¿Nadar sobre el hielo? Sí, ¡y ya tenemos campeón!

Descubre quién es el mejor del mundo en natación en hielo con este vídeo del Mundial. ¡Qué frío!
Por Josh Sampiero

Múrmansk es una ciudad al extremo noroeste de Rusia, la única por encima del Círculo Polar Ártico y con una temperatura media anual de -1ºC. Fue el lugar perfecto para que el nadador de distancia de renombre mundial Christof Wandratsch se hiciera con el título de campeón del mundo de natación en hielo.

No te pierdas: Conoce al hombre capaz de estar sentado dos horas en el hielo.

Los primeros Campeonatos del Mundo de Natación en Hielo

Para conseguir el título, Wandratsch tuvo que nadar un kilómetro en agua helada (literalmente, ya que estaba a poco más de cero grados) y hacerlo más rápido que el resto de personas que le acompañaban desde todos los rincones del mundo y que estaban lo suficientemente locas como para intentarlo. Al tirarse al agua en una piscina cubierta por el hielo, los participantes intentaron mantenerse en movimiento en todo momento para que no disminuyera el control del cuerpo sobre las extremidades.

Preparándose para el desafío

Campeonatos del Mundo de Natación en Hielo: La vuelta
El frío es el signo denominador de este Mundial © Shamil Tanna

Es un desafío inigualable en todo el planeta: los nadadores se ven obligados a entrenar para superar la reacción natural que tiene el cuerpo ante el agua extremadamente fría. Cuando un ser humano entra al agua a cero grados, hiperventilará inspirando y espirando aire rápidamente. Aguantar el primer minuto de forma correcta es vital, ya que después de eso, la actividad corporal vuelve a su normalidad.

Una piscina cortada por el hielo

Campeonatos del Mundo de Natación en Hielo: Acción
Cada respiración lleva el aire frío a los pulmones © Shamil Tanna

Pero el tiempo es limitado. Hay una razón por la que la carrera es de un solo kilómetro, y es que un nadador de hielo solo tiene unos pocos minutos antes de que su cuerpo empiece a inmovilizarse. De hecho, la tarea del entrenador de Christof va más allá de que gane el título: que siga vivo también es su cometido.

Por suerte, ha entrenado mucho, tanto en el Lago de Constanza como en otros sitios más fríos, como glaciares. "Tengo un permiso especial para nadar en el lago del Glaciar Hintertux", nos cuenta. "Soy la única persona autorizada para hacerlo. Hago un tour de esquí por el glaciar y después me meto en el agua para entrenar".

Entrenando para la tortura

Aunque las herramientas de un nadador son sencillas, el entrenamiento no corre esa suerte. Wandratsch está continuamente supervisando cosas como la frecuencia cardíaca, la velocidad y la temperatura de la piel para garantizar la seguridad y mejorar el rendimiento. Utiliza artilugios como unos sensores para la piel que suministran información biométrica a tiempo real durante el entrenamiento.

En la natación en hielo la progresión lo es todo y tienes que aumentar poco a poco el tiempo que pasas en el agua. Según Wandratsch, el nadador olímpico promedio no aguanta más de un minuto en agua helada sin entrenamiento. Los mejores nadadores en hielo no se parecen en nada a un nadador olímpico corriente.

Mundial de Natación en Hielo: Aumentando temperatura
Calentándose después de la carrera © Shamil Tanna

De hecho, es uno de los pocos deportes en el que una capa de grasa ayuda, ya que aísla el cuerpo y mantiene el calor, por lo que sirve de gran ayuda en Múrmansk, donde las temperaturas suelen estar por debajo de lo normal. "El agua es aún más fría, hay una fina capa de hielo como de 40 o 50 cm de grosor. La temperatura del agua ronda los 7ºC. y cuando te sales, el viento hace que la sensación de temperatura ronde los -15ºC".

Entrenando en Múrmansk

Después del nado, los participantes son trasladados para ser inspeccionados por el cuadro médico y que estos comprueben sus signos vitales. Wandratsch asegura que "todo es bastante seguro. Tengo una hija. Siempre entreno con la seguridad por delante y nunca nado solo, hay un escuadrón de salvamento y alguien vigilando mis movimientos todo el tiempo".

¿Y qué es lo primero que se le pasa por la mente? No solo sobrevivir, sino ganar. "Nunca voy a un torneo y salgo feliz por quedar segundo", afirma. "Quiero ganar el Campeonato del Mundo", nos decía. Dicho y hecho. Wandratsch se liberó para llevarse a casa el título con un tiempo de 13:00 minutos, convirtiéndose así en el primer campeón del mundo de natación en hielo... y eso es GENIAL.

Next Story