Fotos: Volando en el Pacífico Sur

Tom de Dorlodot y Horacio Llorens abandonan los Alpes para descubrir tierras al Sur del ecuador.
Por Evan David
Un consejo: usa tu teclado para ir de foto a foto
Verde y azul
Verde y azul Tom de Dorlodot se eleva desde el pico de una isla en pleno Océano Pacífico. Él y su amigo Horacio Llorens, parapentista acrobático, fueron a las islas en busca de spots únicos. © John Stapels
Hogar, dulce hogar
Hogar, dulce hogar ¿Quién quiere un hotel cuando se tiene un camarote? De Dorlodot y Llorens viven a bordo de un catamarán preparado para hacer travesías rápidas. Si todo va según lo previsto, recorrerán 2.500 millas náuticas en dos meses. © John Stapels
Oh, hola...
Oh, hola... De Dorlodot cara a cara con la vida salvaje de la zona. Una foto que no es, ni por asomo, tan impresionante como la historia que compartió: "Pesqué un pez con arpón y, delante de mis narices, llegaron tres tiburones que se lo comieron estando todavía colgado del gancho". © John Stapels
A toda vela por aire y mar
A toda vela por aire y mar Los pilotos han hecho muchos vuelos fabulosos, pero uno de los más memorables fue atravesar la isla de Nuku Hiva mientras el catamarán les seguía por mar. © John Stapels
Vistas claras
Vistas claras "Una de las cosas más alucinantes de hacer parapente en las Tuamotus es la claridad del agua", comenta de Dorlodot. "Puedes ver los arrecifes coralinos, rayas, tiburones... ¡De todo!" © John Stapels
Escapada en las islas
Escapada en las islas Las islas de las Tuamotus se caracterizan por sus larguísimas mangas de arena sobre el mar. © John Stapels
Océano azul
Océano azul No hay trampa ni cartón. El agua es realmente de ese color. Y sí, es así de transparente y, según asegura Tom, está tan caliente como parece. © John Stapels
El muelle de la creatividad
El muelle de la creatividad Hacer parapente en un lugar tan exótico obligaba a los chicos a ser muy creativos, sobre todo, a la hora de despegar y aterrizar. © John Stapels
Paraíso acrobático
Paraíso acrobático De Dorlodot asegura que el viaje ha puesto al descubierto spots fabulosos para la práctica del parapente acrobático, lugares perfectos para volar y entrenar trucos nuevos. © John Stapels
Caminando sobre las aguas
Caminando sobre las aguas Los intrépidos pilotos se esmeran al máximo para sólo mojarse los dedos de los pies. © John Stapels
¿Un bañito?
¿Un bañito? Tras abrirse camino hasta el pico más alto a base de machetazos para poder despegar con los paramotores, el agua invita más que nunca a un chapuzón; sobre todo cuando la temperatura roza los 35 grados... © John Stapels
¿Tienes hambre? Pues, pesca...
¿Tienes hambre? Pues, pesca... Cuando no estaban volando, de Dorlodot, Llorens y el resto del equipo tenían que ir en busca de comida para la cena. La mayoría de las veces, el botín llegaba en forma de pescado fresco. © John Stapels
Maravillosa GoPro
Maravillosa GoPro Una cámara montada bajo la vela ofrece una ángulo único de las maniobras acrobáticas con el paramotor. © John Stapels
read more about
Next Story