Los deportes extremos más bizarros

Surfeo en tren, bungee con cocodrilos… El mundo está lleno de actividades muy, muy locas.
Por Red Bull México

El hombre, desde tiempos remotos, se ha envuelto en actividades raras, bizarras y peligrosas en aras de probarse a sí mismo o a la suerte. O las dos. El punto es que, si de por sí algunos deportes extremos parecen, en principio, invento de un atleta loco, imagínense a aquellos que se basan en estas locuras para incrementar aún más su nivel de demencia.

Como resultado, tenemos disciplinas que pocos realizarían por su peligrosidad, o que obedecen a una gran creatividad que abre nuevas posibilidades físicas entre el mundo y nuestro cuerpo. Nuevas dimensiones donde podemos hacer lo que nos gusta.

Por eso juntamos a los deportes extremos más bizarros y locos que existen. Algunos ya los conocen, y otros probarán todo lo que saben hasta ahora. Pero lo que es seguro es que, en algunos casos, no podrán creer lo que al humano se le ocurre.
 

Volcano Boarding © When on Earth
  • Volcano Boarding

Ya hemos hablado del sandboard, un ejemplo de reinterpretación del surf en dunas y bancos de arena. Ahora, añádele una “caldera” con roca derretida a 1000 °C y tendrás Volcano Boarding.

Miles de viajeros que van al volcán de Nicaragua, Cerro Negro, confirman que es uno de los deportes que más adrenalina ofrece desde su nacimiento, en 2005. Porque en una pendiente de 725 metros de altura, los volcano boarders alcanzan los 80 km/h, no quedándoles otra más que rogar con que su habilidad, su jump suit protector, su casco y sus rodilleras los amparen ante un pequeño tambaleo.
 

Limbo Skating © The Sun
  • Limbo Skating

Ok. Además de raro, para este deporte necesitas ser gimnasta y tener una flexibilidad “nivel dios” de yoga. Consiste en ponerte unos tradicionales patines de ruedas para que, al querer pasar por debajo de un automóvil, estires las piernas hasta que hagan un split y tu tórax quede a nivel de suelo, con las manos apoyándose en el empeine de los patines.

No es de extrañar que los niños sean más propensos a este deporte; el chico maravilla Aniket Chindak sostiene el récord no oficial de limbo skating al pasar por debajo de 57 autos.

  • Train surfing

Ya pasamos a algo más rudo: el surfeo en tren es un deporte usualmente ilegal, donde unos riders se trepan al techo de un tren o metro en movimiento y “surfean” ante su poderosa velocidad.

Aunque esta actividad se originó en los 80, un grupo de germanos nos la recordó en 2005 al trepar el InterCityExpress, el tren más rápido de Alemania.
 

Surf en Tren © Word Press
  • Crocodile Bungee

Aunque si lo que quieres es medirte contra una bestia prehistórica, además de que estás cansado del bungee tradicional, pues puedes checar la versión con cocodrilos.

Es simple: saltas con la típica cuerda elástica de bungee a un lago con estos reptiles vivos, quienes esperan con paciencia de Yoda a que hagas tu osadía –en la foto están sumergidos y quietecitos-.

Eso sí, hazlo una vez porque estos animales aprenden…
 

Bungee con cocodrilos © Rare Delights
  • Clavados en acantilado o Cliff Diving

Ya sabemos que conoces esta práctica, pero hay que tomar en cuenta que es un deporte muy peligroso; saltar de la punta de un acantilado al mar, en medio de un oleaje que azota con rocas puntiagudas, a poca profundidad, es algo que requiere de mucha valía y la sangre fría de un calculador.

Cabe destacar que se originó en el siglo 18 en Hawái cuando el rey Kahekili le ordenó a sus súbditos demostrar su coraje al saltar de los acantilados. Siglos después, muchos agradecen que ese soberano se haya pasado de lanza con sus fieles, ya que hoy es un deporte donde los atletas saltan a una altura máxima de 28 metros estandarizados, y con una aceleración de hasta 100 km/h.
 

Cliff Diving © Agustín Muñoz/Red Bull Content Pool
  • Freestyle Powerisers Stilts

También se le conoce como Powerbocking, y lo cierto es que ésta es una disciplina que va y viene. Se vale de unos aparatos que son como una combinación entre los zancos y el pogo saltarín, permitiendo usar el mecanismo de los dos.

Su único propósito es saltar por ahí con cara de maniático libre, haciendo los stunts que se te ocurran en el camino. Creemos que algún día se inventará algún torneo bizarro que le añadirá mayor locura a esta actividad.
 

Powerbocking © High Life Entertainment
  • Hockey acuático

El producto de la ociosidad de buzos que al no poder hacer lo suyo en el invierno, con el mar hipotérmico, se resignaron a inventar este deporte para mantenerse en forma durante dicha temporada. Nació en Gran Bretaña, en los años 50.

Tiene la misma base del deporte original, sólo que aquí ocupas de un equipo de snorkel, stick, equipo protector, guantes, pulmones grandes, y un puck de 1 kilo que controlarás en la profundidad de una alberca.

Esto hace que la disciplina sea particularmente dura, ya que el atleta se obliga a administrar el oxígeno. Un excelente ejercicio para buzos y snorkelers.
 

Hockey acuático © Word Press
  • Airkicking

El sueño de muchos se volvió realidad cuando el Airkicking apareció en escena: una catapulta humana lanza al participante a 8 metros de altura para caer sobre una alberca de agua o de foamy, mediante una parábola previamente calculada. De lo único que te preocuparás será de no caer de panzazo.

Tanta diversión no requiere mayor explicación.

  • Slacklining

No es tan extraño porque es muy conocido, pero al igual que con el salto de acantilado, sentimos la necesidad de decirles que es un deporte especial sólo apto para los de alta concentración.

Utiliza una cuerda plana de nylon, tensada entre dos puntos de anclaje. El brother se balancea con dos varas u objetos, o bien, solo con sus brazos si cree que la gravedad le hace los mandados.

Desde el circo hasta los aventureros, el slackline está presente desde hace mucho en la parte osada de la mente humana.
 

Slacklining © Creative Commons
  • Zorbing o esferismo

Uno de los deportes extremos más geniales que se ha inventado recientemente (2000). Trata de meterse a una bola de plástico diseñada de tal forma que contiene una burbuja interna que separa al pasajero de los impactos en su contorno.

Decimos “impactos” porque dicha bola girará y chocará con cualquier cosa que se le cruce, mientras el pasajero experimenta el mismo movimiento rodante en maromas incontroladas. Si no sufre de mareaos o migraña, sería inhumano no divertirse en esta actividad recreativa y experimental (querrás jugar bolos gigantes o hacer carreras sin un freno de por medio).
 

Zorbing © Einalem

Ahí tienen unos ejemplos. Lo bizarro habla por sí solo, y con estos deportes, la vida está llena de muchas posibilidades divertidas, extrañas y hasta peligrosas. Pero divertidas y extrañas al final. Es lo que cuenta.

read more about
Next Story