65 mujeres logran el récord de paracaidismo

Amy Chmelecki lideró un grupo de 65 chicas que entró en la historia del paracaidismo.
Por Corinna Halloran

No es nada fácil alcanzar un récord del mundo ni hay ninguna garantía de que el intento se corone con éxito.

A pesar de esto 65 mujeres, entre las que se contaba Amy Chmelecki, fueron a por todas. Se enfrentaron a temperaturas de -25 C al saltar a 6.000 metros sobre el desierto de Arizona. El objetivo era batir el récord del mundo de mujeres en formación vertical. 65 chicas unieron sus brazos mientras volaban boca abajo.

Las paracaidistas estuvieron casi una semana entrenando. Al final lo consiguieron en el salto número 16. “Conseguir un récord del mundo no es fácil, por eso se le llama récord del mundo. No te lo regalan, tuvimos que trabajar muy duro”, dijo Chmelecki.

Todos los hechos

Mujeres de 18 naciones se reunieron en Eloy, Arizona. Durante dos años las precursoras de esta idea han estado realizando ensayos de cara a lograr el récord mundial. No sólo se trata de saltar de un avión y volar boca abajo. En un récord mundial hay que controlar muchos más elementos.

90 mujeres estuvieron envueltas en el proyecto pero el récord se consiguió con 65. Chmelecki y su equipo tenían que elegir bien a las participantes pues un fallo podría echar todo a perder.

Las mujeres lucharon contra multitud de imponderables. Temperaturas de frío extremo, turbulencias, golpes, agotamiento, y una climatología no muy favorable. Esto último fue uno de los mayores retos, y fue retrasando el intento día tras día.

Ahora o nunca

Cuando por fin alcanzaron el récord mundial el equipo ya no tenía más oportunidades pues venía mal tiempo. Nada más amanecer salieron en los aviones y tuvieron que enfrentarse a temperaturas extremas durante el último intento. Por suerte todo salió a la perfección en el salto número 16.

“Volamos durante 8,5 segundos. No podía ver qué ocurría detrás de mí pero sí delante. Mi compañera de al lado sí que podía ver hacia atrás y estaba sonriendo. Podías sentir toda la energía del momento”, dijo Chmelecki.

Fue una semana larga y agotadora, e incluso frustrante en algunos momentos, pero al final se consiguió el objetivo perseguido.

Muy pronto te ofreceremos más información de lo que hizo falta para batir este récord mundial.

Next Story