En kayak junto a una catarata de fuego

Dane Jackson y Rafa Ortiz se atreven a hacer kayakismo junto a una catarata de lava en Hawái.
Rafa Ortiz y Dane Jackson en kayak junto a una catarata de lava.
Una catarata un poco especial © Lucas Gilman
Por Mike Cianciulli

Hawái está creciendo. No porque esté aumentando su población de manera desproporcionada sino porque gana terreno gracias a la lava. Unos pocos afortunados kayakistas han tenido la oportunidad de acercarse a una de las cataratas de lavas más impresionantes del mundo.

Rafa Ortiz, Dane Jackson y unos cuantos amigos estaban explorando Hawái cuando se vieron atraídos por esta maravilla de la naturaleza. En el sur de la Big Island el magma fluye al océano ofreciendo una imagen espectacular. Mira el vídeo de abajo para que lo compruebes por ti mismo.

Normalmente la roca líquida se mueve bajo el mar pero una excepción es esta catarata de lava de 21 m. Ortiz y Jackson no pudieron evitar la tentación de acercarse, así que agarraron sus kayak y pedalearon hacia el fuego. Cuando rocas ardiendo comenzaron a caer cerca de ellos entendieron que había llegado el momento de no acercarse más.

Rafa Ortiz y Dane Jackson en kayak junto a una catarata de lava en Hawái, EE.UU.
Ortiz y Jackson sienten el calor © Lucas Gilman

Hablamos con los aventureros para que nos contasen en primera persona cómo había sido esta locura.

¿Qué es lo que más disfrutáis al viajar juntos?
Rafa Ortiz: Dane tiene una gran motivación. Siempre quiere remar, incluso a las 6 de la mañana, incluso con una resaca. Es seis años más joven que yo así que no me puedo negar. Siempre se nos ocurren ideas locas. Es divertido trabajar con alguien que tiene el mismo nivel de motivación.

Dane Jackson: Tenemos unas mentes parecidas en lo que se refiere a la aventura: Ir a los mejores ríos, remar y hacer juntos los vídeos más estúpidos posibles.

Dane Jackson bajando por una catarata en Hawái.
La lluvia por fin llegó © Lucas Gilman/Red Bull Content Pool

¿Cuál era el objetivo de este viaje?
Jackson: Ya habíamos estado en Hawái el año anterior pero no llovió nada así que pudimos hacer muy poco con los kayaks. Este año queríamos estar allí cuando llegasen las lluvias porque durante esa época aquí hay algunos de los mejores ríos del mundo.

Ortiz: Siempre estamos persiguiendo la lluvia. Cada día en Hawái mirábamos enseguida a ver si iba a llover y controlábamos los niveles de los ríos.

Dane Jackson se tira a una piscina en kayak en Hawái.
Dane Jackson se tira a una piscina © Lucas Gilman / Red Bull Content Pool

Háblanos de aquella especie de piscina...
Ortiz: Es única, se trata de una caída de seis metros que acaba en una piscina que luego se mete bajo tierra, desaparece y más adelante hay otra piscina. Es algo que da un poco de miedo pues ves que el agua desaparece. Al caer hay que tener cuidado porque a la izquierda hay un corriente muy poderosa que te empujará contra la pared. La catarata sólo tiene 6 metros pero te puedes llegar a matar en ella.

Rafa Ortiz y Dane Jackson en kayak junto a una catarata de lava.
Cerca del fuego © Lucas Gilman

¿Cómo es que encontrasteis una catarata de lava?
Jackson: Hace unos años vimos fotos de kayakistas cerca de la lava que caía al océano. Nos parecía algo increíble. Nos enteramos que la lava estaba fluyendo otra vez así que fuimos a intentarlo. Ver un río de lava desde el kayak es algo que sólo imaginas de niño.

Rafa Ortiz y Dane Jackson en kayak junto a una catarata de lava en Hawái, EE.UU.
Kayakers junto a una catarata de lava © Lucas Gilman

¿Cómo fue esa experiencia?
Ortiz: Es difícil de comparar con otra cosa. Se trata de un fenómeno único de la naturaleza. Tardamos 30 minutos en un barco hasta llegar allí, ya a 16 km de distancia se podía ver el humo. Agarramos los kayaks desde que el barco paró. Nos acercamos con muchísimo cuidado. Se trataba de un ambiente al que no estamos acostumbrados.

De vez en cuando explotaban millones de trozos en el cielo. A medida que te acercabas notabas el agua del mar cada vez más caliente. Si una de estas piedras hubiese tocado el kayak probablemente lo habría derretido. Era un ambiente muy hostil y peligroso.

Había bombas de lava que volaban por todos lados. El vapor de agua subía hacia el cielo y yo estaba sentado sobre agua hirviendo.

Dane Jackson 

Jackson: No me di cuenta realmente de lo que estábamos haciendo hasta que vi a la bestia vomitando fuego. Cuando empezamos a remar hacia la lava me quedé sorprendido por el poder de la naturaleza.

Metí la mano en el agua para limpiar la GoPro y estaba a temperatura normal, luego la metí otra vez y el agua hervía. Fue una experiencia épica.

Rafa Ortiz y Dane Jackson junto a una explosión de magma en Hawái.
El magma cae como si fuesen bombas © Lucas Gilman

¿A qué distancia estuvisteis de la lava?
Jackson: Digamos que lo vimos de una manera que nadie más habría podido. Las bombas de lava aterrizaban a sólo unos metros delante nuestro. Así que empezamos a remar hacia atrás de manera inmediata. Teníamos que asegurarnos de que la lava que flotaba en el agua no tocara nuestras manos o a los kayaks, pues se podrían derretir.

Rafa Ortiz y Dane Jackson en kayak junto a una catarata de lava en EE.UU.
Pedaleando junto a la lava © Lucas Gilman
Related
Rafael Ortiz
read more about
Next Story