Video: Sasha DiGiulian conquista Sudáfrica

La joven y ambiciosa escaladora americana abre una nueva vía y la bautiza en honor a Mandela.
Por Kevin McAvoy

La carrera deportiva de Sasha DiGiulian como escaladora está llena de sorprendentes hazañas. A pesar de sus escasos 21 años, Sasha lleva 14 años escalando duro. En 2011 (con 18 años) se convirtió en la tercera mujer de la historia (y la primera norteamericana) en hacer un 5.14d. Es uno de los muchos logros que han llamado la atención de escaladores de todo el mundo, pero ella sigue subiendo su nivel.

En un reciente viaje a Sudáfrica (el país número 29 en el que escala), DiGiulian se acercó a una ruta en la que muchos deportistas han puesto los ojos pero que, hasta ahora, nadie había sido capaz de escalar. El vídeo sobre estas líneas muestra las dificultades a las que se tuvo que enfrentarse la atleta americana hasta completar este primer ascenso a la ruta que le otorgó el derecho a bautizarla. Eligió “Rolihlahla”, el nombre intermedio de Nelson Mandela.

Estuvimos con Sasha antes de un viaje a España para hablar de su experiencia en Sudáfrica.
 

la escaladora Sasha DiGiulian posa para un retrato
La escaladora Sasha DiGiulian sonríe a la cámara © Keith Ladzinski / Red Bull Content Pool

¿Cómo ha sido el viaje a Sudáfrica, comparado con los demás viajes que has hecho?

Sudáfrica ha sido sin duda una de las experiencias más exóticas que he vivido. Los vastos paisajes, la fauna diversa y la cultura ecléctica han sido asombrosos. La roca era también única: bolas de arenisca, más fuertes y bonitas que cualquiera de las demás rocas que he escalado anteriormente.

¿Cómo decides dónde viajar?

Sinceramente, estaba abierta a cualquier idea y mis amigos de Sudáfrica me propusieron que fuese a ver ese lugar, así que llamé a Keith y Andy (de 3 Strings Productions) y les comenté mi plan que era básicamente: ¡vamos a Sudáfrica y organizamos sobre la marcha!

Cuando viajas, ¿tienes tiempo de hacer un poco de turismo o estás todo el rato concentrada en la escalada?

Me gusta conocer los sitios a donde estoy. Eso es lo que me ha motivado a seguir en la universidad, porque viajar a menudo despierta mi interés para poder aprender más sobre los lugares que visito. No me gusta únicamente escalar sin visitar lo que me rodea. Es sencillo centrarse en solo una tarea, pero pienso que ampliando la visión disfruto de una experiencia más completa y memorable. Saco lo mejor de mi cuando lo estoy pasando bien.

¿Cómo te sientes al conseguir tu “primera ascensión” a Rolihlahla?

El proceso entero fue increíble: realizar movimientos que jamás se habían hecho antes y demostrar que algo que se consideraba imposible, en realidad, no lo es. Me sentí muy fuerte cuando completé la ruta. La experiencia ha sido un viaje fantástico y una lucha física.

Con respecto a esta primera ascensión, ¿es algo que podías anticipar que ocurriría en este viaje o quizás en un futuro próximo?

¡De verdad, ocurrió sin más! Estaba paseando por abajo para intentar otra ruta que nunca había sido escalada por una mujer y que es la más complicada de la zona cuando, de repente, miramos hacía arriba y vimos esa pared virgen encima nuestro. No tenía marcas ni nada que diese muestras de que ningún escalador hubiese subido por ahí recientemente.

La línea parecía bonita: estaba expuesta y tenía un color rojo anaranjado con rayas tipo tigre. Arjan (De Kock), mi amigo sudafricano que es un profesional de la escalada, llamó a otros amigos y se enteró de que era un proyecto abierto, lo que significa que alguien lo había equipado con parabolts unos diez años atrás en previsión de ponerle cintas pero, después, había sido abandonada sin que nadie la hubiera completado. ¡Preparé todas mis movidas y me fui a explorar los movimientos a ver si era posible!
 

¿Y después te lanzaste a otro primer ascenso. no? ¿También sucedió sin planificarlo?

¡Sí, así fue! Después de Johannesburgo volamos a Ciudad del Cabo para escalar en una zona llamada “Montagu”. Era un idea de Arjan que quería abordar ese proyecto. Estaba muy obcecado en eso pero yo no estaba muy motivada para intentarlo después de las ascensiones que había hecho. El caso es que, mientras que le veía luchar en varias secuencias de movimientos, pensé “¿Por qué no intentarlo?” Cuando quise darme cuenta ya estaba ahí arriba...

Al principio, me costó un poco llegar a todos los movimientos en esa ruta; era muy física y dura. El tercer día, las condiciones fueron más adecuadas: hacía más fresco y tenía ese extra de fuerza ya que era mi último día, así que quería ir a darlo todo. No tenía nada que perder, ¡puse todas mis reservas sobre la mesa y lo conseguí! Fue genial. Le puse el nombre de “Miss-Behaving”.

¿Qué tienes planeado para el 2014?

Empezaré el año en un viaje de esquí a Quebec, Canadá. Luego pasaré dos semanas en el sur de España, en una zona que nunca he estado antes. Escalaré en El Chorro. Ahí se acabarán mis vacaciones y volveré a la universidad hasta mayo. Mientras esté estudiando tendré varios eventos, incluyendo una presentación en el Vancouver Film Festival, el SXSW con Equinox, los US Nationals, algún campeonato Pro Tour y un campeonato internacional en Japón. Además, cuando deje de hacer tanto frío, podré hacer viajes cortos por el país. Siempre que me lo permitan los estudios, claro...

¿Es difícil encontrar el equilibro entre entrenamiento, viajes, escalada y estudios?

Puede ser complicado. Estoy aún organizando mi tiempo pero creo que, en general, lo llevo bien. Pasármelo bien con mis amigos y familia es muy importante para mi también. Entreno seis días a la semana y escalo con mi entrenador, Alexi Thomakos, cinco de esos días unas 2 o 3 horas al día. Voy a todas las clases y cuando viajo, hago mis deberes durante los desplazamientos.
 

la escaladora Sasha DiGiulian en Waterval Boven, sudafrica en Julio 2013
Waterval Boven © Keith Ladzinski/Red Bull Content Pool

¿Cuáles son tu objetivos a largo plazo?

Quiero llevar los limites del deporte más allá e inspirar a mucha gente dentro y fuera de la industria a perseguir sus sueños. Quiero mostrar la escalada al mayor público posible porque realmente pienso que es un deporte increíble (no soy imparcial, ya lo lo sé...) que revitaliza cuerpo y mente y que puede ser practicado prácticamente en cualquier parte, en los lugares más remotos y bellos del mundo y que se puede entrenar en los centros de ciudades como Nueva York.

Me encanta escalar y me veo escalando el resto de mi vida, y siempre quiero sentir esta conexión con el deporte. Cuando más motivada estoy es cuando estoy ahí fuera sonriendo, pasándomelo bien con mis amigos y poniéndome a prueba. Éste es mi mundo de la escalada y el que quiero mantener.

Sigue a Sasha y Red Bull Adventure en Twitter para más información.

la escaladora Sasha DiGiulian en Waterval Boven, sudafrica en Julio 2013
Sasha en Sudáfrica © Keith Ladzinski/Red Bull Content Pool
read more about
Next Story