¡Mira la primera slackline de 200 m a gran altura!

Así rompieron estos tres tipos el récord del mundo de la cuerda floja más larga a 3.000 m. de altura
Por Corinna Halloran

Parece que últimamente cada semana un deportista hace algo excepcional sobre una slackline. Pero quizá esta aventura es la cumbre (nunca mejor dicho). Para empezar, no sólo se trata de una gesta increíble, sino que además ha sido realizada en un lugar único, una aventura con todas las de la ley que nos deja un vídeo de acción sobre la cuerda floja realmente fascinantes e irrepetibles. Y por si esto fuera poco, ahora además puedes entrar en las mentes de los atletas.

Te presentamos a The Kid (Pablo Signoret), The Bandit (Rafael Bridi) y El Amigo Que Tuvo Que Llevarlo Todo (Guilherme Coury). Estos deportistas cruzaron una cuerda floja de 200 metros de largo entre dos picos de los Alpes franceses a 3.000 metros sobre el nivel del mar. Lo que ha supuesto al equipo lograr el récord de altura con una slackline.

Un hombre camina sobre una slackline en las montañas.
Pablo "The Kid" Signoret camino del récord © Pierre Chauffour

 

Si le preguntas a Pablo y a Rafael, te dirán que subas a este lugar y entenderás por qué emplearon Dibona. Este sitio es único. Está perdido en las montañas, Dibona es muy diferente a las otras cumbres de los Alpes franceses: es estrecho, empinado y gigantesco. Es perfecto para esta experiencia en altura antes de los próximos proyectos.

Pierre Chauffour, cineasta

Ya hemos visto cosas espectaculares sobre una slackline, pero estos tipos han tenido que enfrentarse a todo, desde alturas de vértigo a enormes distancias, pasando por la escasez de oxígeno, el viento excesivo y lo remoto del lugar.

“El mayor reto fue el viaje que supone hacer esta aventura. Cruzar la cuerda no fue lo peor. Los tipos tuvieron que caminar más de cinco días para llegar al lugar lastrados con mochilas pesadas (25-40 kg) para luego poder montar la slackline”, dijo Chauffour.

En las mochilas llevaban la cincha de la slackline, material de escalada, cámaras GoPro, un dron, ropa extra y comida para cinco días. No sólo fue un récord mundial, sino una aventura con todas las de la ley. Llegar al Aiguille Dibona y cruzar la slackline de 200 m era el principal objetivo.

Un hombre deshace su mochila en las montañas.
Pablo Signoret se prepara para cruzar la slackline © Pierre Chauffour

¿Por qué intentar algo de esta magnitud? Buena pregunta, ¿cómo vamos a ir más allá en este deporte si no ponemos el listón cada vez más alto? Para The Kid, The Bandit, y El Amigo Que Tuvo Que Llevarlo Todo, esto sólo ha sido el principio, aunque el trío no suelta prenda sobre cuál será su próxima aventura.

“Es un secreto. Más larga, más alta. El objetivo principal es disfrutar lo máximo posible y pasar un gran rato con amigos, montar cinchas en lugares únicos y bellos. Si además es un récord, perfecto; pero no es el principal objetivo”, dijo Chauffour.

Rememora otros momentos del mundo del slackline tremendamente impresionantes en lugares únicos en las siguientes historias relacionadas: ¿recuerdas cuando un tipo montó con su bicicleta por una slackline? ¿y aquel que caminó de un barco a otro a 27 m. sobre el mar? Y, por supuesto... ¡no nos olvidamos de la reunión de slacklines donde había tantas que perdimos la cuenta!

Next Story