Lo que se esconde bajo el agua y la tierra Maya

Maravillas naturales escondidas en el subsuelo acuático de los antiguos reinos Mayas.
Por Will Gray

El buceo en cuevas es una de las actividades de ocio más peligrosas que existen pero, con las precauciones adecuadas, es también una de las experiencias más gratificantes que una persona puede realizar.

¿Cuál es uno de los sitios más espectaculares para explorar el subsuelo acuático? La Península Maya, en la que los cenotes seducen al buzo Luis Leal para descubrir los, a veces brillantes, otras veces oscuros, pero siempre increíbles vestigios de las profundidades de la tierra. ¿Te gusta el mundo del buceo? Antes de seguir con esta historia, no te pierdas los naufragios más impactantes:

La experiencia de bucear en un cenote

¿Qué es un cenote?
Es una abertura de los acuíferos subterráneos causada por la caída de una parte del techo en un manantial de agua. La palabra deriva del vocablo 'dzonot', que quiere decir "un agujero de agua sagrado que conecta el mundo exterior con el inframundo, conocido como Xibalbá".

¿Cómo son de grandes y dónde se encuentran?
Puedes encontrar algunos con un tamaño de unos pocos centímetros, y otros de hasta 100 m. o más. Todos se encuentran en la Península Maya de Yucatán y son incontables, miles de ellos.

¿Cuál fue tu primera inmersión en un cenote?
La primera vez que buceé lo hice en un cenote, y tuve la sensación de que estaba volando, una experiencia en la que parecía que no había gravedad... Esos 45 minutos cambiaron mi vida totalmente. Yo lo llamaria una epifanía. Desde ese momento asumí la responsabilidad de convertirme en un protector de estas ventanas al mundo subterráneo.

¿Qué se siente al bucear en un cenote?
La mayor sensación de paz posible. Es como estar dentro de ti mismo y a la vez sentir que perteneces a algo mucho más grande, como estar a las puertas del sistema circulatorio del planeta. Es un viaje a las venas de la Tierra. Aquí no hay sitio para los amantes de la adrenalina o los buceadores macho alfa. Los mejores buceadores de cuevas que conozco son mujeres disciplinadas, respetuosas y extremadamente hábiles.

¿Qué es lo más peligroso de bucear un cenote?
Probablemente, el viaje hasta llegar al sitio de buceo. Conducir por carreteras llenas de locos al volante es peligroso. Una vez que llegas al cenote y conectas con la naturaleza, todo vuelve a tener sentido.

En las profundidades, totalmente bajo el agua

 

¿Cada cuanto tiempo exploras nuevos cenotes?
No tanto como me gustaría porque me dedico casi por completo a la formación de buceadores para que se sumerjan en las profundidades. Cuando investigo nuevos cenotes hago un reconocimiento completo, a fondo. Me siento la persona con más suerte sobre la Tierra por ser capaz de ver esas maravillas naturales por primera vez.

¿Alguna vez has encontrado algo ahí abajo?
Sí, he encontrado restos de la civilización maya, pero los restos más importantes que he encontrado son mucho más antiguos que esos. Están relacionados con seres humanos y otros mamíferos de la Prehistoria y la Edad de Hielo. Siempre informo de lo que encuentro y han sido fechados con una antigüedad de 13.000 a 15.000 años. Ahora los puedes encontrar en el Museo Nacional de Antropologia e Historia de la Ciudad de México.

¿Qué es lo que más miedo te da cuando buceas un cenote?
No tengo ningún miedo. Lo único que me da miedo es ver una excavadora trabajando cerca de un cenote. Me aterroriza la posible destrucción por parte del hombre de estas maravillas naturales.

Next Story