Vacaciones de esquí en Patagonia sin remontes

En lo más profundo de América del Sur, esquiadores pioneros descubren las Baguales con motos.
Un mirada al terreno que ofrecen las Baguales
Las montañas Baguales © Aaron Blatt
Por Evan David

Los remontes más altos del mundo alcanzan los 3.700 metros en las cumbres de los Andes, en lo más profundo de Patagonia. Pero, para acceder a una aventura de verdad hay que ir más allá de los remontes al corazón mismo del backcountry. Bajo los millones de estrellas y galaxias que refulgen en el cielo andino, palas infinitas de nieve acogen a los esquiadores sobre uno de los terrenos vírgenes más bellos del mundo.

Las galaxias brillan sobre las montañas
Las Baguales, una vista sin igual de las estrellas © Aaron Blatt

Para el esquiador intrépido que quiere disfrutar de las mejores bajadas de su vida pero que no tiene tiempo o material suficiente para pasar seis semanas persiguiendo tempestades en el hemisferio sur, existe otra opción: ir esquiar a las Baguales con motos de nieve.

Un cóndor vuela alto
Un cóndor alza el vuelo © Aaron Blatt

Más allá de los remontes y de los spas de montaña, en un entorno impoluto y rústico, la estación backcountry de Baguales tiene un perfil que le es muy propio. La idea empezó cuando el esquiador Frederic Holvoet fue a la región en 2008 para explorar su potencial. Los viajes que siguieron le permitieron descubrir un potencial esquiable cada vez mayor. “Ya conocíamos unos accesos increíble pero nos dábamos cuenta de que sólo habíamos accedido al 5% de lo que el terreno podía ofrecer.”

Frederic Holvoet disfruta de la luz del atardecer
Frederic Holvoet estudia el terreno © Aaron Blatt

La voluntad de mantener la pureza del medio ambiente es total. Las cabañas se han construido con madera y piedras locales. Ahorran energía gracias a paneles solares y turbinas hidroeléctricas. No se han aunado esfuerzos para mantener el entorno tan fiel a su belleza original como fuera posible.

Un chalé con chimeneta para disfrutar de un descanso merecido tras unas cuantas bajadas en nieve polvo
Cabañas y chalés fabricados con materiales locales

Por supuesto, en vez de instalar remontes permanentes que contaminen el espacio, recurrir a motos de nieve permite a grupos pequeños de personas acceder a grandes espacios de terreno, sin impacto duradero en el medio ambiente.

Los vehículos, operados por pilotos experimentados, te transportarán a ti y a un grupo pequeño de amigos, de un spot a otro, cubriendo áreas mucho más amplias que las de la típica estación europea o norte americana. Por supuesto, las motos de nieve no están exentas de riesgo y tampoco son para neófitos. No hay servicio de pistas, socorristas ni señalización que indique si una pista es verde o negra. También hay una multitud de barrancos y el riesgo de avalancha es muy superior. Para acabar con la ecuación, los servicios de socorro más cercanos están relativamente lejos.

Un albergue que ofrece aventuras diarias con motos de nieve
El albergue de Baguales © Aaron Blatt

Los riesgos son numerosos pero no hay nada que amedrente a los amantes de nieve polvo, aunque uno no pase tanto esquiando como en una estación. “Uno hacen menos bajadas en un día de backcountry que en una estación pero cada una de ellas es diez veces mejor debido a la energía y las ganas que pones en el intento,” explica Holvoet. “Uno accede a terrenos de backcountry que nunca hubiese podido descubrir con telesilla. Además, tanto alma como espíritu entran en una relación muy estrecha con las montañas Baguales.”

read more about
Next Story