Fotos: 20 días abordo de un barco de regatas

Sin w.c., sin frigo, sin problema, la fotógrafo de aventura Jen Edney documenta una travesía.
Por Josh Sampiero

Cuando la fotógrafo Jen Edney presentó su candidatura para ser reportero abordo de un barco Volvo Ocean Race, pensó que antes tendría que hacer algo de vela para contar con algo de experiencia. La oportunidad llegó con la entrega de uno de los barcos de 70 pies de la Volvo Ocean Race, y que tenía que navegar de Honolulu a Filipinas.

La aventura suponía vivir 20 días abordo de un barco ultraligero, minimalista, diseñado para regatas y no para el confort. Jen era la única mujer de un equipo constituído por siete hombres de seis países diferentes. ¡No es exactamente el lugar donde uno podría pensar dar con una chica nacida en Omaha, Nebraska, y que solía tener miedo del océano!

Un consejo: usa tu teclado para ir de foto a foto
Volando sobre la proa
Volando sobre la proa Con montones de viento para dar vida al barco de 8.000.000$ que vuela sobre el agua apesar de tener el foque plegado (en primer plano). © Jen Edney/edneyap.com
Trabajo de equipo
Trabajo de equipo Un barco Volvo Ocean Race no es la típica barquita para pescar al borde del lago, cada maniobra requiere un esfuerzo perfectamente coregrafiado. © Jen Edney/edneyap.com
¡Ojo con ese cabo!
¡Ojo con ese cabo! En un velero las cuerdas se llaman cabos, siempre tienen que estar bien enrollados y atados y sólo eso ya es un trabajo a tiempo completo. © Jen Edney/edneyap.com
Más allá de la borrasca
Más allá de la borrasca "Había una pequeña borrasca. Estábamos tras un super tifón que había arremetido contra Filipinas unos días antes de que llegáramos. Luego, había un tifón más tras él pero que no era una amenaza para nosotros. En la foto parece cosa muy seria pero el viento rara vez soplaba a más de 20 nudos." © Jen Edney/edneyap.com
Pescado fresco
Pescado fresco "Desafortunadamente, no conseguimos pescar mucho y como no había frigo en el barco teníamos que comer lo que cogíamos en el momento así que hacíamos sashimi. Más fresco imposible." © Jen Edney/edneyap.com
¡Hombre al agua!
¡Hombre al agua! Un baño muy merecido tras la llegada a Filipinas. © Jen Edney/edneyap.com
A la sombra de las velas
A la sombra de las velas "El sol nos obligaba a ser creativos y a encontrar todo tipo de astucias para combatir el calor como aquí, por ejemplo, con sombrillas hechas con velas. Una vez, los chicos construyeron una piscina con una vela. Había mucho tiempo libre, puntuado por momentos breves de gran excitación." © Jen Edney/edneyap.com
Un buen refrigerio
Un buen refrigerio "No hay manera de llevar abordo agua suficiente para ocho personas durante 20 días. La máquina de desalinizar nos permitía tener agua cargada de electrolitos para ayudarnos con la hidratación y las vitaminas." © Jen Edney/edneyap.com
¡Izad esa vela!
¡Izad esa vela! Izar las velas, masivas y poderosas, exige más fuerza que la que puede producir un humano. Dos miembros del equipage se enfrentan al winch. Jen comentaba: "Yo era el octavo hombre así que pasaba 4 horas de guardia y 4 de descanso. Durante los cambios de vela me tocaba winch y sino el timón." © Jen Edney/edneyap.com
A toda vela
A toda vela "Este barco Volvo Ocean Race de 70 pies de eslora ha sido diseñado para la velocidad, no para ofrecer confort. El típico barco alcanza una velocidad media de travesía de 12 a 20 nudos pero este barco era capaz de rondar los 40." © Jen Edney/edneyap.com
Travesía húmeda
Travesía húmeda Aunque la mayor parte de la travesía la hicimos con aguas tranquilas, en cuanto el mar se levantaba el agua invadía el puente. Y no había respiro alguno cuando se escondía el sol. "No hay descanso," explicaba Jens. "Navegas toda la noche." © Jen Edney/edneyap.com
La sauna de fibra de carbono
La sauna de fibra de carbono "El barco es de fibra de carbono y es muy ruidoso... y caliente. Vivíamos debajo del agua. Acabé acostumbrándome. Cuando subí abordo la primera vez les dije: 'Tratadme como un chico más'. Y eso hicieron. Cuando tiraban desechos (sí, desechos humanos) por la borda, gritaban: '¡Bomba va!'" © Jen Edney/edneyap.com
Un barco de bananas
Un barco de bananas "Cuando llegamos al canal cercano a Filipinas, los chicos querían ir a la playa, para ver si encontraban cervezas y tabaco. ¿Pero cuál fue el verdadero bonus? Un lugareño vino y nos ofreció fruta de su jardín. ¡Fue todo un gustazo!" © Jen Edney/edneyap.com
La etapa final: Filipinas
La etapa final: Filipinas Una aventura de más de 4.000 millas náuticas que llegó a su fin en Subic Bay, cerca de Manila, en Filipinas. "Sí, fue un gustazo bajarnos del barco al fín," explicaba Jen. © Jen Edney/edneyap.com
read more about
Next Story