Video: Conoce el buceo extremo

Un nuevo deporte está saliendo del agua para retarnos a intentarlo.
© steren.giannini/Creative Commons
Por Rafael Ochoa

Imagina que te pones el traje de neopreno, los tanques llenos de oxígeno, el regulador, la máscara de buceo, las aletas, y estás listo para sumergirte alrededor de 100 metros. La apnea es eso, sólo que sin la ayuda de los tanques y el regulador. La misma distancia. Tal vez con aletas y neopreno, pero con tu cuerpo y pulmones como únicos instrumentos de buceo.

No para cuaquiera.

También se llama buceo submarino, y como actividad, es antiguo, con tribus de todo el mundo que la practicaban para pescar. Han comprobado, de manera segura y controlada, que si sumerges a un bebé en el agua, aguantará el aire 40 segundos y tratará de nadar con movimientos locos (no intentarlo, no son juguetes).

Como deporte, es más que un entrenamiento físico. Se necesita control y relajación de la mente. También una buena alimentación, ya que tu cuerpo disminuirá el ritmo del corazón para adaptarse a la falta de oxígeno. Tus pulmones deben estar más chonchos.

Apnea, buceo submarino. © steren.giannini/Creative Commons

Es una disciplina que para muchos es como volver a nadar en los océanos, cuando teníamos branquias hace millones de años.

Las competencias consisten en medir la profundidad a la que lleguen los apneístas, divididas en modalidades según sea la manera para sumergirse: con aletas o sin aletas, con peso o sin peso constante, etc.

Una condición: no puede considerarse apnea si no se nada hacia lo profundo. Nada más.

Para muestra, basta un click en este video.

read more about
Next Story