Cómo medir un salto de BASE, con Miles Daisher

Tras el BASE jumping hay mucho más que encontrar un lugar muy alto y saltar a ciegas al vacío.
Miles Daisher aterriza su skyak en el agua durante el Red Bull Flugtag en Camden, NJ, USA, el 15 de setiembre de 2012
Miles Daisher y su custom 'skyak'. © Brian Nevins/Red Bull Content Pool
Por Josh Sampiero

Para los neófitos, el B.A.S.E. jumping puede parecer un deporte simple para amantes de la adrenalina con huevazos de proporciones mayores. Es una práctica que te puede llevar a lugares increíbles, eso sin duda y, combinada con el uso de un wingsuit, es la cosa más cercana a volar que uno pueda imaginar.

Pero lo que uno no ve son todos los cálculos que se esconden tras cada salto que empieza a seis segundos por encima del nivel del suelo.
 

Saltop BASE de Cedric Dumont en Fukuoka, Japón
Touchdown © Jason Halayko/Red Bull Content Pool

¿Seis segundos por encima del nivel del suelo? ¿Qué narices quiere decir eso?

Uno de los BASE jumpers más reputados del mundo, Miles Daisher, nos lo explica: « La manera más simple de medir un salto de BASE es tirar una piedra grande al vacío desde el punto de despegue, » detalla Daisher. « Ese es el método a la antigua. Seis segundos de caída suponen que tienes tiempo de saltar, de abrir el paracaídas, de tomar el control y de aterrizar. »

Por supuesto, también existen métodos modernos (y precisos) de hacerlo. Se puede utilizar un altímetro para determinar la altura de la zona de aterrizaje y de la de despegue. Luego basta con un simple cálculo aritmético. También se puede utilizar un medidor láser, como el de la foto de debajo.
 

truco: observa el punto de aterrizaje
Medida con láser de un salto de B.A.S.E. © Ben Thouard

La altura no es la única variable importante. « Los vientos juegan un papel esencial en la seguridad de cada salto. Yo suelo escupir o tirar yerba o pedazos de papel para ver qué es lo que hace el viento desde el punto de despegue hasta el de apertura de la vela, » explica Daisher. « Las banderas suelen ser de mucha ayuda para leer los vientos y saber cómo preparar el aterrizaje. »
 

Miles Daisher hace salto BASE dentro del Washington DC Gaylord Hotel and Conference Center
Saltando en un hotel © Brian Nevins/Red Bull Content Pool

Y no nos podemos olvidar del aterrizaje. « SIEMPRE aterrizarás en algún sitio, » dice Daisher. « Lo mejor es tener un sitio agradable donde hacerlo. La mayoría de los saltos de BASE bajos tienen zonas de aterrizaje muy estrechas y requieren nivel para poder volar hasta ellas. Cuando busco saltos nuevos, para mí lo principal es tener altura suficiente y un buen sitio donde poder abrir la vela. Las plataformas desplomadas que te separan de la estructura de piedra son mucho mejores. Luego hace falta una buena zona de aterrizaje y espacio suficiente para acercarse sin obstáculos. Una buena zona de aterrizaje no tiene obstáculos tampoco o por lo menos te permite llegar limpiamente y con pocas probabilidades de pasarte de largo. »
 

Cédric Dumont salta desde lo alto de la catarata de Gocta, en Perú
Cédric Dumont salta una catarata peruana © Renzo Giraldo/Red Bull Content Pool

Cedric Dumont ha saltado desde plataformas que no medían más de 34 metros de altura (apenas más de 100 pies). ¿Cómo fue posible? « La zona de aterrizaje era grande y su acceso directo, ¡así que el salto era seguro! » explica Dumont.

Para acabar, siempre hay que estar listo para no saltar. Daisher añade: « Si no puedo visualizar el salto completo, desde el despegue hasta el aterrizaje, o si tengo dentro una sensación extraña que no puedo controlar, doy un paso atrás y no salto. »

¿Y ante todo? Mantener los ojos bien abiertos. « ¡La visión es el sentido que más usan los BASE jumpers! »

Descubre mucho más B.A.S.E. en nuestra página en Facebook.
 

read more about
Next Story