Vuela alto sobre la Karakoram Highway

¿Quieres una gran aventura sobre montañas enormes? Visita Pakistán con Tom de Dorlodot y su equipo.
© Krystle Wright/Red Bull Content Pool
Por Evan David

En estos momentos Tom de Dorlodot está de baja, pero no te preocupes, ya empieza a recuperarse. Mientras tanto te presentamos otro de sus viajes: The Road to Karakoram, un documental sobre vuelo parapente en Pakistán.

Esta cinta ganó un premio en el festival de vuelo libre Doup Icare, y ha sido proyectada en muchos festivales de cine de deportes de aventura como el Kendal Film.

¡Vaya vistas! © Krystle Wright/Red Bull Content Pool

‘The Road to Karakoram’ narra una aventura aérea entre montañas de 8.000 metros en Pakistán; el lugar preferido de Tom para volar. “Sin lugar a dudas es el mejor sitio para volar. Las montañas más grandes, las condiciones más salvajes. Es tan remoto.”

Los pilotos vuelan tan alto – alrededor de los 7.000 metros – que necesitan oxígeno para no perder el conocimiento y controlar sus parapentes. Pero es que además de la altura, sobrevuelan zonas muy remotas como el glaciar Baltoro, sin ningún sitio en el que aterrizar en 60kms a la redonda.

Obligatorio llevar oxígeno © Tom de Dorlodot

Este documental dura más de 40 minutos, pero de Dorlodot dice que si solo quieres ver un fragmento, no te pierdas el final pues para muchos es la parte más bella. Pero sinceramente deberías sentarte y mirarlo entero (además en Vimeo está subtitulado en francés y español). Solo así podrás comprender lo duro que es el terreno, como le sucedió a David Lama antes de planificar su ascensión al Masherbrum.

“David me llamó justo antes de su viaje”, recuerda Tom, “y me preguntó por algunas escenas que tomamos desde el parapente. En Google Earth puedes ver muchas cosas, pero no es lo mismo que una foto o una toma de un serac o de un glaciar. Es increíble que esté ascendiendo esa montaña; si no paraban de caer aludes por todas partes. ¡Esa montaña está viva!”

Tom de Dorlodot sobrevuela Pakistán © Krystle Wright/Red Bull Content Pool

Por encima de los 6.000 metros estás solo.

Por supuesto que el aire por el que volaban de Dorlodot, Horacio Llorens y Hernan Pitocco no era menos peligroso. Térmicos de 10m/s, poco oxígeno y mucho frío hacían de cada vuelo todo un reto. De hecho Llorens llegó a perder el conocimiento por encima de los 7.000m. “¡Si te quedas sin oxígeno puedes morir!” reconoce de Dorlodot. “Por encima de los 6.000 metros estás solo. Nadie va a venir a rescatarte.” También fue un reto para el equipo de filmación, compuesto por Olivier Van Ashen y Thibault Darscotte. “El primer vuelo en parapente de Olivier en tándem le llevó por encima de los 7.000 metros,” admite Tom. “Cuando sacó sus manos para ajustar su cámara sus dedos se helaron, literalmente.”

En un primer momento de Dorlodot y su equipo tenían un doble objetivo: batir los récords de mayor altura y distancia. No consiguieron ninguno de los dos, pero sí consiguieron el vuelo de mayor distancia en el Himalaya. Pero el objetivo sigue siendo subir hasta los 8.000 metros.

Llega un momento en el que tu cerebro te dice: 'igual habría que empezar a bajar, ¿no?'

“Para llegar a esa altura necesitas un día perfecto, y eso solo ocurre unos pocos días al año”. ¿Cómo se imagina Tom que debe ser volar tan alto? “Para empezar el ala se comporta de una manera muy diferente pues el aire es muy escaso; vuelas mucho más rápido. Pero en general no parece natural volar lo más alto posible. Es como los que bucean a grandes profundidades. Llega un momento en el que tu cerebro te dice: 'igual habría que empezar a bajar, ¿no?'

Pero al final valió mucho la pena, para empezar solo por las vistas. “El cielo está tan limpio que ves muy lejos,” recuerda Tom. “Podíamos ver desde Chitral, en al frontera con Afganistán, hasta el K2, a más de 350kms de distancia.”

¿Quieres seguir disfrutando de RedBull.com también desde tus dispositivos móviles? Descárgate la app en RedBull.com/app.

read more about
Next Story