Surf sobre un precipicio a 75 km/h

Vuelven los Flying Frenchies con el vídeo más loco de su chiflada carrera.
Por Dom Granger

Para The Flying Frenchies hacer cosas “normales” parece algo imposible. Su estilo de vida es justo lo contrario. En este vídeo vemos al grupo ir a las montañas de Vercors, donde hacen piruetas en una cuerda a 75 km/h para luego tirarse al vacío empleando la técnica del salto BASE.

Al ver el vídeo uno no puede evitar la pregunta: “¿Cómo se les ocurren ideas tan locas?”. Para averiguar la respuesta hablamos con Anicet Leone, que es el experto técnico y uno de los cerebros detrás del proyecto Surfing The Line.

Retrato de Anicet Leone con su disfraz de payaso antes de Surfing the Line.
Anicet Leone: artista y paracaidista © Frederic Marie

Hola Anicet, ¿qué puedes contarnos de The Flying Frenchies?

The Flying Frenchies es un grupo de amigos a los que les gusta las actividades aéreas. El núcleo lo componen cinco o seis personas que hacen saltos BASE, montañismo, alpinismo y speed riding. Deportes que estén relacionados con el vuelo, la escalada y la montaña. Pero, además, somos artistas, cómicos, payasos, acróbatas y músicos. Es una mezcla de todo eso.

Nuestro objetivo es cambiar los valores de una sociedad movida por el beneficio y mutarlos por la belleza no utilitaria. Dar algo de sentido a nuestras vidas más allá de la rutina. Queremos que nuestra vida sea como música que entra en los corazones. Deseamos abrirnos a lo desconocido y descubrir el mundo, tanto fuera como dentro de nosotros. Somos payasos que nos tiramos por precipicios y hacemos surf encima de una cuerda para llamar la atención. Representamos a la minoría que sueña.

 

En el aire el viento es suave y el alma libre.

Anicet Leone

 

Merece la pena arriesgarse en la vida. Nuestro mensaje es intenso y bello. El miedo poco a poco se convierte en nuestro amigo: no se trata de eclipsarlo, sino de entender lo que nos está diciendo.

Desde fuera parece que la noción de “juego” es lo que os separa de otros deportistas. ¿Es algo que nace de manera natural?

En nuestro grupo es algo muy natural. Nuestro deseo es disfrutar de todo, hacer y pensar en cosas divertidas. Es como si nos viniese la inspiración de cómics y caricaturas. Hablas de algo y te ríes con sólo pensar lo divertido que sería llevarlo a cabo. Luego viene la parte más seria, en la que hay que calcular todo. Hacer investigaciones técnicas, conseguir los permisos... Cuesta mucho trabajo hacer algo que es divertido, estético y agradable.

¿Cómo se te ocurrió la idea de hacer surf sobre una cuerda dispuesta a una altura increíble?

Creo que influyó el que conociera a Tancrède Melet (el atleta francés que murió en enero de 2016 mientras preparaba un espectáculo caminando sobre la cuerda floja). Cuando lo conocí yo estaba aprendiendo a hacer saltos BASE, mientras él se dedicaba a la cuerda floja y al paracaidismo. Su objetivo era más deportivo pero era una persona muy multidisciplinaria, igual que yo. Así que cuando fui a su grupo aporté mi manera de ver las cosas. Añadí un toque de creatividad. Quería no sólo hacer deportes que ya existían sino intentar inventar cosas divertidas. Así que esta idea y la de la catapulta se me ocurrió de golpe, dentro de un auto y durante momentos de relax.

Mira el vídeo que comenzó el proyecto

Así se hacen los sueños

Los Flying Frenchies a mitad de Surfing the Line.
Bajando por la línea © Frederic Marie

En The Flying Frenchies, ¿cómo se divide el trabajo cuando aparece una idea?

Hasta ahora han sido ideas personales que he compartido con el grupo. Pero para Surfing The Line yo he hecho todo el proyecto, de la A a la Z, desde el comienzo hasta los permisos, etc. Una vez allí nos repartimos el trabajo pero el proyecto es liderado por una sola persona. Por eso tenemos proyectos que cuentan con diferentes colores.

¿Supone como la firma de cada persona?

Sí, así es. Todo está incluido en The Flying Frenchies porque nos gusta ser un grupo. Aunque luego creo que la gente reconocerá el trabajo de uno u otro. Normalmente cada proyecto es la idea de una persona, aunque todos los demás están siempre muy motivados, pero el estilo es siempre propio.

El fruto de un sueño de dos años

Los Flying Frenchies a mitad de Surfing the Line.
Hacer surf nunca ha sido fácil © Frederic Marie

¿Fue importante continuar con el proyecto después de la muerte de Tancrède?

Sí, muy importante. Fue muy importante para mí y creo que también para él. Me ayudó mucho cuando todavía estaba con nosotros. Era una persona con una gran fuerza y determinación. Algo que me transmitió aunque quizá yo ya era un poco así. Esto me dio mucha fuerza a lo largo del proyecto porque fue realmente difícil llegar hasta el final. Sentí dentro de mí cómo me ayudaba. Ahora para mí será más fácil delegar. Para que la gente te siga tiene que confiar en ti. Así que si nunca han visto lo que eres capaz de hacer, no va a ser fácil que se fíen de ti. Esta vez he podido demostrar que era capaz de hacer un proyecto de esta envergadura.

 El miedo poco a poco se convierte en tu amigo: no hay que eclipsarlo sino entender lo que dice.

Anicet Leone

¿Qué fue para ti lo más bonito de este proyecto?

Al principio mis amigos no creían mucho en el proyecto pero lo intentaron y quedaron encantados. Fue una locura hacer surf así, después de llevar dos años soñando en ello. Deslizarte con la tabla a esa velocidad fue de chiflados, a una altura de 600 metros. Fue algo increíble. Además éramos dos personas, lo compartías con alguien. He aprendido un montón sobre mi capacidad de hacer cosas, sobre el aspecto técnico y logístico. Me ha dado mucha confianza para futuros proyectos que ahora puedo realizar.

No se acaba hasta que no se acaba.

Anicet Leone lo comprueba todo vestido de payaso.
Todo se comprueba una y otra vez © Frederic Marie

¿Qué se siente después de terminar un proyecto de esta envergadura?

Me he quitado un peso de encima. ¡Ha sido demasiado trabajo! Durante el proyecto estuvimos allí en el lugar un mes, el objetivo número uno era tener cero accidentes. No quiero añadir riesgo al riesgo. Lo que hacemos ya es un poco arriesgado pero eso es normal cuando te dedicas a tirarte de una montaña con un paracaídas. Por supuesto que siempre hay un poco de riesgo. Pero no quiero añadir más. Lo que deseo es hacer algo divertido, extraordinario, y creativo pero no algo que sea más arriesgado.

¿Quieres añadir algo?

Estamos trabajando en un filme sobre Surfing The Line, un documental acerca de todo el proyecto. Lo mostraremos en festivales y estará disponible online. Esperamos poder tenerlo preparado justo a tiempo para Navidad.

Idea original: Anicet Leone y Tancrède Melet.
Realización del proyecto: Anicet Leone.

¿Quieres saber más sobre The Flying Frenchies? Echa un vistazo a su página web y síguelos en Facebook.

read more about
Next Story