La mujer que susurraba (y cuidaba) a los tiburones

Conoce a Cristina Zenato, una mujer que lleva 21 años cuidando y alimentando escualos.
La mujer domadora de tiburones: su amiga Foggy Eye
Un selfie con el tiburón Foggy Eye © Cristina Zenato
Por Brooke Morton

Con apenas siete años, Cristina Zenato ya sabía que quería dedicarse al cuidado de las criaturas que viven en las profundidades del mar. "Cuando eres una niña no puedes estar en el agua todo el tiempo, la gente no para de decirte que te salgas", nos cuenta. La vida fue pasando y cambió su amor por el agua por la pasión por los idiomas, hasta el punto de llegar a dominar cinco antes de entrar en el negocio hotelero.

Entonces, se tomó unas vacaciones para ir a la isla de Gran Bahama y allí se certificó como buceadora. En ese momento, el entonces entrenador jefe de tiburones de UNEXSO, un centro de buceo de la isla, se dio cuenta de su facilidad y empatía para tratar con los tiburones de arrecife del Caribe y le animó a que trabajara con animales. Desde hace 21 años (ahora tiene 43) es la jefa de los domadores de tiburones de esa escuela y llega a realizar 1.800 inmersiones en un año ante uno de los animales más increíbles y fascinantes de la naturaleza.

La mujer domadora de tiburones: Cristina Zenato
Cristina Zenato © Cristina Zenato

Empecemos por lo esencial. ¿Qué se necesita para dar de comer a los tiburones?
Tienes que sentirte cómodo bajo el agua. Los tiburones de arrecife del Caribe te golpearán, sobre todo cuando tengas su comida. Tienes que mantener la tranquilidad cuando te quites la máscara y necesitas saber flotar vestido con la cota de malla de algo más de 8 kg. y saber andar en el fondo del mar. Solo entonces podrás empezar a conectar con tiburones.

¿Y cómo se conecta con un tiburón?
Tienes que empezar dejándote llevar. Para poner un tiburón en estado catatónico (es decir, dormido), no puedes obligar al animal. Olvida tu orgullo y los tiburones se te acercarán. Ellos mismos fueron quienes pusieron su cabeza en mi pecho, manos y rodillas. Ahí es cuando realmente has conectado con ellos.

La mujer domadora de tiburones: vínculo con tiburones
Uno de los mejores amigos de Cristina © Amanda Cotton

¿Cómo les diferencias?
Por tamaños, colores y marcas. Por ejemplo, la abuela: es muy grande, de gran envergadura y gris clara como una mujer mayor. Y también es bastante lenta.

Tienes un vídeo en YouTube que causó sensación.
¿Cuál? Supongo que hablarás del vídeo con Foggy Eye. Tiene un ojo ciego como si fuera un tiburón tigre. No le gusta que la toquen. Un día apareció con un anzuelo y se lo quité. Fue un lunes, volví el martes y el miércoles pero no vino... hasta el jueves.

La mujer domadora de tiburones: dar de comer es parte del trabajo
Dar de comer a los tiburones es parte del trabajo © Amanda Cotton

¿Qué paso el jueves?
Allí estaba ella, con un cable colgando de la boca. Se acercó e intenté mover el anzuelo suelto y cada vez que lo hacía, se alejaba. Y al final, me acerqué tanto que mi brazo se quedó en su boca y cuando se volvió a alejar, se dio la vuelta y su cola me dio una bofetada. El vídeo se hizo viral, pero lo que la gente no entiende es que antes ya había estado 30 minutos para sacarle el anzuelo con cuidado. Cuando su cola me golpeó, solo estaba huyendo, nada más... son animales salvajes.

¿Y ahora?
Foggy Eye se ha convertido en uno de los tiburones más mimosos.

Hablando de tiburones mimosos. He oído que te gustaría acariciarles mientras ves la TV.
Sí, es verdad. Lo que pasa es que no tengo TV, así que sería mientras leo un libro.

La mujer domadora de tiburones: Cristina le da un beso
Cristina tiene respeto máximo por estos animales © Amanda Cotton

¿De qué se sorprenderías más la gente al conocer mejor a los tiburones?
Los tiburones son mucho más inteligentes de lo que la gente piensa. Tienen niveles básicos de comunicación y se dan instrucciones entre ellos. Les he quitado un montón de ganchos y me he dado cuenta de que los tiburones que aparecen con metal en la boca son los que no había visto nunca. Después de quitarles los anzuelos, no les vuelvo a ver con ellos otra vez. Ahora no puedo probar que se comunican, pero parecen que piensan 'oye, este es el sitio donde quitan los anzuelos' y vienen.

Creo que Discovery Channel y la BBC (quienes nos han retransmitido partes de tus andanzas con tiburones) nos quieren hacer creer que tu trabajo es muy atractivo.
(Risas) Mi día empieza embalando un tubo de arenques muertos de PVC de medio metro de largo. Todos los días me cubro de sangre y tripas de pescado. Hace calor y está pegajoso, mi pelo es siempre un nido de abejas... no uso maquillaje y no tengo uñas (la cota de malla las borra).

La mujer domadora de tiburones: día a día de Cristina Zenato
Un día normal para Cristina Zenato © Cristina Zenato

Explícame esa frase tuya de 'shark yourself'.
Significa: para y tómate tu tiempo. Extiende tus brazos y maravíllate del hecho de estar allí de pie con comida y esos tiburones no te van a hacer nada, salvo que les des motivos. Suelo pararme, cerrar los ojos y dejar que naden a mi alrededor.

En general, ¿dirías que es un trabajo de ensueño?
Es un privilegio. Y ahora no hay nadie que me diga que tengo que salir del agua.

Para ver los vídeos de Zenato trabajando o saber cómo puedes unirte a ella en una de sus inmersiones, visita cristinazenato.com.

read more about
Next Story