¡Descubre el lado romántico de los tiburones!

¿Dientes afilados? ¡No pasa nada! Mira cómo estos dos buceadores se acercan y juegan con tiburones.
Por Corinna Halloran

A lo mejor el terrible escualo de la legendaria película 'Tiburón' lo único que quería era alguna caricia por parte de sus víctimas, como ocurre con estos tiburones azules. Desde luego ello habría acabado con la reputación del exitoso filme. Lo que sí sabemos es que el tiburón de la película de Steven Spielberg no estaba buscando que le dieran besitos precisamente.

Pero no todos estos animales son bichos de siete metros comedores de hombres. Eso es lo que han querido mostrar el cineasta Daan Verhoeven y la buceadora a pulmón libre Beci Ryan al nadar junto a tiburones azules cerca de la costa de Cornualles (Inglaterra). Este lugar es la zona más al suroeste de la isla y es uno de los pocos sitios del mundo donde no sólo puedes bucear con tiburones azules sin estar protegido dentro de una jaula, sino que además acariciarles la cara.

“Quería echar por tierra el estereotipo de los tiburones como animales peligrosos. Mi intención era enseñar su belleza y demostrar que es posible nadar con ellos sin peligro en su propio ambiente”, dijo Verhoeven.

Un tiburón azul nadando.
Un tiburón azul esperando un beso © Daan Verhoeven
Un buceador junto a un tiburón.
Un buceador junto a un tiburón © Daan Verhoeven

A los tiburones azules le gustan las aguas frías y los calamares, no los seres humanos. Como puedes ver en el precioso vídeo de Verhoeven, no se parecen en nada a la bestia de la película, ni siquiera podríamos decir que son primos lejanos. El temible personaje del filme se merendó a cinco personas y un perro en 124 minutos. Los tiburones azules sólo han matado a cuatro humanos... en 433 años. La conducta del tiburón de la película ha tenido muchas implicaciones que Verhoeven está intentando cambiar.

“Los tiburones están amenazados en todo el mundo, se les caza por sus aletas. Creo que, en parte, es porque a la mayoría de la gente no le importa, la opinión pública no está en contra de esta práctica porque siempre se han visto como terribles asesinos de hombres. Una imagen que es injusta y que quiero ayudar a cambiar”, dice Verhoeven.

Un tiburón azul nadando.
Un tiburón azul cerca de la costa de Cornualles © Daan Verhoeven
Un buceador y un tiburón en la superficie.
Un buceador y un tiburón en la superficie © Daan Verhoeven

Pese a que los tiburones azules no quieren dar un bocado a tu dedo (o a tu cuello), nadar junto a ellos es más que emocionante. Al fin y al cabo, son animales salvajes que están en su ambiente.

“Cuando buceamos con ellos nos quedamos sobre todo en la superficie y dejamos que sean los tiburones los que se acerquen. A veces se asustaban un poco si intentábamos nadar con ellos. Pero fuimos capaces de bajar unos metros juntos, lo que fue muy emocionante”.

No estamos seguros de si queremos acompañar a Verhoeven en el agua pero la perspectiva que nos ha dado de estos animales es nueva y llena de poesía.

Verhoeven es un especialista en mostrarnos imágenes marinas espectaculares, ya sea mostrando unas cataratas de arena o a Stig Pryds haciendo apnea en el Agujero Azul de Dean... ¡Rememora estas dos hazañas en las siguientes historias relacionadas!

Next Story