Rickshaw Run, todo India en motocarro

Un viaje épico por todo India que, en cada esquina, ofrece aventuras tan inesperadas como locas.
Esto es una "buena" carretera. © The Adventurists
Por Josh Sampiero

Rickshaw Run es una travesía de India en motocarro, un proyecto de locos donde el mero hecho de acabar es toda una proeza. Organizado por los muy dementes de The Adventurist, cuya filosofía es hacer que el mundo sea un lugar menos aburrido, se trata de un reto que hay que completar en un motocarro con motor de segadora.

A principios de Setiembre, docenas de equipos del mundo entero se metieron en esos vehículos mutantes para recorrer los 3.500 km que separan las ciudades de Shillong y Jaisalmer y casi todos atravesaron la línea de meta. Durante el evento, Matt Dickens, responsable de la organización in-situ para The Adventurist, se entera de todo lo que va bien… y de todo lo que sale patas arriba. He aquí un resumen de lo más llamativo.

Por las nubes
“¡Rickshaw Run no es una carrera, no hay circuito, ni recorrido impuesto, solo un destino final! No sabemos cuál ha sido el equipo que ha recorrido la mayor distancia porque ninguno de los sistemas de medida que hemos colocado en los vehículos funcionaba. Lo que sí sabemos es quién fue el que subió más alto. Un equipo atravesó Nepal y alcanzó una cota de 2.488 metros de altura. Lo mejor, según cuentan, fue la bajada. ¡Y no hace falta ni que lo digan!”
 

No todo es polvo y barro. © The Adventurists

Querido motocarro...
“Los vehículos alcanzan cerca de 60 km/h de velocidad máxima. El motor sólo tiene 7 caballos de potencia y menos de 150cc. Para ponerlo en marcha hay que tirar de la cuerda de arranque, una cosa más que amenaza siempre con romperse. Hay motores que incluso han estallado en llamas a 60 km/h. El tanque de ocho litros tiene que llenarse cada día. Se trata de un motor de dos marchas y hay que mezclar aceite con la gasolina. Se pueden recorrer cerca de 150 km con un depósito lleno, ¡es muy económico hasta que el motor se te estropea o te das un trompazo!”


La mejor reparación de fortuna

Exigió un trozo de bate de cricket y aguantó 40 km. ¿La mejor manera de salir airoso en un caso así? ¡Buscar ayuda! “India es un país con una gran concentración de mecánicos lamentables pero también darás con algunos de los mejores del mundo,” explica Dickens. “¡He visto a un crío de diez años arreglar uno de los motocarros con tan sólo una cuchara y acabar con un motor que ronroneaba como un gatito!”
 

Serás la cosa más pequeña de la carretera. © The Adventurists

Tripas maltrechas
“Ese problema está garantizado. Está claro que en algún momento acabas con problemas digestivos. Un tipo pasó 27 horas sentado en la taza del water antes de poder volver a andar. Acabó muy deshidratado.” Por supuesto puede ser incluso peor. “Un equipo llegó a un pueblo y les acogieron como invitados de una fiesta especial. Los aldeanos se presentaron con un plato repleto de gusanos y larvas. Los invitados tuvieron que ser educados, poner buena cara y comerse los bichos… ¡y en cuanto acabaron con el plato los lugareños les trajeron uno más!”

Golfos apandadores
¿La gran historia de esta carrera? Un grupo de bandidos que, armados con pistolas, robaron todo lo que un equipo tenía. Tuvieron que abandonar el evento y fueron directos a Delhi para que les hicieran pasaportes nuevos. Otro equipo tuvo más suerte. Un grupo de bandidos se interpuso y les amenazó con palos ¡pero los neozelandeses llevaban machetes y los ladrones pusieron pies en polvorosa mientras les perseguían los kiwis con cara de pocos amigos!
 

A veces te hará falta asistencia para cruzar ríos. © The Adventurists

Hay ladrones de calzoncillos…
Pero no te preocupes, no son los demás contrincantes (esperamos), son los animales salvajes del país. Un equipo entró en su habitación de hotel y descubrió como un mono estaba urgando en sus mochilas. Le persiguieron con una espada para tratar de recuperar todo lo que el mono jocoso les había robado. ¡Podía tratarse de elementos esenciales para el resto del viaje! Al final, ¿sabes qué es lo que se llevó el bicho? ¡Un puñado de calzoncillos!

Puede haber accidentes
Y no estamos hablando de visitas múltiples al w.c. (aunque ese tipo de accidentes también ocurre). Un equipo accidentó su vehículo antes incluso de que empezara al prueba. Matt nos cuenta: “¡El tipo incluso se rompió la muñeca! ¡Le pusieron una escayola y pudo hacer la carrera hasta el final!”

 

Todo está en la decoración del motocarro. © The Adventurists

Al cocherito leré…
“Un equipo de dos contaba con un miembro de 2 metros y 125 kg y su compañero no era mucho más pequeño. ¡Juntos pesaban más que el motocarro!”

Oh sí, la gran fiesta…
“No hay mejor manera de acabar una gran aventura que con una buena fiesta… y por fiesta nos referimos a 1.500 cervezas. Fue la cantidad consumida en el festejo final de este año. ¡Fue algo bueno que nadie tuviera que viajar al día siguiente!”

No te pierdas los demás eventos organizados por The Adventurist y apúntate si lo que buscas es una buena dosis de caos.
 

De vez en cuando había obstáculos ocasionales. © The Adventurists
read more about
Next Story