¡Sorpresa! Vas a hacer BASE con Miles Daisher

¿Una oportunidad de aprender BASE con Miles Daisher? Squash Falconer no se lo piensa y salta.
Miles Daisher y Squash Falconer
Squash Falconer y Miles Daisher, felices. © Jessica Wardwell
Por Andy Pag

Los aspirantes a ser BASE jumpers tienen que hacer cerca de 200 saltos de caída libre para acumular experiencia y control suficientes como para poder imaginar ser capaces de saltar desde un edificio, una antena o de una roca.

Aunque la aventurera Squash Falconer, que trabaja como presentadora de programas de televisión, ya ha atravesado América Central en moto o escalado picos en el Himalaya, todavía tenía una cuenta pendiente: el BASE jumping.

Durante una visita relámpago a Twin Falls, en Idaho, donde vive y da clases el monitor y experto de BASE jumping, Miles Daisher, el productor de Squash le hizo esta sorpresa: ¡le había apuntado a una clase de BASE jumping!
 

Miles Daisher y Squash Falconer
Miles Daisher y Squash Falconer © Jessica Wardwell

Lo más cercano al BASE que había hecho la aventurera británica era unsalto de caída libre en tándem pero Daisher aceptó darle clases particulares. ¿Por qué? No por la originalidad de su nombre pero más bien por su experiencia en el aire puesto que Squash es una gran parapentista que, entre otras proezas, ha volado desde lo más alto del Mt Blanc.

Squash, bautizada Louise, obtuvo su mote cuando era tan sólo una niña. Con un apodo así, uno puede imaginar como ya entonces pasaba mucho tiempo corriendo y tirándose por todas partes. Miles Daisher era el monitor ideal para ella. El saltador de Red Bull ha hecho más saltos que nadie en el mundillo del BASE y ha desarrollado una nueva disciplina llamada “Skyaking”.

Miles Daisher y Squash Falconer
Miles Daisher y Squash Falconer, sobre la jungla. © Jessica Wardwell

“Tengo amigos que hacen BASE jumping pero nunca he sentido ganas de intentar hacerlo,” admite Falconer. “Es difícil decir que es una deporte seguro pero aquí siento que estoy en un entorno controlado, con buenas condiciones de práctica, así que supongo que es tan seguro como puede ser,” nos explica.

Miles Daisher aterriza su skyak en el agua durante el Red Bull Flugtag en Camden, NJ, USA, el 15 de setiembre de 2012
Miles Daisher y su custom 'skyak'. © Brian Nevins/Red Bull Content Pool

Tras unas cuantas horas de clases sobre fundamentos básicos para aprender la memoria muscular que permite saltar con un ángulo de 45 grados y el proceso meticuloso de doblar el paracaídas, fue a Perrine Bridge para su primer salto de línea estática. Daisher sujetaba la cincha de apertura y tras el salto, desde el puente, y el paracaídas de Splash se abrió dos segundos después de su salto.

“Me habló sin parar mientras andábamos sin dejar que mi mente diera demasiadas vueltas y para ayudarme a mantener las ideas en su sitio. Es un tipo increíble pero cuando llega la hora de saltar se concentra la 200% y eso te da mucha confianza.”

“Me dí cuenta de lo que estaba haciendo cuando empecé a subir la baranda del puente,” cuenta Falconer. “He vivido situaciones muy impresionantes, en varias montañas y haciendo parapente, pero nada ha sido nunca tan terrorífico como esto. Nada.”
 

Falconer describe el choque de la apertura del paracaídas como “el impacto más dulce de mi vida”. A lo largo de los 10 días siguientes hizo nueve saltos, desarrollando nuevas capacidades tras cada salto. “Saltar me ha colocado en un espacio mental muy fuerte, el más fuerte que he conocido nunca. Me sentí intensamente viva. Fue difícil pero increíblemente fabuloso.”

Falconer filmará sus viajes de aventuras hasta el próximo mes de marzo y podremos descubrir su programa poco después en la TV.

No te pierdas muchas más aventuras en nuestra página Facebook de Red Bull Adventure.

¿Aprender a hacer BASE jumping te parece demasiado extremo? El autor de este artículo, Andy Pag, te puede llevar a hacer vuelos de parapente tándem en Nepal.
 

read more about
Next Story