¡Qué animalada de selfies!

No te pierdas las mejores fotos de William Burrard-Lucas, un fotógrafo 'salvaje' que te apasionará.
Por Lukas Pilz and Josh Sampiero

Podemos estar en el año (o viendo su éxito, mejor la década) del selfie, pero si ya estás harto de ver las fotos con morritos de los humanos, has hecho bien en llegar hasta aquí porque vas a deleitarte con la sonrisa y los dientes de algunos animales más cerca de lo que nunca los habías visto antes.

Buen lugar para posarse... © William Burrard-Lucas

El fotógrafo William Burrard-Lucas no tiene ningún interés en dejar su cámara en manos de un mono, así que no nos queda otra que quedar con él para descubrir los impresionantes artilugios que utiliza para poder conocer de cerca y de la forma más íntima a la fauna salvaje sin poner en peligro su vida (bueno, hubo una vez que un hipopótamo le dio un buen susto).

¿Cómo podemos llegar a acercarnos tanto a estos animales? ¿Con súper poderes de camuflaje?
(Risas) No. En la mayoría de mis fotos he usado alguno de los aparatos que he inventado yo mismo, como la 'BeetleCam': un pequeño dispositivo con ruedas que se mueve y lleva montado una cámara encima que puedo disparar a una distancia máxima de 100 metros. Construyo estos aparatos para mí, aunque es verdad que se ha convertido en un negocio adicional a mi estudio de fotografía. ¡Échales un vistazo aquí!

Así que en realidad no estás tan cerca como para besar a un león...
He estado lo suficientemente cerca como para estirar el brazo desde la ventana de un coche y tocar el león... pero no suele ser así. Otros animales (como los suricatos) están mucho más habituados a los seres humanos y es más fácil que se acerquen muchísimo a ti.

Realmente cerca...
Sí, ya ves, los suricatos funcionan como un equipo, siempre con uno que es el 'centinela' y vigila por si hay depredadores alrededor. Se pone de pie sobre sus patas traseras y mira alrededor y se subirá a cualquier roca o árbol para tener la mejor visión posible. Si estoy quieto el tiempo suficiente, me convierto en esa roca que buscan.

Además has conseguido algún 'time-lapse' interesante...
Estuve en el Serengeti para ver la gran migración de los ñus. Es una cosa absolutamente increíble de ver. El 'time-lapse' era la única forma correcta de mostrar y acercar la magnitud del asunto.

Mira el 'time-lapse' de la migración de los ñus

¿Cuáles son tus lugares favoritos para hacer sesiones de fotos?
Hoy en día suelo trabajar mucho en África: Zambia, Tanzania, Kenia, Etiopía... aunque también he estado en las Islas Malvinas, isla de Komodo...

¿Solo fotografías animales?
Soy fotógrafo de fauna salvaje con un ojo puesto en la conservación, así que de vez en cuando documento e informo sobre el hábitat y la gente que trabaja en la conservación. Trabajo con organizaciones de ayuda a lobos etíopes y licaones africanos, a los cuales es muy difícil acercarse y conseguir una buena foto.

¿Para qué animales funciona mejor la 'BettleCam'?
Los depredadores porque son curiosos por naturaleza. Vendrán y echarán un vistazo a ver qué es. Otros animales son más asustadizos (por ejemplo, los antílopes). Huyen en cuanto ven moverse la 'BeetleCam'. Para este tipo de animales uso una ‘Cam-trap’, es decir, una cámara que dispara por movimiento, sobre todo por la noche.

Suena como si fuera un trabajo peligroso y duro...
Bueno, sin duda que los días son muy largos. Me suelo levantar antes de que amanezca para hacer un reconocimiento del lugar y de los animales a fotografiar con las primeras luces de la mañana. Después, busco nuevos lugares cuando el sol está arriba del todo y la luz es más fuerte. Y ya al final, a última hora saco la 'CamTrap' para las imágenes nocturnas. ¡Sí, termino muy cansado!

¿Algún desencuentro con animales peligrosos?
Siguiendo a los rinocerontes en Zambia. Nos encontramos con una hembra que era conocida por tener mal genio, y nos acercamos sin que se diera cuenta. Cuando supo que estábamos allí, se dio la vuelta y vino a atacarnos. Huimos y nos subimos a los árboles, y aunque apenas estaba un metro por encima del suelo, su vista es mala, y no podía verme en el árbol, por lo que pisoteó fuerte con su pata, se revolvió y se alejó.

También está aquella vez que cargó contra nosotros un hipopótamo, que son realmente peligrosos (en África matan a más personas que los leones). Dejaré que la foto hable por sí misma...

¡Que viene, que viene! © William Burrard-Lucas

El año pasado, un famoso fotógrafo perdió los derechos de sus fotos porque un mono fue quien pulsó el disparador. ¿Tú tienes los derechos de todas tus fotos?
(Risas). Sí, seguro. Siempre soy el que tira la foto. Elijo todo, incluso en la 'CamTrap' durante la noche. El animal es quien me dice cuando tiro la foto, pero todo lo demás es cosa mía.

Mira más fotos y el trabajo que realiza Will en su Web y en su página de Facebook.

read more about
Next Story