Tienes una llamada del Polo Norte

Eric Larsen nos cuenta sus últimos 50 km hasta llegar al Polo Norte.
Por Josh Sampiero

El Polo Norte está a 10.000 km del Ecuador. ¿Cuál es la parte más difícil de ese viaje? Los últimos 50 km. Desde allí nos llega esta llamada, vía satélite. Los exploradores Eric Larsen y Ryan Waters luchan a través de la nieve y el hielo y puede que sean los últimos seres humanos que caminen sobre el Polo Norte.

En este momento llevan ya 53 días sobre el hielo, tras haber viajado 775 km desde que salieron de Cape Discovery. Si no has visto el vídeo de arriba, da al “play” y ponte los auriculares.

Larsen es lo más sincero que te puedes imaginar. Nos sentamos con él para saber un poco más qué se siente al caerse y meterse de lleno en el hielo a una temperatura de -25 grados centígrados.

De rodillas

Eric Larsen cruzando terreno duro en el Polo Norte.
Es duro cruzar a través del hielo © Eric Larsen / Last North Expedition

La primera pregunta es obvia. ¿Qué se siente al caerse en el hielo?
Estábamos preparados para casi todo, pues habíamos entrenado mucho. Nuestros trajes son como uniformes de supervivencia y, mientras no haya ninguna filtración, puedes permanecer 30 minutos en el agua. Eso sí, te caes al hielo cuando no estás protegido, lo que nos ocurrió varias veces.

Mi compañero de expedición, Ryan Waters, se cayó y quedó sepultado hasta el pecho, aunque, por fortuna, fue capaz de salir. Tuvimos mucha suerte porque era un día tranquilo y soleado. La temperatura solo era de -25 grados Fahrenheit (-32 grados centígrados). Ryan podría haber muerto.

¿Querías nadar ahí?

Eric Larsen nadando en el Polo Norte.
Un bañito © Eric Larsen / Last North Expedition

No había mucho margen de error...
No, trabajamos con márgenes muy pequeños. Todo lo que hacemos está influido porque se trata de uno de los lugares más inhóspitos del planeta. Es difícil describir la cantidad de estrés que acumulas cada día en una aventura de este tipo. Las consecuencias pueden ser fatales, ya que estamos en un ambiente muy adverso que intenta matarnos. Además, nos encontramos muy lejos para que se pueda realizar ningún tipo de rescate.

¿Tenías una sensación de miedo constante?
Con el tiempo aprendes a controlar el miedo, y más después de caerte en el hielo, de que te acechen los osos polares… vives tantas cosas peligrosas que al final te sientes casi cómodo con lo desconocido.

¿Esta expedición ha sido la más dura de tu vida?
Teníamos la ayuda de la comunicación por satélite y sabían dónde estábamos gracias al sistema de seguimiento DeLorme inReach y a una baliza SOS. Probablemente, los primeros intentos en el Polo Norte a principios de 1900 fueron los más difíciles. Sea como fuere, cualquier expedición al Polo es 10 veces más difícil que subir al Everest.

Llamé a la expedición “El Último Norte” y creo que nosotros seremos los últimos por culpa del cambio climático. El Polo Norte está siendo, debido al cambio climático, como el correo con palomas mensajeras, una cosa del pasado. Nadie ha realizado un viaje completo desde que lo logramos Ryan y yo hace dos años. He oído que otro equipo podría intentarlo el año que viene pero en Canadá, pero quienes les daban la cobertura logística, han dejado de volar, así que es probable que no vuelva a haber otro desafío de este estilo. El año pasado, dos aventureros polares se cayeron a través del hielo fino en diferentes zonas del Ártico, se los llevó la corriente y perdieron la vida.

Frío puro

Eric Larsen con la cara llena de nieve.
Las barbas están de moda © Eric Larsen / Last North Expedition

En esa época del año no se hace de noche nunca. ¿Eran muy largos los días de trabajo? ¿Cuánto tiempo estabas sin cambiarte de calzoncillos?
Al final del viaje pasábamos 15 horas al día en el hielo, consumíamos un total de 8.000 calorías por persona, pues la comida es nuestro combustible. Bromeábamos diciendo que los alimentos que tomábamos no nos hacía sentirnos “llenos”. Toda la energía se iba en mover nuestros músculos. Llevé el mismo par de calzoncillos ExOfficio con una capa base de Helly Hansen durante 55 días seguidos. Cuando regresé y me duché, mis ropas olían como un animal muerto.

Vas como puedes

Eric Larsen, tirado en el suelo, arrastrando su material.
A veces hay que gatear © Eric Larsen / Last North Expedition

En un viaje de este estilo tienes que aprender un montón de cosas...
Siempre digo que sigo siendo el mismo, pero sí es cierto que todo esto me ha cambiado para siempre. Me siento muy afortunado de haber podido ir a un lugar donde muy poca gente ha estado.

Aprendes mucho sobre cómo usar los recursos. Tienes que sobrevivir. Ahora, en mi vida del día a día, intento utilizar esa mentalidad. En el apartado físico el viaje fue muy duro. Viajar así durante casi dos meses es como morir poco a poco, vas perdiendo el aguante y luego tardas meses en recuperarte.

El vídeo no te lo cuenta pero te lo contamos... Só, lograron su objetivo. La expedición Larsenheir 2014 duró 55 días, ha sido el último viaje al Polo Norte caminando, pues  la subida de las temperaturas lo ha hecho más peligroso. Además, ya no se vuela desde Canadá. El Polo Norte está más lejos que nunca. El tiempo dirá si alguien es capaz de lograrlo otra vez. Por ahora, alegrémonos de que Larsen y Waters lo consiguieron. Puedes seguir a Larsen en Instagram y en Twitter.

Aquí tienes más información.

read more about
Next Story