¡Récord mundial de highline en China!

Alex Schulz bate el récord mundial de highline en plena jungla, en China.
Por Sissi Pärsch

¡El pro slackliner Alex Schulz, que forma parte de la crew One Inch Dreams, ha batido el récord mundial de highline de Jerry Miszewski por 70 metros, cubriendo los 375 metros en total! Fue en China, entre dos barras imponentes de piedra caliza. El joven de 23 años, originario de Rosenheim, Alemania, también cuenta con el récord mundial de waterline, de 271 metros. Otra de sus proezas fue cruzar una línea entre dos teleféricos, en un glaciar. Nada más volver de su viaje a China Alex nos cuenta los detalles de su aventura en la jungla.
 

¡Felicidades, Alex! ¿Cómo fue batir el récord?
Muy cansino, las condiciones no eran ideales.

¿Por qué ir hasta China?
Parecerá extraño pero en realidad me pidieron que lo hiciera. Rio Zhang es el mejor slackliner chino y nos invitó a un evento en el parque nacional de Shenxian Ju. La idea fue del Ministerio de Turismo. No tardamos ni un segundo en aceptar la proposición y alargamos el viaje unas cuantas semanas.
 

Highline en China © Oneinchdreams⁄Olszewski

¿Te recibieron bien?
La televisión nacional vino a filmar y había también cientos de espectadores que querían autógrafos y fotos nuestras. Al principio nos gustó tener tanta atención pero pasado cierto punto se volvió bastante estresante. Éramos algo exótico en dos sentidos: slackliners y europeos…

¿Te ha gustado China?
China es bastante increíble. Es un país repleto de contrastes, un país en plena mutación. Tienes unas ciudades surrealistas, ruidosas y gigantescas, donde te cuesta respirar por culpa de la contaminación y luego sales de allí y descubres unos paisajes increíbles que te dejan sin habla. Era extraño y fascinante al mismo tiempo. Está claro que quiero volver.

Un machete: una herramienta de highline poco común © Oneinchdreams⁄Olszewski

¿Para el record fuiste a Yangshuo?
¡Sí! Es una pequeña ciudad en mitad de la jungla con barras de piedra caliza únicas. Es el sitio ideal para batir un récord mundial de slackline. Buscamos durante muchísimo tiempo para encontrar el spot ideal. Para colocar las líneas tuvimos que escalar montones de vías y abrirnos camino en la jungla con machetes.

¿Fue un gran reto?
Fue brutal. Medimos mal la distancia que separaba ambos muros. No teníamos más de 350 metros y al principio pensé que no sería suficiente. Además, colocar la línea en mitad de una jungla impenetrable, de bosques de bambú y edificios fue una locura.

Relajarse es clave antes de un récord mundial © Oneinchdreams⁄Olszewski

Parece como si fuera un trabajo muy duro.
Sí, la presión era enorme. Tuvimos que cambiar los vuelos. Mi mejor amigo y fotógrafo, John, comió algo que le sentó fatal y también estaba enfermo.

¿Pero todo fue bien?
Sí, conseguí concentrarme en la tarea y disfrutar del entorno. Hay que centrarse en lo esencial: respirar profundamente, andar lentamente. No hay que tener miedo al fracaso. Cuanto más lejos iba, más relajado estaba. Cuando alcancé el último tercio se levantó el viento y la línea empezó a tambalearse. Cuando ya sólo me quedaban 30 metros para acabar pensé: « ¡No te caigas ahora! »

Atardecer en el parque nacional de Shenxian Ju © Oneinchdreams⁄Olszewski

¡Y no te caíste! ¿Cómo te sientes tras haberlo conseguido?
¡Increíblemente contento! China fue una experiencia muy intensa. He aprendido a tomar el tiempo necesario para hacer las cosas, a no dejar que mis ansias me dominen y a estar mucho más relajado y feliz. Quiero dar muchas gracias a toda la gente que me ha apoyado: Rio, Gert, Alejandro, Rex, el alquiler de bicis y a nuestros sponsors Elephant Slacklines y HD +.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Descubre muchos más en nuestra página en Facebook.

Uno para Bavaria © Oneinchdreams⁄Olszewski
read more about
Next Story