la nieve y el hecho de estar a casi 5.000 metros de altura.”

La velocidad siempre es la esencia. © zooom.at/Markus Berger

La tecnicidad de un recorrido es subjetiva pero el tiempo es el tiempo. El crono del recorrido Chamonix – Mont Blanc – Chamonix se paró al cabo de 4 horas y 57 minutos. Con su nueva plusmarca hizo añicos el récord que prevalecía desde hace 23 años recortándolo 14 minutos. Impresionante. Luego desplazó su objetivo hacia el Matterhorn y, en particular, el “récord imposible” de Bruno Brunod.

El récord de Brunod en el Matterhorn es tierra de leyenda. Completado en un tiempo de 3:14:44 en 1995, es una proeza que muchos consideraban como simplemente imbatible. Kilian sabía que para poder batir esa marca le haría falta mucha concentración y una entrega total: “Pasé tres semanas allí, tratando de entender las condiciones,” recuerda, “tomando el tiempo necesario para comprender la montaña”.
 

Kilian Jornet, del equipo Kilians Choice, en el Atomic Waymaker, en Dachstein, Austria, el 7 de abril de 2013
Kilian también es campeón del mundo de travesía © Armin Walcher / Atomic / Red Bull Content Pool

Es esa comprensión profunda, alimentada por muchas horas de travesías, la que le permitió fluir con naturalidad el día del récord. “Me sentí realmente bien,” nos dice. “Fue un placer, es lo que más me gusta hacer: una prueba física, técnica y mental.”

Luego añade: “¡No fue técnicamente muy difícil pero es un recorrido muy expuesto!” Expuesto y peligroso: ver a Kilian correr montaña abajo, con una mano guanteada deslizándose sobre una cuerda fija como única protección contra cualquier caída eventual, pone muchas cosas en perspectiva. Su carrera lidiaba realmente con el límite.

¡Cuando Kilian llegó de vuelta al valle había machacado el récord “imposible” de Brunod, reduciéndolo 22 minutos!
 

Kilian Jornet corre durante el Red Bull Elements, en Talloires, Francia, el 15 de setiembre de 2012
La mirada de la determinación... y de la velocidad © Dom Daher/Red Bull Content Pool

Habiendo crecido en una casita de montaña en el Pirineo Catalán, dos de las características de la personalidad de Kilian son su humildad y un conocimiento experto que reconoce la montaña como la que realmente manda. Eso es algo que se manifestó claramente el fin de semana pasado cuando él y la campeona de trail running y amiga, Emelie Fosberg, tuvieron que ser rescatados tras ser sorprendidos por el mal tiempo en plena escalada del Espolón Frendo, en la Aiguille du Midi, en Chamonix. El rescate también trajo consigo otro hecho: no todo el mundo aprueba la visión ultra ligera del montañismo de Kilian.

Hay guías de alta montaña enojados con el hecho que las proezas de Kilian puedan inspirar a la gente a enfrentarse a la montaña mal equipados aunque ésta sea una tendencia que Kilian quiere desalentar. “Los peligros son los mismos que en el alpinismo y hay que tener mucho cuidado,” nos dice. “El precio a pagar puede ser muy caro si se cometen errores, especialmente cuando se viaja ligero.”

Pero todo acabará en el baúl de los recuerdos en cuanto se coloque en la línea de salida del Red Bull Elements. “Siempre es divertido y un gran momento,” nos dice.
 

read more about
Next Story