Windsurf a lo loco... ¡en las olas de Nazaré!

No te pierdas el vídeo de la primer sesión de la historia de surf a vela en las olas más despiadadas
Por Josh Sampiero

Nazaré está en Portugal, a 120 km de Lisboa. Hace 10 años no se conocía mucho a esta ola y ahora se encuentra en el centro de todas las miradas cada vez que una tormenta invernal envía toda su fuerza a través del Atlántico. Si el Jaws de Maui (Hawái) es el paraíso de las grandes olas, Nazaré podría ser el infierno, debido a que hace frío, es oscuro y puede dar un susto a un surfista que tardará en olvidar.

“Nazaré es algo único. He surfeado en todas las grandes olas y ésta supone el mayor reto. Te vienen desde diferentes ángulos… No hay ningún sitio desde el que puedas despegar”, dice Jason Polakow, un auténtico especialista.

Lo puedes ver en acción en el vídeo de abajo.

Jason Polakow en Nazaré

Junto a un increíble acantilado en el que se ha erigido un faro, Nazaré se encuentra en el vértice de un profundo cañón que canaliza las enormes olas del Atlántico hacia un mismo lugar de la orilla. Se forma de esta manera una montaña líquida que puede llegar a tener 30 metros de altura.

No es de extrañar que atraiga a surfistas de todo el mundo durante los meses de invierno. En 2011 fue abordada de forma magistral por Garret McNamara. Jason Polakow es el primer windsurfista que se atreve con la que muchos consideran la ola más intimidante del planeta.

“La primera vez que vi el vídeo de Garrett supuse que también serviría  para hacer windsurf. Se podía ver como soplaba el viento en el exterior. Hizo falta unos cuantos años para poder llegar hasta aquí y que las condiciones fuesen las apropiadas. El invierno en Maui ha sido maravilloso. Me he centrado en relajarme y tomarme las cosas con tranquilidad”, dice Jason.

El windsurfer Jason Polakow delante del famoso faro de Nazaré en Portugal.
Delante del famoso faro de Nazaré © Helio Antonio

Jason tiene una gran confianza en las olas pero, al mismo tiempo, cuenta con un equipo muy competente que vela por su seguridad. Polakow trabaja con expertos locales que conocen a fondo las condiciones a las que hay que enfrentarse. La sesión del miércoles 3 de febrero duró seis horas, durante la cual solo pilló “unas pocas olas buenas”, en sus propias palabras. “Esto no es Maui. Aquí no vienes para divertirte con 20 olas, sino para ver si pillas una o dos increíbles”, aseguró el superclase australiano.

El surfista Jason Polakow en Nazaré, Portugal.
Observando de cerca la acción © Jorge Leal

Ahora que ha demostrado que es posible, Jason quiere más. Nazaré se conoce por ser capaz de producir las mayores olas del mundo y el australiano sabe que aún cabe hacerlo mejor. Sea como fuere, está más que contento con lo que ha conseguido. “Hacer windsurf en la ola gigante de Nazaré es un sueño hecho realidad”, asegura Polakow.

read more about
Next Story